Método GROW: cómo aplicarlo en tu pyme para lograr las metas

¿Tienes problemas para lograr las metas en tu pyme? Si aplicas el método GROW podrás ser más eficiente, avanzar con buen pie y mejorar de manera continua.

En esta entrega te explico qué es el método GROW y cómo lo puedes aplicar, con al menos 2 propósitos:

  • Primero, enfocar el esfuerzo para lograr objetivos personales o en equipo.
  • Segundo, crear una cultura de feedback en tu pyme que aporte valor.

Observe que enfocar el esfuerzo y aprender a dar feedback, constituyen destrezas que mejoran la productividad personal y grupal, de manera significativa.

ANUNCIO

Contenido del artículo:

  • ¿Qué es el método GROW?
  • ¿Cómo se aplica el método GROW?
    • Pasos para aplicar el método GROW.
    • Preguntas claves para cada paso.
  • Conclusiones.

Vamos a comenzar conociendo de forma básica qué significa este acrónimo GROW. PRESTA ATENCIÓN:

Método GROW: cómo aplicarlo en tu pyme para lograr sus metas
Método GROW: cómo aplicarlo en tu pyme para lograr sus metas.

¿Qué es el método GROW?

El método o modelo GROW es una herramienta con la que podemos acompañar, en forma sistemática, a una persona o grupo de personas, en la búsqueda o el logro de sus objetivos y metas.

Se trata de un método conocido en el campo del coaching, aplicado con mucho éxito en diversos sectores.

Uno de tales sectores es el empresarial. Y lo bueno es que no tenemos que ser un coach certificado para aprovecharlo.

Ahora bien, GROW es un acrónimo en inglés, que además de su significado en español “crecer”, se asocia a 4 pasos:

  • Primero, debemos establecer los objetivos o metas. Equivale a la G (Goals).
  • Segundo, debemos explorar la realidad. Equivale a la R (Reality).
  • Tercero, buscamos las opciones existentes. Equivale a la O (Options).
  • Y el cuarto, implica describir qué acciones vamos a realizar para conseguir lo que nos hemos propuesto. Es el compromiso. Equivale a la W (Will).

Por otro lado, cada paso se apoya en preguntas que orientan lo que se debe lograr en cada uno. Y estas preguntas, a su vez, pueden ser útiles para evaluar al equipo de trabajo.

Importancia para el trabajo en equipo

Un método como el GROW puede ser una herramienta clave para mejorar el trabajo en equipo, que apunte a la colaboración entre el personal; y que además, mejore la productividad.

Es importante distinguir que al término «trabajo en equipo» lo utilizamos como sinónimo de trabajo colaborativo. Aunque hay expertos que los diferencian.

Con el método GROW podemos empoderar a los colaboradores para que mantengan y refuercen el foco, el control y la colaboración.

Es decir, para que, en términos del índice IDEAL, mejoren la eficiencia empresarial. Aparte de fortalecer la mejora continua.

Si tu equipo desarrolla competencias y destrezas sobre cómo enfocar el esfuerzo y aprender a dar feedback o retroalimentación, estarás un paso adelante de tu competencia.

¿Cómo se aplica el modelo GROW?

Pasos para aplicar el método GROW

Para avanzar, vamos a responder una pregunta que suele surgir. Es la siguiente:

¿Primero enunciamos el objetivo (G) y después exploramos la realidad (R)?

La respuesta es sí. Primero enunciamos el objetivo y después exploramos la realidad. Con esto, el propósito del proceso no estará sujeto a limitaciones previas.

Objetivo y realidad:

Una vez declarado el objetivo, realizamos un análisis de cómo y dónde estamos en referencia al mismo.

Enunciar el objetivo y luego explorar la realidad es importante.

Porque de otra forma, es posible que nos lleve a establecer un objetivo restringido por la realidad. Al que alcanzaríamos con más facilidad, pero que podría ser mucho menos retador.

GROW es crecer, y solo los retos no llevan por ese camino.

Un punto importante aquí es que los objetivos deben cumplir algunas características. Las principales son las siguientes:

  • que sean medibles (para saber si se logra o no);
  • autoasignado (esto es que dependan de quien o quienes se lo propongan);
  • retadores (que reflejen que tendrás que esforzarte para conseguirlo):
  • retador pero alcanzable (es decir, que lo puedes conseguir);
  • temporal (con fecha de cumplimiento para diferenciarlo de los deseos o anhelos); y
  • específicos (concretos y contextualizados).

Además de lo indicado, los objetivos siempre tienen que estar por escrito.

Porque es necesario que sean conocidos y comprendidos por todos los involucrados que tienen que trabajar para su consecución.

Con el objetivo definido, se pasa a explorar la realidad.
Método GROW: con el objetivo definido, se pasa a explorar la realidad.

Explorar la realidad consiste en saber, siempre con relación al objetivo, dónde estamos. También, identificar qué hemos hecho hasta ahora y qué no hemos hecho.

La función del facilitador del proceso o del coach – si lo hay – será siempre el de acompañar. Esto es, el de facilitar la realización de un análisis descriptivo y evaluativo.

Con ello, los colaboradores serán conscientes de sus logros. Y podrán responder a preguntas como las siguientes:

¿Qué es lo que ha dado resultado? ¿Qué es lo que no ha dado resultado? ¿Cuáles roles han desempeñado?

Corresponde esta parte a mirar de frente la realidad y afrontar probables verdades “incómodas”.

Opciones y compromisos:

En la exploración de la realidad suelen aparecer algunas opciones. En esta etapa (O – Options) descubres “todas las cosas” que puedes hacer para conseguir lo que te has propuesto.

Cuantas más opciones, mejor. Es claro que si no tienes ninguna opción, ¡no habrá nada que hacer!

Es interesante que pienses en lo siguiente:

  • Con 1 opción tienes un problema.
  • Con 2 opciones tienes un dilema.
  • Es con 3 o más opciones que puedes empezar a elegir.

Aplicando alguna técnica de generación de ideas podrás encontrar muchas opciones. Con una cantidad “grande” habrá más posibilidades de elegir lo mejor.

Ejecutados los 3 pasos previos (G, R, O), viene el plan de acción (W).

Desarrollar el plan de acción nos permite concretar lo siguiente:

  • qué se va a hacer;
  • cuándo se va a hacer;
  • dónde, quién o quiénes son los responsables de hacer el qué y en qué orden.

Esto es el compromiso.

Este paso comparte una característica fundamental con el primero. El plan de acción tiene que reflejarse por escrito.

De esta manera, podremos evaluar qué es lo que se ha hecho y qué no, además de los resultados obtenidos.

El plan de acción tiene que reflejarse por escrito.
Método GROW: el plan de acción tiene que reflejarse por escrito.

Un aspecto crucial en este proceso es lo que pasa entre una reunión (o sesión, en términos de coaching) y otra.

Es decir, lo que hace el colaborador o equipo para alcanzar el objetivo. Por supuesto que si no haces nada, no lograrás el objetivo, y por lo tanto, no habrá cambio.

Preguntas claves para cada paso

El siguiente es un listado de preguntas que puedes usar para aplicar el método GROW.

Paso 1. Goal – objetivo

Algunas preguntas son las siguientes:

  • ¿Cuál es el asunto que quieres o quieren tratar?
  • ¿Qué resultado quieres obtener al final de esta reunión?
  • ¿Qué esperas conseguir de esta reunión?
  • En un plazo “x” y sobre este tema, ¿cuál es el objetivo que persigues?
  • ¿Qué etapas intermedias puedes identificar?
  • ¿Cuándo piensas alcanzarlas?

Recuerda que el objetivo a su vez tiene que cumplir ciertas características. Para ello puedes aplicar el método SMART:

  • Específico (de Specific).
  • Medible (de Measurable).
  • Alcanzable (de Aproachable).
  • Realista (de Realistic).
  • Temporal (de Temporary).
Este conjunto de preguntas también las puede utilizar para evaluar a tus colaboradores y equipos.
Este conjunto de preguntas también las puede utilizar para evaluar a tus colaboradores y equipos.

Paso 2. Reality – realidad

Para identificar la realidad, algunas preguntas son las siguientes:

  • ¿Cuál es la situación actual? Describa en detalle.
  • ¿Cuál es tu mayor preocupación al respecto?
  • ¿A quién afecta este problema?
  • ¿Cuál es tu control sobre los resultados?
  • ¿Quién más tiene influencia en este tema y en qué medida?
  • ¿Qué has hecho hasta ahora y con qué resultado? ¿Qué impide hacer algo más?
  • ¿Hay obstáculos que superar para avanzar?
  • ¿Qué resistencias internas impiden avanzar?
  • ¿Con qué recursos cuentas?
  • ¿Qué otros recursos necesitarías? ¿Cómo obtenerlos?

Este paso, como señalamos antes, consiste en describir y analizar la situación actual, dónde se está ahora y lo que distancia del objetivo. Es un análisis que hay que realizar para trazar el camino.

Paso 3. Options – opciones

Algunas preguntas son las siguientes:

  • ¿Qué más podrías hacer?
  • ¿Qué harías si tuvieses más tiempo, más dinero o fueses el jefe?
  • ¿Si pudieras empezar de nuevo, qué harías?
  • ¿Te gustaría otra sugerencia?
  • ¿Cuáles son los costes y beneficios de cada opción?
  • ¿Cuál podría ser el mejor resultado?
  • ¿Cuál de estas soluciones prefieres?
  • ¿De estas soluciones, cuál daría mejores resultados?

Observe que el punto central en este paso, una vez que hemos planteado los objetivos y contextualizado la realidad, es identificar todas las opciones que permitan alcanzar dicho objetivo.

Con el método GROW puedes mejorar el logro de las metas en tu pyme.
Con el método GROW puedes mejorar el logro de las metas en tu pyme.

Paso 4. Will – compromiso

Algunas preguntas son las siguientes:

  • ¿Qué opción u opciones eliges?
  • ¿En qué medida esto responde a tus objetivos?
  • ¿Cómo sabrás que has tenido éxito? ¿Y cómo lo vas a medir?
  • ¿Cómo vas a empezar y terminar cada etapa de las acciones que has decidido?
  • ¿Hay alguna resistencia que impida realizar lo que has decidido?
  • ¿Qué harías para eliminar las barreras internas o externas?
  • ¿Qué apoyo necesitas y de quién?
  • ¿Podría yo hacer algo concreto para ayudarte?

Establece tu grado de compromiso con las acciones que has decidido (de 0 a 100):

  • ¿Qué te impide calificar con 100?
  • ¿Qué puedes hacer para aumentar tu compromiso?

Una vez establecido todo lo anterior, es necesario trabajar para que suceda…

Y para ello necesitaremos de un plan y de voluntad (compromiso), lo que es primordial para alcanzar el objetivo.

Conclusiones

En resumen, el método GROW es un proceso sistemático que, bien aplicado, apoya a las personas y equipos en la consecución de objetivos.

El listado de preguntas sugeridas por el método nos facilita plantear, usar y entender todo lo necesario para alcanzar un objetivo con éxito.

Sin duda, toda empresa puede aprovecharlo para mejorar la eficiencia y productividad, al lograr más objetivos con resultados superiores.

Conocer qué quieren conseguir, identificar dónde están, decidir y actuar de manera alineada con sus objetivos, facilitará al equipo un camino de crecimiento, en forma responsable y consciente.

Un empresario que aplique el método GROW en el contexto de su organización, podrá enfocar el esfuerzo para lograr objetivos y crear una cultura de feedback que aporte valor.

Finalmente, el método GROW es un medio para mejorar el clima laboral. Al respecto, te recomiendo el siguiente artículo: Diagnóstico del clima laboral en una pyme.

¡Muchas gracias por seguirnos!

Autor
David Polo Moya
David Polo Moya

Nacido en Madrid, de 43 años. Licenciado en Business por la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) MBA por el Instituto de Empresa en Madrid (España) e Indian Institute of Management en Calcuta (India). Emprendedor recurrente, David Polo es el fundador de Time Management, consultora de sistemas de gestión con más de 10 años de experiencia y por otro lado los blogs emprender-facil.com y gestionar-facil.com. Consultor independiente de emprendedores y empresas, en análisis, gestión y medición de datos, David Polo se enfoca en el desarrollo empresarial a través del uso de Plataformas de gestión, consultoría estrategia y de innovación y ayuda a emprendedores y empresarios. Visita mi perfil en about.me: https://about.me/davidpolomoya


ANUNCIO

Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.