Método Delphi: ¡dos o más cabezas, piensan más que una!

.

El método Delphi de Olaf Helmer se puede utilizar para varios propósitos. Por ejemplo, para estructurar un proceso de comunicación en grupo, para indagar propuestas de solución a un problema complejo, o para mejorar ideas u obtener consenso respecto a un tema que requiere el juicio de “expertos”.

En nuestro caso, proponemos el método Delphi como opción para conocer puntos de vista de “expertos”, sobre modelos de negocio. Es un medio para validar una idea de negocio plasmada en un lienzo Canvas, por ejemplo.

¿Por qué Delphi? – El nombre Delphi se deriva del oráculo de Delfos.

Método Delphi: ¡dos o más cabezas, piensan más que una!

El propósito del método es facilitar la comunicación de un cierto número de personas con determinadas características. Estos emitirán juicios y propuestas, en forma independiente, sobre el tema de interés.

Por ejemplo, a través de un cuestionario, se les solicita sus opiniones sobre un modelo de negocio, en el que los involucrados tienen experiencia.

Las personas invitadas a participar pueden ser expertas en el tema, afectadas y/o interesadas. Lo importante es que, por su nivel de información y conocimiento, aporten ideas y puntos de vistas para atender el tema en cuestión. Y así, enriquecer las propuestas que se plateen.

Método Delphi: ¡dos o más cabezas, piensan más que una!

El método proporciona un medio para agregar, de manera sistemática, los juicios informados de un grupo de expertos. Esto se lleva a cabo a través de 2 o más iteraciones.

Las opiniones de los participantes no se ven influidas por confrontaciones cara a cara. El anonimato de los participantes permite que expresen sus opiniones, sin la influencia de otros. Tampoco, por el efecto “autoridad” que suele surgir en reuniones de trabajo.

El método Delphi puede ser utilizado para apoyar la toma de decisiones, identificando alternativas de solución a un asunto planteado y sometido a la consideración de los expertos invitados.

Desde una perspectiva técnica, es un método de prospectiva experto, con interacción asíncrona e iterativa. Busca consultar a personas que tienen importantes conocimientos sobre el tema o problema por resolver. El fin último es obtener propuestas de solución innovadoras o, en todo caso, soluciones consensuadas.

Casos en que se recomienda su uso:

  • Cuando no existen datos históricos del tema o, en este caso, del modelo de negocio. Por ejemplo, cuando se trata de una idea que podría llegar a ser una innovación.
  • En caso de la presencia de factores externos que pueden tener mayor influencia que los internos en una situación dada. Por ejemplo, cuando el desarrollo de una tecnología es apoyada por terceros haciendo que la misma se implemente de una manera rápida.
  • Cuando se buscan ideas innovadoras para dar respuesta a una situación problemática. Que puede incluir, claro está, respuestas a necesidades no satisfechas detectadas en el entorno.

Lo indicado nos permite pensar que el método Delphi puede ser utilizado, no solo para buscar información de expertos sobre un modelo de negocio, sino también para generar propuestas e ideas, respecto a una oportunidad “leída” en nuestro entorno. O incluso, sobre un aspecto específico del propio modelo de negocio.

Un modelo de negocios puede ser mejorado con el método Delphi

Ventajas y desventajas del método Delphi

Entre las ventajas destacamos las siguientes:

  • La información disponible es contrastada entre varios expertos que no se relacionan entre sí de manera directa. Esta tarea la realiza un moderador.
  • Se dispone de un mayor número de factores que los que considera una sola persona o un grupo de personas que hacen la evaluación de manera conjunta.
  • No sólo recoge la opinión más general o común, sino también las que se separan de ella (extremos) y las razones que las soportan.

Dentro de las desventajas podemos citar las siguientes:

  • En ocasiones, el argumento tomado para la decisión es el más citado, no el más válido.
  • Puede existir sesgo común entre los participantes marcados por su procedencia, cultura u otro factor. Para evitarlo, hay que hacer una buena selección de los expertos.

Características del método

Hay 2 características que hacen al método una opción interesante para validar modelos de negocio o buscar consenso sobre un tema en particular:

  1. Anonimato: durante la aplicación del método, ningún participante conoce la identidad de los otros participantes involucrados.
  2. Iteración y realimentación controlada: la iteración se consigue al presentar varias veces un cuestionario, enriquecido por los aportes previos.

La terminología básica que debemos conocer es la siguiente:

  • Moderador: persona –interesada- responsable de preparar los cuestionarios y recoger las respuestas del panel. Además, elabora el informe conclusivo. En nuestro contexto, el emprendedor, el que tiene la idea o la ha plasmado en el lienzo Canvas.
  • Panel: grupo de expertos invitados a participar en el proceso.
  • Circulación: cada uno de los cuestionarios sucesivos que se presentan al grupo.
  • Cuestionario: documento que se presenta a los expertos de manera recursiva. En cada iteración el cuestionario se enriquece al incorporar los resultados de las iteraciones anteriores.

Para el caso que nos ocupa, el cuestionario trata sobre la idea y el lienzo Canvas. En cada iteración, estos documentos sufren modificaciones según las opiniones relevantes obtenidas en las iteraciones previas.

Método Delphi: ¡dos o más cabezas, piensan más que una!

Fases del método Delphi

La aplicación del método puede tener variantes, según la necesidad del interesado, como lo puede ser el emprendedor o el empresario. A continuación veremos los 5 pasos típicos.

1- Delimitar el contexto y el horizonte del problema

En nuestro caso, si estamos sometiendo a la experticia un modelo de negocio, este punto puede consistir en una explicación precisa de la idea y del lienzo Canvas, o del documento correspondiente.

2- Seleccionar el panel de expertos

En el panel debemos asegurarnos de que haya “expertos” que garanticen pluralidad en los planteamientos para evitar sesgos y enriquecer la discusión. Por supuesto, es necesario lograr su compromiso de colaboración.

3- Explicar el proceso

Mediante un medio como el correo electrónico u otra herramienta, cada participante debe conocer el proceso que se seguirá. Dejando claro el anonimato y la retroalimentación que habrá. En tal sentido, es una oportunidad para insistir en que sus opiniones deben estar bien fundamentadas.

Todos los participantes deben tener claro el proceso iterativo

4- Realizar las circulaciones

Primera circulación:

El primer cuestionario es desestructurado o abierto; no existe un guión prefijado, sino que se pide a los expertos que establezcan sus opiniones, sugerencias o que planteen sus consideraciones sobre el modelo de negocio.

Cuando los cuestionarios nos sean devueltos, como “moderadores”, debemos realizar una labor de síntesis y selección. El propósito es obtener un conjunto manejable de consideraciones, opiniones o alternativas, definidas de forma clara. Este conjunto formará parte del cuestionario de la segunda circulación.

Segunda circulación:

Los expertos reciben el cuestionario con los juicios y alternativas planteadas en la primera circulación. Allí les preguntamos por la factibilidad de su ejecución o lo que aplique. Además de otros planteamientos que consideremos pertinentes.

Al ser devueltos los cuestionarios, realizamos de nuevo un análisis, para lo cual empleamos técnicas cualitativas y cuantitativas; lo que aplique según el caso.

Luego, confeccionamos el cuestionario de la tercera circulación con el resultado del análisis. Es claro que 2 circulaciones pueden ser suficientes, si los participantes presentan opiniones o consideraciones que no se contradicen de manera importante.

Tercera circulación:

Los expertos reciben el tercer cuestionario y les solicitamos que realicen nuevas consideraciones, teniendo en cuenta las explicaciones dadas por los pares.

Se repite el proceso de análisis y se refina el cuestionario si es el caso. Como moderadores, debemos asegurar que el feedback sea cada vez de mayor calidad.

Los expertos contribuyen, en cada iteración, en la búsqueda de una solución “óptima”

N-circulación:

Si aún no se hemos logrado un consenso sobre las opiniones respecto al modelo de negocio con las circulaciones descritas, se pueden hacer nuevas iteraciones. Con esto buscamos precisar y confrontar para saber si se ha cometido algún error durante la realización del proceso.

5- Elaborar un documento conclusivo

En el contexto que nos ocupa, más que un informe, el propósito es lograr plasmar en el lienzo las consideraciones “conclusivas” para cada bloque (en el caso de que utilicemos el modelo Canvas). Esto es, generar un modelo de negocio según las opiniones, consideraciones y recomendaciones de los expertos.

Las conclusiones del proceso no tienen por qué ser únicas ni uniformes. Como responsables y dueños de la idea de negocio, debemos tomar lo que consideramos que agrega valor. Al mismo tiempo, debemos analizar aquellas opiniones que se encuentran en los “extremos”.

Como moderadores, somos responsables de la calidad de las conclusiones a partir de la información recabada.

Variantes del método Delphi

Existen 3 tipos de método Delphi: convencional, en tiempo real y político.

El método convencional es el clásico foro de priorización de hechos y búsqueda de soluciones, ya comentado.

Como describimos arriba, en este caso enviamos cuestionarios a un grupo de expertos. Los mismos son utilizados para crear otros cuestionarios, que son enviados nuevamente. Como moderadores del proceso, afinamos los cuestionarios según los propósitos y objetivos que busque el consenso.

El tipo de método Delphi denominado en tiempo real, es una variante más corta. En este caso el proceso toma lugar en el curso de una reunión. Aquí es necesario que usemos mecanismos para resumir las respuestas de los participantes de forma inmediata. Es claro que se pierden algunas de sus ventajas, pero en su lugar, ganamos rapidez en la consecución de resultados.

Método Delphi: en tiempo real

El método político es un foro de ideas, donde tomadores de decisiones están interesados en tener un grupo informado que presente opiniones y opciones posibles sobre un problema.

Resumen

Podemos aplicar el método Delphi en muchas situaciones. En particular, es común utilizarlo como parte de un proceso de toma de decisiones. Pero tal como vimos, es factible aplicarlos también para mejorar o enriquecer ideas de negocio.

El emprendedor, que en este caso toma el rol de moderador, puede someter a la consideración de un panel de expertos, su modelo de negocio. Es claro que estos deben estar comprometidos en responder las preguntas sobre el modelo, para así lograr su enriquecimiento.

La habilidad del emprendedor es clave para saber confrontar las opiniones. De esta manera, en dos o tres iteraciones, podrá lograr la mejor versión posible de su modelo de negocio. Y tal como sugerimos en otros artículos, este puede basarse en el modelo Canvas de Osterwalder y Pigneur.

Con el modelo revisado y validado por otros, puedes tomar decisiones sobre qué pasos realizar para poner en marcha la empresa.

El camino a seguir no obedece a recetas, porque cada emprendimiento es único, tiene su propio contexto. Por ejemplo, en algunos casos el financiamiento es una condición necesaria; mientras que en otros, no.

En cualquier caso, ¡suerte con tu proceso Delphi! Hasta la próxima.

Más de Formación y coaching

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR