5 claves para potenciar la gestión y dirección empresarial

Todo empresario con experiencia conoce la importancia que tiene potenciar la gestión y dirección empresarial para lograr y, ¡sobre todo!, mantener el éxito. 

Y es que en todos los niveles de la organización es necesario formar para desarrollar competencias técnicas y sociales. Se trata de una acción propia de toda empresa que transita por el camino del éxito.

Hay estudios que señalan que las organizaciones que dan prioridad al desarrollo de habilidades tienen, en promedio, un 50 % más de productividad, lo que es evidenciado en sus indicadores de gestión.

Para que conozcas las claves que te permitirán potenciar la gestión empresarial, dedica 7 minutos al siguiente contenido:

  • Importancia de la formación alineada con los objetivos
  • Claves para potenciar la gestión y dirección empresarial:
    • Planificar la formación
    • Identificar las brechas
    • Seleccionar los tipos de capacitación
    • Comunicar el plan de formación
    • Formar continuamente
  • Conclusiones
5 claves para potenciar la gestión y dirección empresarial
¡Haz verdadera esta afirmación aplicando las 5 claves que te compartimos…!

Importancia de la formación alineada con los objetivos de la empresa

Una clave que debemos tener en mente cuando pensamos en la formación de los colaboradores, es su alineación con los objetivos estratégicos y la visión de la empresa. Y esto aplica para todos los niveles.

Por ejemplo, potenciar la dirección empresarial pasa por formar a quienes toman las decisiones. Y esta formación, en particular, requiere un nivel técnico alto, dado que se trata de las personas que marcan el rumbo…

En tal sentido, lo ideal es que para estos colaboradores la formación esté basada en un programa de primer nivel, orientado al aprendizaje práctico. 

Un ejemplo de este tipo de programa es el Master en Administración de Empresas (MBA) o Executive MBA de la Cámara de Comercio de Madrid.

Se trata de un programa destinado a los profesionales que buscan impulsar su futuro laboral potenciando sus habilidades de gestión y dirección empresarial.

Ahora bien…

¿Qué pasa cuando la formación está alineada con los objetivos de la empresa?

Existen estudios que evidencian que las empresas que alinean la capacitación con sus objetivos y la visión, logran un aumento del 50 % en sus indicadores de eficiencia. 

De hecho, 3 de cada 4 empresarios opinan que es crucial alinear su estrategia de capacitación con los objetivos, ¡lo que es obvio, ¿cierto?!

Pero, ¿se alinea siempre la capacitación con los objetivos de la empresa? 

La respuesta es… ¡No, no siempre es así!

La realidad señala que solo un porcentaje pequeño (25 %) de las empresas tienen una estrategia de formación alineada con sus objetivos. ¡Aun cuando se trata de una cuestión obvia!

Así que cabe preguntarse: ¿por qué esta «desconexión»? 

Si en las empresas se sabe que es esencial alinear el aprendizaje con los objetivos y la visión, ¿por qué no todos lo hacen?

Una respuesta es que, en la mayoría de los casos, los responsables del talento humano dudan sobre dónde y cómo comenzar. En particular, en empresas que transitan una etapa de «crecimiento inestable».

Es por tal razón que veremos a continuación 5 claves para potenciar la gestión y la dirección empresarial. 

La experiencia nos dice que aplicando estas claves podrás aumentar y mantener – sin dudas – el éxito de tu empresa.

5 claves que te compartimos para invertir en el talento humano

Claves para potenciar la gestión y dirección empresarial

  1. Planificar la formación según los objetivos empresariales.
  2. Identificar las brechas de formación y conocimiento.
  3. Seleccionar los tipos de capacitación.
  4. Comunicar el plan de formación al equipo.
  5. Formar continuamente para una óptima dirección empresarial.

Veamos algunos detalles para cada una de estas acciones claves.

1. Planificar la formación según los objetivos empresariales

Para alinear la capacitación con los objetivos de la empresa, lo primero es tenerlos muy claros. Después, debes analizar cómo un programa de desarrollo de competencias ayudará a lograrlos.

Veamos dos casos de objetivos típicos:

a. Reducir costes para mejorar la rentabilidad

Si tu objetivo es reducir los costes, la capacitación puede consistir en cursos que ayuden a reducir los errores y a evitar el retrabajo.

El aprendizaje dotará a sus colaboradores con habilidades para una mayor eficiencia. 

Además, según sea el tipo de empresa, la capacitación puede ayudar a disminuir la dependencia del soporte externo. Es decir, reducirá costes más allá de evitar el retrabajo.

b. Mejorar los ingresos por ventas

Si tu objetivo es aumentar los ingresos, el enfoque debe estar dirigido hacia la capacitación en ventas para mejorar la atención del cliente.

Por ejemplo, se pueden implementar cursos para lograr una óptima atención y satisfacción del cliente, así como una excelente atención posventa.

Los colaboradores se capacitan para fidelizarlos, logrando que los clientes terminen recomendando los productos y servicios a otros. 

2. Identificar las brechas de formación y conocimiento

La siguiente clave implica descubrir qué tan bien están nuestros colaboradores para lograr la visión de la empresa, para cumplir con los objetivos de mediano y largo plazo. 

¿Tienen las habilidades necesarias, los conocimientos y las destrezas? 

Si no las tienen, ¿qué les está faltando?

Para identificar brechas podemos hacer un análisis de necesidades de capacitación. Esto nos ayudará a pensar en planes que se ajusten a los objetivos de la empresa.

Si te apoyas en una firma especializada, asegúrate de que el análisis se lleve a cabo teniendo en cuenta los objetivos estratégicos.

La clave es verificar las habilidades y/o competencias actuales y las «lagunas» que debe llenar el programa de formación, para alcanzar el nivel de desempeño deseado.

3. Seleccionar tipos de capacitación para mejorar la dirección empresarial

Cuando se trata de formación y capacitación, las modalidades implican diferentes formas de aprendizaje.

Hay que tener claro que no todos los contenidos pueden aprenderse de la misma manera. Y no todas las personas aprenden con los mismos medios.

Por ejemplo, son tipos y formas de capacitación, entre otras, las siguientes:

  • la dirigida por un instructor (cursos presenciales);
  • el aprendizaje en línea, con o sin apoyo de un experto;
  • las aulas virtuales;
  • el microaprendizaje en el puesto de trabajo.

Elegir el tipo de capacitación idóneo constituye un elemento fundamental en la alineación con los objetivos empresariales.

Por ejemplo, hay empresas en las que todos los involucrados aprenden día a día, porque cada situación que suponga un reto será fuente de nuevos conocimientos.

¡¿Te imaginas a tu empresa con una cultura como esta?!

Más del 50 % de los responsables de la formación prefieren tener entre 3 y 6 modalidades para los programas de capacitación (aprendizaje basado en vídeo, microaprendizaje, aulas virtuales, cursos formales, etc.). 

De estas, la capacitación dirigida por un instructor y el e-learning son, generalmente, la base en la mayoría de los casos.

Las modalidades adicionales se incorporan para ajustar necesidades particulares. Pero, en cualquier caso, todo debe estar en función del perfil de los colaboradores y de la empresa.

Determinar qué modalidades son las mejores para las necesidades de formación puede ser una tarea ardua. Incluso, podemos fallar si no contamos con un plan o una estrategia adecuada.

Mientras decides puedes considerar preguntas como las siguientes:

  • ¿Qué modalidad preferiría la “audiencia”?
  • ¿Cuál será la ubicación física, la accesibilidad tecnológica y las limitaciones de tiempo de los participantes?

4. Comunicar el plan de formación al equipo

La siguiente clave es comunicar el propósito de la formación y cómo este impulsará el logro de los objetivos y de la visión de la empresa.

Dar este contexto puede motivar la participación de los colaboradores y su proactividad en la formación.

En el caso de que seas el responsable del recurso humano, tendrás que comunicar todos los detalles a quien toma la decisión de invertir.

Por otro lado, las personas que cumplan el rol de supervisores deberían validar el plan de formación, por ser quienes tienen una visión clara de los objetivos de la empresa.

Esto es necesario para asegurar que nos encontremos en el camino correcto.

Cuando el plan de formación es aprobado, debemos comunicarlo a todos los involucrados, asegurando que comprendan las razones del porqué fue pensado de esa manera.

Debemos dejar claro que el propósito final es el éxito empresarial. En tal sentido, lograr el compromiso de los colaboradores es un pilar esencial, sin el cual el programa podría no tener éxito.

5. Formar continuamente para una óptima dirección empresarial

El aprendizaje no comienza cuando los empleados inician con un programa de formación. Tampoco se detiene cuando completan el curso.

El aprendizaje de los colaboradores – en todos los niveles – es un proceso continuo junto con el crecimiento de la empresa. Esto debe ser, además, parte de la cultura organizacional.

Para garantizar resultados óptimos, es importante planificar antes, durante y después del programa de formación. Toda capacitación debe ser abordada como un reto.

Puedes considerar los siguientes consejos para garantizar que el proceso de aprendizaje sea una experiencia memorable:

  • Aplicar evaluaciones previas. Esto puede ser una manera de generar expectativas y motivar al equipo a asumir la capacitación de la mejor manera. 
  • Hacer seguimiento al proceso de aprendizaje. Por ejemplo, puedes sugerir el desarrollo de actividades de refuerzo. Un medio es a través del microlearning que puedes motivar con el uso de dispositivos móviles.

Si dispones de una aplicación en la nube que te facilite la gestión de la información y comunicación, podrás hacer un seguimiento al aprendizaje y su aplicación. Tanto de equipos de trabajo como de colaboradores.

Conclusiones

Nuestra experiencia nos señala que, en muchos casos, la inversión en formación termina en una especie de «agujero negro», cuando no está alineada con los objetivos y/o no tiene un propósito claro.

En tal caso, la inversión pasa a ser vista como un gasto más, con un retorno «cero».

¡Ojo! Puede ocurrir que la empresa solo quiera cumplir compromisos asumidos con los colaboradores en materia de capacitación. O, simplemente, satisfacer caprichos o necesidades aisladas. 

¡Situaciones como estas son más comunes de lo que crees!

Ya sabrás que son muchas las empresas que envían a sus colaboradores a hacer cursos “desconectados” de los objetivos empresariales.

Y si bien estos, en muchos casos, aportan de alguna manera en la realización del producto o servicio, el aprovechamiento no es el óptimo.

Por ello, la recomendación es dedicar el tiempo necesario a identificar las necesidades reales en materia de nuevos conocimientos, habilidades y competencias.

Y, por supuesto, alinear tales necesidades con los objetivos de la organización.

Por otro lado, si bien un empresario en las primeras etapas no tendrá tiempo y experiencia para abordar un plan de formación, puede apoyarse en instituciones especializadas para tal fin. 

En todo caso, es mejor invertir un poco más… Que perder recursos en programas que no den respuesta a las áreas funcionales y a los objetivos de la empresa.

En tal sentido, las 5 acciones claves comentadas pueden servirte para organizar planes de formación, que apunten al mantenimiento del éxito empresarial.

¡Muchas gracias por leernos!

Autor
David Polo Moya
David Polo Moya

Nacido en Madrid, de 46 años. Licenciado en Business por la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) MBA por el Instituto de Empresa en Madrid (España) e Indian Instute of Management en Calcuta (India). Emprendedor recurrente, David Polo es el fundador de Time Management, consultora de sistemas de gestión con más de 12 años de experiencia y por otro lado los blogs emprender-facil.com y gestionar-facil.com. Consultor independiente de emprendedores y empresas, en análisis, gestión y medición de datos, David Polo Moya se enfoca en el desarrollo empresarial a través del uso de Plataformas de gestión, consultoría estrategia y de innovación y ayuda a emprendedores y empresarios. Creador de metodologías como Matriz estrella y experto en Jobs to be done y metodología Raíles. Visita mi perfil en about.me: https://about.me/davidpolomoya


Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar