Innovación en las empresas. ¿Qué es y en qué etapa aplicarla?

.

Hablar de innovación en las empresas puede resultar algo «lejano» para muchos empresarios mipymes. Es decir, para quienes están al frente de micros, pequeñas o medianas empresas. Sin embargo, el tema sí es para todos, porque la innovación la podemos practicar de diversas maneras. No solo con respecto a nuevos productos o servicios, sino a cómo hacemos las cosas en la organización.

En tal sentido, lo primero que debemos saber es que innovar está al alcance de todos, lo que no significa que sea fácil. Es decir, la innovación no solo es para expertos en tecnología o en procesos. La innovación la podemos practicar y ejercer todos: colaboradores, gestores y empresarios.

Esto es así, porque todos podemos identificar necesidades no satisfechas si somos capaces de «ver más allá del resto». Y toda necesidad o resultado deseado – no atendido – representa una oportunidad para innovar. De hecho, la innovación en muchos casos se logra con cambios «pequeños» en el producto o servicio.

Innovación en las empresas. ¿Qué es y en qué etapa aplicarla?
Innovación en las empresas. ¿Qué es y en qué etapa aplicarla?

La innovación hoy en día es un concepto mal entendido por muchas personas, porque asocian la palabra innovación con tecnología o con el modelo más reciente del smartphone. Sin embargo, debemos saber que la innovación es mucho más.

Gestionar Fácil.

Entonces, ¿qué es innovación? Si indagas en buscadores como Google o Bing sobre “innovación en las empresas”, encontrarás millones de documentos: páginas, vídeos, imágenes, audios y archivos en formatos diversos. Por lo tanto, aquí trataremos de definir innovación para que así te sea fácil entenderla y comiences a pensar en ella.

Y lo primero que destacamos es que la innovación va muy ligada a la mejora continua. Se preocupa por las necesidades reales del cliente, buscando la mejor forma de satisfacerlas.

¿Qué entendemos por innovación?

En general, la innovación es un proceso que permite modificar o desarrollar nuevos productos y servicios, que son percibidos y aceptados por sus usuarios, quienes pagan por el valor que representa para ellos.

La innovación muchas veces, más que un nuevo producto, abre una nueva categoría en el mercado. De hecho, un sinónimo de innovación es el cambio. Vale la pena distinguir aquí que un producto puede ser muy novedoso, pero esto no siempre conlleva a que sea una innovación.

Por ejemplo, los lentes de Google, Google Glass, son novedosos e involucran mucha tecnología, pero, ¿a cuántas personas has visto utilizándolos? No se convirtieron en una innovación. Claro está, podría serlo en el futuro.

No todo producto o servicio novedoso termina siendo innovación
No todo producto o servicio novedoso termina siendo innovación

Ahora bien, ¿crees que pymes como las referidas en este Blog, pueden ser innovadoras? Por ejemplo, casos como JM Sports (que fabrica franelas con diseños únicos) o Donas Redoma (que vende donas), ¿podrán ser innovadoras? ¿Qué opinas?

La innovación como proceso, puede referirse a la transformación de una idea en un producto o servicio exitoso en cierto mercado. También, puede tratarse de un novedoso proceso de fabricación o nuevos métodos de organización o de comercialización en la empresa.

Innovación en las empresas…

¿Será necesario tener un departamento o una unidad de I+D+i para innovar? (I+D+i: investigación, desarrollo tecnológico e innovación).

En las grandes empresas suelen existir estas unidades organizativas, a las que asignan cantidades enormes de recursos materiales y humanos. Por ejemplo, en Google y Apple.

Pero esto no significa, ni remotamente, que una pequeña empresa no pueda promover una cultura de la innovación e innovar. La clave está en fomentar en todos los colaboradores y, de manera particular, en los gestores y empresarios, una “lectura innovadora”.

Ser capaz de mirar distinto y desde otro prisma a algo conocido es parte de la clave
Ser capaz de mirar distinto y desde otro prisma a algo conocido es parte de la clave

Por lectura innovadora queremos decir, la capacidad de “leer” la existencia de una necesidad o un resultado deseado no satisfecho. Si estamos atentos, es posible que identifiquemos oportunidades para innovar.

Un concepto novedoso en esta materia, lo puedes revisar en el interesante artículo: Necesidades no satisfechas de los clientes. Aprende cómo descubrirlas.

Si lo leíste, habrás visto la propuesta de innovación basada en resultados conocida como ODI (Outcome Driven Innovation). Esta se basa en la perspectiva de mirar a los productos o servicios como medios que el cliente utiliza para realizar un trabajo.

Al respecto te recomiendo este sitio: “Jobs to be done“. El punto es descubrir qué trabajo hace el producto… lo cual no es obvio en la mayoría de los casos.

Innovación en las empresas ¿En qué etapa se debe realizar?
Innovación en las empresas ¿En qué etapa se debe realizar?

El trabajo que hace el producto…

¿Recuerdas la historia de la empresa Donas Redoma, de Katiuska Guerra? Si no la conoces, acá te dejo el enlace: Áreas de una empresa. Caso: Donas Redoma.

¿Cuál crees que es el trabajo que hace la dona? ¿Alimentar a la persona adulta o al niño que pasea por el parque? ¿Hacerla pasar un rato agradable? ¿No aburrirse?

Un ejemplo que puedes revisar, es el caso de los batidos comprados  temprano, en la mañana… Los clientes lo llevaban no tanto porque deseaban un alimento, sino para hacer el trabajo de: “hacer más agradable el trayecto – mientras conducen – hasta la empresa en que laboran”.

En el artículo cuantificar las necesidades de los clientes encuentras el video que explica cómo descubrieron la tarea que hacía el batido. Es muy interesante, ¡te lo recomiendo!

¿Toda empresa exitosa es innovadora?

La respuesta seguro la tienes. La respuesta es no. ¿Acaso no puedes ser exitoso con emprendimientos como un bar en el centro de la ciudad, una venta de comida rápida o una fábrica de calzado para niños de zonas menos adineradas?

En tal sentido cabe precisar que… no toda empresa exitosa es una empresa innovadora. Por otra parte, la innovación no es el fruto del trabajo individual, sino del trabajo en equipo. Además, no se produce por azar, implica esfuerzo y transpiración.

Otras distinciones interesantes que debemos tener presentes cuando hablamos y pensamos en innovación en las empresas son:

  • Puedes ser creativo sin ser innovador.
  • Se puede ser emprendedor sin ser innovador.
  • Puedes ser empresario sin ser innovador.
  • Se puede ser un inventor sin ser innovador.

La capacidad de innovar constituye un recurso más de la empresa, al igual que sus capacidades financieras, comerciales y productivas, y debe ser gestionada de una manera rigurosa y eficiente.

Pavón e Hidalgo.

Área funcional: gestión de la innovación en las empresas

La gestión de la innovación constituye un reto estratégico para las empresas, pues se trata de generar continuamente ideas y convertirlas en productos y servicios con éxito en el mercado.

Lo típico es que la gestión de la innovación, como área funcional, se desarrolle en empresas que han alcanzado la etapa de funcionamiento óptimo. Allí la empresa puede atender la demanda de recursos que implica el proceso de la innovación.

Esto es así porque, como sabemos, en las primeras etapas el empresario está ocupado. En estas, el empresario lleva toda la carga del trabajo y necesita facturar para sobrevivir. Así que difícilmente estará pensando en modificar o crear nuevos productos o servicios.

En las primeras etapas de la empresa no hay recursos para la gestión de la innovación
En las primeras etapas de la empresa no hay recursos para la gestión de la innovación

Sin embargo, un empresario que haya desarrollado la lectura innovadora, podría hacer cambios o crear nuevos productos casi en cualquier etapa de la empresa.

Si practicas continuamente, por ejemplo, la estrategia “Jobs to be done“  y observas al cliente, como lo hizo Juan, el propietario de la marca Franelas JM, podrás detectar oportunidades de innovar.

Claro, desde el punto de vista formal, la creación de un área funcional con asignación de recursos, difícilmente lo podrás hacer ante de la etapa funcionamiento óptimo. Pero eso es otra cosa.

Cuando hablamos de gestión de la innovación como tal, esta demanda recursos. Sin embargo, mientras llegamos allí podemos ir creando una cultura de innovación en nuestra empresa.

Innovación en las empresas ¿En qué etapa se debe realizar?
Innovación en las empresas ¿En qué etapa se debe realizar?

Subáreas de la gestión de la innovación:

Como en las áreas funcionales de finanzas o mercadeo y ventas, en gestión de la innovación también podemos identificar subáreas. Esto, según nuestro modelo de áreas funcionales. Algunas de tales subáreas que podemos considerar en nuestra empresa son las siguientes:

  • Desarrollo de productos. Esta subárea tiene como propósito que se gestione el desarrollo de nuevos productos o se modifiquen los existentes, para satisfacer necesidades reales del cliente. Para ello, una técnica aplicable es JTBD o Jobs to be done, ya comentada.
  • Cultura de innovación. No solo el empresario o equipo de gestores debe practicar la lectura innovadora. En la empresa debe existir una cultura de la innovación y un sistema de mejora continua (sistemática) con evaluación de resultados, para orientar el esfuerzo en innovación.
  • Ejecución de proyectos de innovación. En empresas que han alcanzado el funcionamiento óptimo, pueden aplicarse métodos de innovación, predecibles y rentables.
  • Spin-off. Cuando una empresa está en la etapa de expansión y existe la cultura de la innovación, es típico que se den nuevos emprendimientos, con participación de los colaboradores. Las spin-off son divisiones de empresas que se convierten en negocios independientes, con activos, trabajadores, tecnología o productos que se toman de la casa matriz.
Un pequeño cambio en el diseño del producto puede convertirse en innovación
Un pequeño cambio en el diseño del producto puede convertirse en innovación

¿Cómo fomentar una cultura de la innovación?

Existen muchas buenas prácticas para fomentar la innovación en las empresas y alcanzar una cultura de innovación. Acá comentaremos algunas recomendaciones:

1. Crear un lenguaje claro sobre innovación:

Lo primero es alinear al equipo en torno a una definición del término “innovación”. Discutir las respuestas a ¿qué es?, ¿qué no es? y ¿cómo sabemos que tenemos éxito?

La idea es proporcionar un marco común y un lenguaje claro en torno al tema. Garantizar que la gente entienda que la innovación no es creatividad, inventiva o simplemente tener nuevas ideas.

2. Crear seguridad:

Si la cultura en la empresa es culpar o castigar ante el fracaso, las posibilidades de que la gente se sienta cómoda intentando o proponiendo cosas distintas, son escasas. La innovación acepta el fracaso y se alimenta de él para aprender. ¿Recuerdan el caso de google glass? ¿Cuánto crees que aprendió Google con ese producto? El error, la equivocación y el fracaso son fuente de aprendizaje. Ningún empresario exitoso ha llegado allí sin atravesar la tormenta del fracaso.

3. Motivar y fomentar el diálogo:

El diálogo transparente y abierto estimula y refuerza las conductas necesarias para evolucionar hacia una cultura de innovación. Aprender a dar feedback es un pilar esencial en una cultura de aprendizaje y de innovación.

4. Desafiar las suposiciones:

La innovación es cambio. Las suposiciones pueden frenarlo. En una cultura innovadora, se «desafían las reglas» y se vigila las suposiciones que hacemos, que nos inventamos.

5. Abrazar el desafío y asumir retos:

La innovación invita a asumir retos. Es decir, invita a abrazar el desafío que nos saque de la zona de confort. Por ello, la innovación también es cambio, enfrentar retos y, ante el fracaso, buscar feedback de quienes puedan aportarnos aprendizaje.

Entonces, ¿crees que la innovación es solo para grandes empresas? ¿Podemos ser innovadores en nuestro negocio? ¿Si no tienes un departamento de investigación, no puedes innovar? ¿Solo existe la innovación tecnológica?

Creo que estas preguntas son suficientes para que asumas el reto de pensar en innovación.

Nunca existe un buen viento para el barco que no conoce su destino”.

Séneca.

La innovación es una herramienta de apoyo al desarrollo estratégico de la empresa. La innovación es el viento, la organización, el barco. Tú (y tu equipo), el timonel. La innovación en las empresas es un tema que seguiremos tratando.

¡Muchas gracias por leernos!

Más de Gestión general

Google AdSense Matched Content Widget

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR