¿Problemas con tu ambiente laboral? Prueba el “job crafting”

¿Tienes problemas con tu ambiente laboral? ¿Están tus colaboradores desmotivados? Aquí te proponemos una opción: el job crafting.

El propósito de este artículo es describir, de manera fácil, de qué trata esta técnica¿Cuál es el beneficio? Pues te permitirá aplicar prácticas para mejorar la eficiencia del equipo de trabajo, a partir del crecimiento de cada persona, en lo individual.

El clima laboral de una empresa comienza por la "felicidad" de cada individuo.
El clima laboral de una empresa comienza por la «felicidad» de cada individuo.

El job crafting es una práctica que están utilizando muchos trabajadores desde hace algún tiempo.

Y no es otra cosa que adaptar el trabajo a ti, para mostrar la mejor versión de ti mismo y generar sinergia en el funcionamiento de la empresa. 

El trabajo ideal no existe. O al menos no llega por arte de magia. Cada vez son más los colaboradores, en muchos tipos de organizaciones, que se apuntan al job crafting.

¿Cómo lo hacen? Dedican tiempo y atención a rediseñar el puesto que desempeñan. Realizan cambios hasta convertirlo en el trabajo que ha soñado, agradable y según su talento. 

En otras palabras, se trata de lograr, a partir de un nuevo enfoque, un puesto de trabajo apoyado en un cambio proactivo. El fin es adaptarlo a las aspiraciones de cada trabajador.

Y esto en la práctica, implica desde pequeños cambios en elementos y dinámicas del día al día, hasta cambios importantes en áreas como las competencias del puesto.

¿Qué ocurre en un ambiente laboral tóxico con la productividad?
¿Qué ocurre en un ambiente laboral tóxico con la productividad?

¿Qué es el «job crafting»?

El «job crafting», o la «construcción del trabajo», es una técnica que permite dar un nuevo enfoque al puesto, con la adaptación a la forma de ser de cada persona.

Como señalamos, supone amoldar la dinámica del trabajo cotidiano a las particularidades de cada empleado.

Es importante destacar que si bien este cambio podría ser fomentado por los supervisores o por el empresario, esto no es estrictamente necesario. El ejercicio es principalmente de autoevaluación sobre 3 aspectos laborales:

  • La gestión de las tareas.
  • La gestión del tiempo.
  • La productividad de cada empleado.

El concepto fue formulado por Amy Wrzesniewski en 2001. Experta en Comportamiento Organizacional de la Yale School of Management, cuando era profesora asociada en la Universidad de Nueva York.

Prueba el “job crafting” para mejorar el ambiente laboral

La base del job crafting es la relación directa que existe entre la identidad del empleado con su trabajo, aunado a la capacidad de compromiso que es capaz de desarrollar con la empresa. Este es un elemento fundamental. 

Wrzesniewski definió el «job crafting» como “aquello que los empleados hacen para rediseñar sus trabajos de manera que se fomente el compromiso, la satisfacción, la resiliencia y el crecimiento”. 

Para ello, es condición que la empresa esté dispuesta a abandonar el diseño rígido de cada puesto. De esta manera, propiciará que cada colaborador se desarrolle en aquellas áreas en que sea mejor y se sienta más motivado y cómodo.

Por supuesto, habrá un conjunto de reglas. No se trata de generar un caos.

La propuesta implica que los empleados modifiquen sus puestos de trabajo, cambiando las tareas y las relaciones con otros empleados.

Las nuevas configuraciones darán lugar a cambios en el diseño de puestos de trabajo, ambiente y entorno laboral. 

¿Crees que puedes aplicar el «job crafting» en tu pyme? 

¡Hay que pensarlo para que su aplicación sea exitosa! Claro, puedes ir por pasos o fases, probar en algunos niveles y aprender. Luego, evaluar la mejora en lo individual y en el equipo. 

¿Crees que puedes aplicar el "job crafting" en tu pyme?
¿Crees que puedes aplicar el «job crafting» en tu pyme?

Ventajas del “job crafting» para el ambiente laboral

El «job crafting» parte de una premisa clave: cada persona tiene capacidades y características únicas. Estaremos de acuerdo en ello, sin duda.

En tal sentido, hay que atender a las fortalezas, debilidades y habilidades sociales, para aplicar de manera eficiente esta técnica. Bien aplicado, el Job Crafting tiene como resultado un mejor desempeño del equipo y de las personas a nivel individual.

Es claro que un puesto de trabajo pensado y diseñado por el propio trabajador, lo mantendrá motivado en su desempeño diario. Y si esto es así, la organización en general, podrá mejorar los resultados.

Podemos citar las siguientes ventajas como las más importantes del «job crafting»:

  • Brinda un sentimiento de control sobre las decisiones personales, en lugar de pensar que todo está predefinido por la empresa.
  • Alinea los valores personales con los profesionales. Esto redunda en un trabajo con más sentido y más conectado con la satisfacción del colaborador.
  • Aumenta el compromiso. El empleado estará apoyándose en sus puntos fuertes y en aquello que le gusta hacer. Por lo tanto, la satisfacción con el puesto de trabajo aumenta y esto mejora el compromiso con la organización.
  • Incrementa el desempeño. La motivación, el compromiso… lleva a que el empleado tenga una actitud proactiva, lo que incrementa la innovación y los resultados.
  • Tiende a mejorar las actividades relacionales y el agradecimiento hacia los demás compañeros. Lo que incide de manera positiva en el ambiente laboral en la empresa.
El "job crafting" parte de una premisa clave: cada persona tiene capacidades y características únicas.
El «job crafting» parte de una premisa clave: cada persona tiene capacidades y características únicas.

El autoconocimiento es la clave…

Es importante tener claro que el ejercicio de reflexión personal supone el primer paso, antes de aplicar la técnica. Es un factor que influye y determina el plan a seguir. 

El ejercicio implica realizar un análisis donde se precise qué cosas te gustan, en qué te destacas y cuáles han sido las mayores satisfacciones personales y profesionales. 

El propósito de este autoanálisis es conocer las fortalezas y así definir los objetivos de un plan profesional. Esto permite hacer una selección de los mejores aspectos sobre la persona, de manera que «optimice» el trabajo y la satisfacción personal. 

Una alternativa a este método sería aplicar un análisis DAFO propio, o hacer un estudio del perfil por competencias.

La técnica se ha ido modificando, ya que los contextos en los que se aplica son concretos. 

Es claro que dependen de cada persona y de cada empresa. Para hacer uso de este método de manera eficaz, se crearon 3 grandes grupos. Estos grupos están en función de los aspectos personales que se quieran reforzar.

Task Crafting, Relational Crafting y Cognitive Crafting

1. Task Crafting

Aplica cuando los empleados cambian sus responsabilidades laborales mediante la agregación o eliminación de tareas, o modificando el tiempo y el esfuerzo que les dedica. 

Es el caso, por ejemplo, de un empleado del área de ventas con conocimientos tecnológicos, que se involucra en el desarrollo de la página web comercial de la empresa, aportando su conocimiento en las dos áreas.

2. Relational Crafting:

Se trata de modificar cómo, cuándo o con quién interactúan los empleados a la hora de realizar sus tareas.

¿Un ejemplo? Para este caso, un ejemplo es cuando en una empresa de moda encomiendan al grupo de diseño, a que se relacione con los vendedores en las tiendas.

Así se crea un flujo de información entre los diseñadores y quienes están en contacto con el cliente final y sus necesidades.

3. Cognitive Crafting:

Cambiar la forma en que el trabajador percibe lo que está haciendo es esencial para crear una sensación de bienestar, de misión y de propósito.

En ese sentido, encuentras «cognitive crafting» en sesiones formativas que muchas empresas dan, en las que hacen notar a sus empleados la «cara» positiva de su trabajo. En particular, el impacto de su labor en los clientes.

Si bien lo ideal es que la implementación de esta técnica venga desde los gestores o del nivel alto, no hay que esperar a que sean estos los que tomen la iniciativa. El empleado lo puede hacer. 

Lo primero que se debe abordar es un proceso de autoanálisis en el que responde preguntas como: ¿qué podría hacer para mejorar mi experiencia?, ¿en qué soy realmente bueno?, ¿cuál es mi pasión?, entre otras.

Al tener claro cómo podría sentirte más realizado y hacer aportes significativos a la organización, entonces debe hacer propuestas concretas a los supervisores para adaptar su puesto de trabajo.

No dejes que tus colaboradores se ahoguen... apóyalos para que se comprometan con la organización.
No dejes que tus colaboradores se ahoguen… apóyalos para que se comprometan con la organización.

Conclusiones

Creemos que las ventajas de la técnica job crafting son múltiples. ¡Estarás de acuerdo!

Por un lado, brindan a la persona la sensación de tener las riendas de su desarrollo profesional. Es decir, que participa en él y que no es algo impuesto por la empresa. 

El job crafting impulsa la motivación y, según el caso, la innovación. Además, intensifica el compromiso, dado que se basa en la realización personal y profesional del empleado en su puesto.

Esto da lugar a una mayor satisfacción personal, donde los valores del trabajador y de la organización se alinean.

¿Es aplicables el job crafting en todo tipo de empresa?

Creemos que sí, pero es claro que con las adaptaciones del caso y ciertas condiciones.

Por otro lado, empleados motivados, satisfechos y comprometidos darán lugar a una ambiente laboral óptimo. Y a un mejor aprovechamiento de los recursos disponibles. Todo esto se traduce en eficiencia y productividad.

¿Quieres aprender más? Este artículo te puede interesar: Clima laboral: ¿sabes cómo mejorarlo en tu mipyme? 

En fin, la técnica job crafting desarrolla un ambiente laboral de calidad, apoyándose en factores y emociones propias de cada colaborador. Al aplicarla, lograrás en lo individual, que sea más productivo.

Además, el rendimiento global del equipo mejorará, por la felicidad que cada uno sentirá al ajustar su puesto de trabajo.

Muchas gracias por leernos. Éxitos con el Job Crafting en tu empresa.

Autor
David Polo Moya
David Polo Moya

Nacido en Madrid, de 43 años. Licenciado en Business por la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) MBA por el Instituto de Empresa en Madrid (España) e Indian Institute of Management en Calcuta (India). Emprendedor recurrente, David Polo es el fundador de Time Management, consultora de sistemas de gestión con más de 10 años de experiencia y por otro lado los blogs emprender-facil.com y gestionar-facil.com. Consultor independiente de emprendedores y empresas, en análisis, gestión y medición de datos, David Polo se enfoca en el desarrollo empresarial a través del uso de Plataformas de gestión, consultoría estrategia y de innovación y ayuda a emprendedores y empresarios. Visita mi perfil en about.me: https://about.me/davidpolomoya


Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.