Pymes innovadoras: ¿cuestión de cultura o de tecnología?

. Jun 23, 2019.

Algunos creen que para innovar es necesario recurrir a la tecnología, sin la cual, no podemos crear innovación. Pero cuando examinamos a las pymes innovadoras, esto no es tan cierto. Por ello la pregunta: ¿es cuestión de cultura, de tecnología o de ambas? Por ser un tema importante, dedicamos esta entrega a comentar lo que sabemos y lo que dicen los expertos. ¡Bienvenidos(as)!

A las pymes – o mejor, a las mipymes – las catalogamos como una de las organizaciones más importantes para la economía en general. Y esto se debe a varias razones, como por ejemplo:

  • su potencial para generar empleo;
  • su capacidad de ampliar la base del sector privado;
  • por contribuir a reducir la concentración de poder económico; y
  • por su aporte al producto nacional de todos los países.

Es por tales razones, entre otras, que las pymes son objeto de atención por gobiernos y entes interesados en el desarrollo sustentable.

Las pymes tienen muchas ventajas competitivas. ¿Te animas a pensar en algunas…? En breve comentaremos al respecto. Y también, por supuesto, tiene desventajas, como todo. Si estás al frente de una mipyme, con seguridad podrás señalar algunas de ellas. 

Pero con independencia de las ventajas y desventajas, ¿cómo hacer para que las pymes aumenten el valor creado en los productos y/o servicios?

Para algunos expertos, este valor creado consiste en incorporar conocimiento tanto en los productos/servicios como en toda la organización.

Pymes innovadoras: ¿cuestión de cultura o de tecnología?
Pymes innovadoras: ¿cuestión de cultura o de tecnología?

¿De qué conocimiento hablamos? Del conocimiento sobre el entorno, las formas de consumir, las formas de producir, las formas de relacionarse con proveedores y competidores. También sobre las formas de proteger la utilidad y ampliar el negocio. Y todo esto involucra o demanda innovación, tanto en el producto o servicio como en el proceso.

¿Qué son las pymes innovadoras?

Lo primero que queremos comentar es que dentro de las ventajas competitivas de las pymes, quizás las más importantes sean las 2 siguientes:

  • El tamaño de la empresa. Lo que les permite una respuesta rápida a los cambios del entorno. Además, les facilita su integración como eslabón en cadenas de abastecimiento.
  • Proveedores eficientes de bienes intermedios o finales y de servicios. Esto es, proveedores en esquemas de subcontratación, que alimentan el surgimiento de empresas más grandes.

En segundo lugar, no podemos dejar de lado las desventajas que tienen las pymes. Por ejemplo, son vulnerables a los ciclos recesivos, y en particular, a la desaceleración económica.

Las pymes difícilmente superan las barreras técnicas y no técnicas de entrada a los mercados por sí solas. Y tampoco desarrollan la debida contención para proteger su utilidad en un segmento específico.

Pero en cualquier caso, un punto clave en ellas es la gestión del conocimiento. En el caso de las pymes no es una variable más. Es cuanto menos, una forma de desarrollar la ventaja competitiva más importante: la innovación. Es decir, las pymes innovadoras valoran y gestionan el conocimiento.

La innovación no solo aplica en productos o servicios, también en procesos
La innovación no solo aplica en productos o servicios, también en procesos

Pymes innovadoras. ¿Cultura o tecnología?

El acto de innovar en el seno de cualquier organización, y más aún, en el caso de la pyme, depende principalmente de su cultura empresarial. Es decir, depende más de la cultura y no tanto de la tecnología de la que disponga.

En tal sentido, explican los expertos que, en general, la realidad es que implementar una tecnología u otra es relativamente sencillo. ¡Lo que apoyamos! Y más en la actualidad, en que son totalmente alcanzables.

Por otra parte, desarrollar las capacidades para utilizar y aprovechar el potencial de esas “aplicaciones” tecnológicas es factible. Pues cada vez más, las pymes acceden a personal con altas competencias duras y blandas, lo que en décadas pasadas era propio solo de las grandes empresas.

Sin embargo, es en los principios de la organización, en sus valores y en el compromiso del equipo, donde debe reflejarse la apuesta por la innovación.

@Gestionar Fácil

Por supuesto, la tecnología bien adquirida y aplicada es un factor que optimiza el funcionamiento de una pyme. O al menos mejora su eficiencia. Pero, para implementar cualquier tecnología idónea y buscar modelos que apunten a la mejora, debe existir en la organización una cierta cultura.

Nos referimos a una cultura que busque, de forma permanente, nuevas formas de desarrollo, de aprendizaje, de gestión, de comercialización, etc. Es lo primero que debe existir, además del convencimiento de que es el camino correcto.

Es decir, que las empresas deben poner en valor la innovación, que no es otra cosa que la búsqueda de la mejora continua, a la hora de definir cuáles serán los principios sobre los que edificarán su cultura.

Innovar debe estar en el ADN de las pymes

La innovación la debemos entender como un proceso. El conocimiento es el contenido que fluye y es transformado por el proceso. Mientras que la tecnología la podemos, ver a su vez, como el conjunto de mecanismos (duros o blandos) que soportan el proceso.

En este caso, «duros» se refiere a los sistemas y equipos; «blandos», respecto a las prácticas de gestión.

Una pyme basada en una cultura que no reconozca la importancia de la innovación en la actualidad, no va bien. Más aún, al no entender la necesidad de orientar sus esfuerzos a mejorar la satisfacción del cliente, encontrará obstáculos para responder a las fluctuaciones de un mercado cambiante, como lo es el actual.

Por lo tanto, al no reconocer la importancia de la innovación, no estará en capacidad de impulsar el cambio. Aun cuando invierta recursos tecnológicos, humanos y materiales para implementar nuevas técnicas o procesos.

En tal sentido, innovar debe estar en el ADN de las pymes y, en general, de todas las mipymes (micro, pequeña y mediana empresa).

@Gestionar Fácil

Si no se ha tenido una actitud visionaria sobre la importancia de la innovación, ¡no se debe dejar pasar un minuto más! Porque las empresas que no apuesten por la innovación, en un sentido amplio del término, estarán condenadas al fracaso. Tarde o temprano ocurrirá la situación tal que lo haga evidente, y que traiga como consecuencia su declinación.

En las pymes, las cosas están cambiando…

Isabel Pomar, CEO de Datisa, asegura que en el entorno de las pymes se está viendo un cambio de mentalidad interesante. Afirma que en estas se aceptan las nuevas reglas del juego cada vez más (relacionada con la innovación), tal vez con mejor disposición que en las grandes empresas.

Por lo tanto, las pymes han empezado a incorporar en su cultura el compromiso con la innovación, con el cliente y los colaboradores. Y dentro de ese cambio, la mayoría trabaja conforme a principios basados de colaboración y aprendizaje permanente.

Las pymes han empezado a incorporar en su cultura el compromiso con la innovación, con el cliente y los colaboradores
Pymes innovadoras: ¿cuestión de cultura o de tecnología?

Por su parte, las pymes que han logrado estar más años en el mercado, han tenido que aprender, de una u otra forma, a implementar iniciativas innovadoras. En particular, por la amenaza del entorno cuando han perdido capacidad frente a la competencia.

Por ejemplo, implantar un software de gestión ha pasado de ser un proyecto tecnológico a ser un proyecto de innovación. Porque el enfoque es de un alcance mayor que busca mejorar en varias dimensiones, como las siguientes:

  • en la eficiencia de los procesos, brindándoles más capacidad;
  • en la mejora de la gestión de las áreas funcionales (mercadeo, finanzas, producción, talento humano, etc.); y
  • en última instancia, en la cuenta de resultados.

Y este giro es parte de la nueva cultura en las pymes, que empiezan a incorporar buenas prácticas para dar pasos en dirección a la innovación.

Para finalizar, comentamos 5 claves

Con el propósito de compartir algunas claves básicas para innovar, comentado todo lo anterior, haremos referencia al consultor Javier González Sabater.

En su libro “5 claves para innovar”, habla de que en las pymes se debe introducir y consolidar la innovación, fortaleciendo la cultura con las siguientes acciones:

1. Entender lo que pasa en el mercado:

La primera recomendación que nos da, va destinada a reflexionar sobre el entorno actual en el que las empresas deben competir. Entorno en muchos casos marcado por la globalización y la conectividad (Internet). Lo que hace que todo vaya a una velocidad vertiginosa.

Entender lo que pasa en el mercado es clave para innovar
Pymes innovadoras: ¿cuestión de cultura o de tecnología?

La adaptación de las pymes, en tal sentido, ha de “ser rápida” si quieren tener posibilidades de competir y mantenerse en este contexto.

2. Adaptar el modelo de negocio al cliente:

En el segundo aspecto, el consultor analiza cómo las empresas pueden innovar para orientarse al mercado y al cliente. Sugiere analizar el negocio desde cuatro perspectivas:

  • Lo que se ofrece al mercado.
  • A quién se ofrece.
  • Cómo se organizan las operaciones.
  • Cómo se llega al cliente.

Con esto, el mensaje es que de alguna forma “hay que posicionarse” para tener éxito en la innovación.

3. Incorporar nuevas ideas a los productos o servicios:

La sugerencia número tres tiene que ver con las fuentes de ideas que la empresa tiene a su alcance para crear innovaciones. Las diversas áreas funcionales pueden – y deben – aportar para innovar en los productos y servicios. De manera particular, las áreas que “hablan y escuchan” al cliente o consumidor final.

Además, están las prácticas de la vigilancia tecnológica y del entorno, que son fuentes clave en algunos sectores. Por ejemplo, en empresas de base tecnológica.

4. Trabajar por proyectos:

La cuarta clave propone organizar la práctica de la innovación a través de proyectos. Porque de esta forma podemos disponer de una “sistemática de trabajo”, que incluya todas las fases (ideación, planificación, ejecución y seguimiento, y explotación).

La aplicación de prácticas en forma disciplinada ayuda a crear innovaciones de éxito. De hecho, las empresas deben enfocarse en tener una metodología propia. Por otra parte, el trabajar por proyectos permitirá tener claros los costes asociados, sobre todo cuando se planteen presupuestos para su ejecución.

5. Impulsar el cambio en tu empresa:

Finalmente, la recomendación número cinco se refiere a asegurar una actitud innovadora que perdure. Es decir, que esté realmente basada en las personas, el liderazgo, la transformación y la organización. En fin, lo que se quiere es “asegurar la innovación” manteniendo un espíritu competitivo.

“La innovación es lo que distingue a las empresas líderes del resto”.

Steve Jobs, fundador de Apple.

Con esta cita a Steve Jobs espero que todo lo comentado sea de utilidad para reflexionar sobre la innovación en tu mipyme. ¡Y recuerda que un viaje de mil leguas comienza con el primer paso (Lao Tse)!

¡Muchas gracias por leernos!

Más de Estrategias de mejora

Más de Gestión general

Google AdSense Matched Content Widget

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR