10 errores comunes que nos llevan al fracaso empresarial

. May 7, 2019.

Las estadísticas dicen que 8 de cada 10 empresas fracasan antes de los 3 años de vida. Por tal motivo consideramos esencial aprender a interpretar las señales que la propia empresa nos envía. Y junto con tal interpretación, es clave aprender a gestionar la adaptación al mercado, a las necesidades de los clientes, así como a tener en cuenta las razones por las que la tasa del fracaso empresarial es tan alta.

Si atendemos estos aspectos, evitaremos caer en los errores comunes que llevan al fracaso a emprendedores y empresarios. Es decir, evitaremos los errores que otros ya cometieron. ¡Aunque dicen que nadie aprende en cabeza ajena! Lo que no es una ley, ¿cierto?

En fin, en este artículo queremos centrarnos en los 10 errores considerados como los más comunes, para así evitarlos o superarlos con éxito.

Aprendiendo de otros evitamos el fracaso empresarial. ¡Aunque dicen que nadie aprende en cabeza ajena!
Aprendiendo de otros evitamos el fracaso empresarial. ¡Aunque dicen que nadie aprende en cabeza ajena!

¡Ojo, el fracaso es parte del éxito!

Pero antes de comentar los errores más frecuentes, es esencial dejar claro que el fracaso es tomado como propio del proceso del éxito. En lugares tan “poderosos” en la creación de empresas, como Silicon Valley, el fracaso es asumido con naturalidad.

Nadie es estigmatizado por un emprendimiento que cierra, pues no hay forma de alcanzar el éxito sin equivocarse. Además, existen empresarios que en un primer momento no han logrado el éxito. Pero que luego de insistir y mejorar su propuesta de valor, se convierten en innovadores.

Para dejar claro este punto, les comparto la siguiente anécdota sobre el arte del fracaso empresarial, tomada del libro ¡Crear o Morir! de A. Oppenheirmer:

¿Cuál fue el fracaso que más lo marcó en su vida?, preguntó Oppenheirmer a Branson. “He tenido muchos fracasos en mi vida —respondió—. Los dos primeros negocios que emprendí eran pequeñas empresas y ambas fracasaron. En la escuela quise asegurarme de que cuando saliera tuviera un poco de dinero, así que planté un montón de árboles de Navidad. Para cuando yo terminara la escuela, los árboles ya habrían crecido y yo los podría vender. Pero llegaron los conejos y se los comieron todos. Luego traté de hacer lo mismo con unos loritos que la gente compra como mascotas, llamados budgerigars. Había escuchado que se reproducen muy rápido. Pero llegaron las ratas y mataron a todos los loros. De manera que desde muy temprano aprendí el arte del fracaso”.

¡Crear o Morir! (A. Oppenheirmer).
¡Branson no previó una amenaza para su emprendimiento: los conejos!
¡Branson no previó una amenaza para su emprendimiento: los conejos!

¿Por qué ocurre el fracaso empresarial?

Vamos a enumerar las 10 razones consideradas como las más frecuentes que pueden llevarnos al fracaso. El orden no implica que unas sean más importantes que otras, por lo que todas merecen igual atención.

Razón 1. No saber nada de gestión…

Es muy probable que sepas que muchas empresas se crean por la razón equivocada y sin claridad sobre el reto que implica. Por ejemplo, un electricista que trabaja para una empresa de construcción decide emprender. Es decir, ya no quiere responder ante nadie y piensa que podría hacerlo mejor trabajando con su propia microempresa.

¡Esto es excelente! Hasta aquí todo va bien. Pero esta persona quizás no tiene claro un punto importante. Aunque posee las habilidades para hacer un buen trabajo como especialista en electricidad, carece de habilidades para administrar un negocio con éxito.

Por ejemplo, no sabe conseguir clientes, desconoce normas legales que debe cumplir al firmar un contrato de servicio. Tampoco quiere lidiar con la compra de insumos, etcétera.

¿Qué suele ocurrir en estos casos? Con el tiempo su entusiasmo irá disminuyendo. Las complicaciones de la gestión de la microempresa, hará que al final cierre y regrese a trabajar para el mismo u otro empresario.

Emprender requiere pasión, entusiasmo, conocimientos, constancia…
Emprender requiere pasión, entusiasmo, conocimientos, constancia…

En tal sentido, si creamos una empresa por las “razones adecuadas”, sabiendo lo exigente que es su gestión, tendremos más posibilidades de éxito. Por ejemplo, haber dado con el producto o servicio que un sector o nicho de mercado está demandando. Y además, el proyecto de empresa realmente nos motiva para vencer todos los obstáculos que se presentarán, de manera inexorable.

Razón 2. Modelo de negocio poco o nada rentable (fracaso empresarial)

Un punto clave que debemos considerar es que aun cuando tengamos una idea de negocio que nos emociona mucho, es necesario saber si es una buena idea. En tal sentido, es importante tener un modelo de negocio claro y, si es posible, haber hecho una investigación de mercado en profundidad.

Por otra parte, validar la idea de negocio es un paso esencial. Pues si bien nuestra intuición puede apuntarnos que será exitosa, la empresa puede fracasar en poco tiempo.

Es bueno que te hagas preguntas sobre la base del modelo Canvas, que te facilitará poner en un lienzo, los elementos fundamentales del modelo de negocio.

Razón 3. No contar con dinero suficiente para operar

Crear una empresa sin suficiente dinero nos llevará, en muchos casos, al fracaso. Aunque, si bien, existen diversas fuentes de financiamiento para nuevas ideas, el otro punto es el flujo de caja. De hecho, muchos empresarios y gestores fracasan en sus nuevos negocios porque subestiman los peligros del cash-flow.

10 errores comunes que nos llevan al fracaso empresarial
10 errores comunes que nos llevan al fracaso empresarial

Según sea el tipo de empresa, el modelo de ventas puede ser un dolor de cabeza. Por tal motivo, necesitamos saber por ejemplo, qué tiempo pueden tardar nuestros clientes en pagarnos las facturas, si es necesario dar crédito. Pues un tiempo largo nos puede llevar a asumir costosos préstamos solo para sobrevivir.

Si es posible, hagamos bien las cuentas de la cantidad de dinero que necesitaremos para poner en marcha la empresa. Y pensar en los siguientes 3 aspectos:

  • La inversión inicial que requiere el negocio. Tendrás que incluir gastos de apertura del local, compra de mercancías, mobiliario, fianzas, licencias y trámites, costes de constitución de la empresa, etc.
  • Los principales gastos corrientes que demandará la empresa. Por ejemplo: alquileres, pago de sueldos, servicios, seguros, etc.
  • Y según el caso, debes tener presente los intereses que genere la financiación obtenida.

Razón 4. Falta de competencias en liderazgo y dirección

Sin duda, tener las habilidades de dirección y de liderazgo constituye un pilar fundamental para el éxito de todo empresario o gestor.

De hecho, un empresario que no cuente con las competencias mínimas en tal sentido, puede ser generador de confusión y conflicto en el equipo y afectar la moral de los colaboradores. Esto conllevará necesariamente a una reducción de la productividad.

La falta de competencias en liderazgo y dirección nos puede llevar al fracaso empresarial
La falta de competencias en liderazgo y dirección nos puede llevar al fracaso empresarial

Razón 5. No saber delegar…

Un empresario que no sepa delegar, se convierte en su propio enemigo, en cuanto al éxito de la empresa. ¿Conoces casos en que el dueño de la empresa trata de hacerse cargo de todo?

Uno de los “males” de muchos empresarios es creer que nadie hará las cosas mejor que él. A veces no aceptan que otros pueden tener formas diferentes de hacer las cosas igualmente bien o hasta mejor.

Lo común es que esta actitud nos lleve a cansancio extremo, con lo que llega la desilusión. En particular, si las cosas no salen como esperábamos después de un esfuerzo prolongado.

¿Cuál es la solución a esto? La solución es fácil: aprende a delegar. Para que conozcas más sobre cómo delegar, te invitamos a revisar esta lectura: Delegar funciones: ¿sabes cómo hacerlo en forma eficiente?

@Gestionar-fácil

Razón 6. Crecimiento sin control (parte del fracaso empresarial)

¡Más de una empresa ha muerto de éxito! ¿No lo crees? Pues sí, es posible. Y no se trata de algo poco común, sino que suele ser más frecuente de lo que nos imaginamos.

Esto suele ocurrir, principalmente, cuando los resultados son mucho mejor que los esperados. Lo que lleva al empresario a apostar por la expansión, pero sin control. Es decir, expande la empresa y, sin darse cuenta, expande el caos en la organización.

De hecho, la organización es por naturaleza un sistema caótico, en cuanto tiene un conjunto de fuerzas y contrafuerzas en juego.

(Thiétart y Forgues, 1995).

Al respecto, acabamos de publicar un artículo que te será muy útil para conocer lo básico del caos en la empresa y lo que puedes hacer para controlarlo. Esto es importante antes de ejecutar un plan de expansión (¿Percibes un estado caótico en tu empresa? ¡Tranquilo(a)!).

Razón 7. Publicidad mal enfocada

Es probable que conozcas casos de empresas que fracasan porque no se publicitan. Es decir, porque subestiman la importancia de la publicidad bien enfocada.

En parte, este error es consecuencia de un tipo de mentalidad «fija» que sostiene que los buenos productos se venden solos. Pues si bien esto aplicaba en décadas anteriores, ahora no es así.

Pregunta clave: ¿si nadie te conoce, cómo van a acudir a ti? Sin duda, hay que aplicar estrategias para llegar a clientes y a potenciales clientes…

@Gestionar-fácil

Razón 8. Planificación deficiente

Continuando con los errores comunes, dentro de los principales que llevan al fracaso empresarial, tenemos la falta de planificación. Es decir, la falta de planificación aparece como una de las causas comunes por las que fracasan las empresas en sus primeros años.

En ocasiones, los empresarios están enfocados en cumplir sus sueños, pero olvidan la importancia que tiene elaborar planes y hacerles seguimiento. Y un punto importante es compartirlos con el equipo, llegando a acuerdos sobre los mismos. Con esto logra, entre otras cosas, el compromiso…

Algunos elementos importante a tener en cuenta tienen que ver con el análisis de la competencia, previsiones de ingresos y gastos, presupuesto y estrategia de marketing, entre otros.

Razón 9. La falta de diferenciación es parte del fracaso empresarial

Si has elaborado un buen modelo de negocio, entonces debes saber que la propuesta de valor contiene tu diferenciación respecto a la competencia.

En tal sentido, sin no la has desarrollado, en la propuesta de valor debes describir las cualidades, características, productos o servicios que diferencian tu negocio de los competidores y que suponen un valor añadido para el público objetivo.

Al respecto, uno de los problemas que encontramos es que pocas empresas tienen una propuesta de valor o no saben mostrarla al cliente. Error que puede venir marcado por las prisas y falta de planificación.

La falta de diferenciación es parte del fracaso empresarial
La falta de diferenciación es parte del fracaso empresarial…

Razón 10. Subestimar a la competencia

Es común que el empresario, por su emoción y “seguridad” de que su proyecto empresarial es único, tienda a subestimar a la competencia.

Y si tiene un modelo de negocio sólido, fondos suficientes para empezar y las habilidades de gestión necesarias para tener éxito, el peligro de subestimar a la competencia es mayor.

Por lo tanto, para aumentar la probabilidad de éxito y evitar el fracaso empresarial, una buena práctica es realizar un análisis del mercado haciendo énfasis en la competencia. Además, es necesario evaluar sus fortalezas y debilidades y aprender de ello; e implementar mejoras para conseguir una ventaja competitiva.

Conclusiones

La experiencia nos dice que las empresas más exitosas son las que mayores dificultades y fracasos afrontan. El proceso de aprendizaje empresarial es intrínseco a cualquier actividad en cualquier sector. En particular, cuando los emprendedores están pasando por su primera experiencia empresarial.

Debes saber que la actividad empresarial nunca ha sido (ni será) una ciencia exacta.

10 errores comunes que nos llevan al fracaso empresarial
La actividad empresarial nunca ha sido (ni será) una ciencia exacta

Por otro lado, debemos estar claros que no hay ningún proyecto empresarial que asegure el éxito; si bien en algunos casos hay más probabilidad que en otros. La incertidumbre siempre estará presente como una variable propia de la actividad empresarial.

Además, la cultura es un tema esencial. Una de las razones por las que en muchos países no existe una cultura emprendedora, es el estereotipo creado cuando un empresario fracasa.

Es decir, cuando a un empresario “le va mal”, con frecuencia se le considera o estigmatiza cono una persona frustrada, incapaz o fracasada. Y esto frena de manera importante la iniciativa, por el miedo al qué dirán.

En cualquier caso, reconocer los errores comentados pueden ayudarnos a minimizar los riesgos y mantenernos en el camino del éxito. ¡Aprender a gestionar empresas es un arte!

Muchas gracias por leernos.

Más de Gestión general

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR