¿Cómo desarrollar empresas? Actividades por etapas. Parte 1.

. Nov 6, 2017.

¿Quieres aprender a desarrollar empresas? ¿Quieres saber qué hacer en las diversas etapas por las que pasa una empresa?

Las respuestas a estas preguntas no son sencillas. Sin embargo, acá presentamos una explicación ilustrativa y fácil de seguir, por lo que los invito a leer con atención lo que comentaremos.

Si eres un emprendedor o ya pasaste a la fase de empresario, sin duda, esta lectura te ayudará a aclarar el camino que tienes por delante.

En este artículo trataremos de unir algunas ideas expuestas en la serie sobre las etapas por las que pasa una empresa y las actividades comunes que ocurren, en la mayoría de los casos, en cada una de ellas.

Acá les comparto el enlace a la serie de artículos:

También hemos presentado artículos para referirnos a los diferentes grupos de actividades afines, en que se puede dividir el trabajo en una empresa. Estos grupos se crean para facilitar la gestión y la administración y así llevar un mejor control.

Cuando se deja de ser emprendedor y se pasa a empresario, es natural empezar a organizar con más hincapié las actividades. De allí surgen tales agrupaciones a las que, técnicamente, denominamos áreas funcionales.

¿Cómo desarrollar empresas?

La idea de negocio

El punto de partida es la idea. Sin entrar en detalles de si es por pasión o por necesidad, toda empresa que existe hoy día, grande o pequeña, partió de una idea que alguien tuvo.

El emprendedor, ya sea solo o con apoyo, en el mejor de los casos, de un pequeño equipo; comienza a dar forma a la idea a través de diversas actividades que lo llevan a declarar la misión y visión de su futura empresa.

El emprendedor da forma a la idea

El emprendedor da forma a la idea

Según el tipo de empresa, en esta etapa hay una actividad más o menos extensa, para conocer la viabilidad de la idea.

Por ejemplo, puede tratarse de una idea para prestar servicio de consultoría en el área de recursos humanos, con el propósito de ayudar a captar, formar y evaluar al personal de empresas medianas y grandes. O puede tratarse de una fábrica de ropa de protección eléctrica para el personal de empresas de dicho sector. Es decir, ropa diseñada para proporcionar protección ante labores en líneas eléctricas de alta tensión.

En ambos casos, la etapa de la idea se desarrolla de manera diferente. Para la consultora, si el emprendedor tiene experiencia en el área de recursos humanos, irá a la siguiente etapa más rápido. Lo hará con recursos propios, casi con seguridad.

Consultora en recursos humanos

Consultora en recursos humanos

En el segundo caso, durante la etapa de la idea será necesario indagar, por ejemplo, sobre los requisitos para instalar la fábrica y conocer sobre la tecnología involucrada.

Un emprendimiento de este tipo demanda más estudio para evaluar la idea. Y con seguridad, requerirá apoyo financiero para montar la fábrica.

Fábrica de ropa para protección

Fábrica de ropa para protección

Una herramienta útil…

En ambos casos, los emprendedores deberían desarrollar un lienzo canvas para su modelo de negocio.

El lienzo canvas, como seguramente ya sabes, es un instrumento ideal para organizar de forma gráfica las ideas. Este contiene 9 bloques. Allí se plasman los aspectos comunes de todo negocio: propuesta de valor, segmentos de clientes, canales de distribución, relación con clientes, recursos claves, fuentes de ingresos, actividades claves, socios claves (como los proveedores) y estructura de costes.

Lienzo Canvas

Lienzo Canvas

El lienzo canvas para los dos casos, la consultora en recursos humanos y la fábrica de ropa de protección eléctrica, mostrará detalles que a primera vista no se distinguen.

Es lógico pensar que el lienzo canvas para la fábrica será más complejo que para la consultora. Pero, en ambos casos, será un documento esclarecedor.

Además, en el caso de la fábrica, para buscar financiamiento tendrá que presentar documentos como un plan de negocio, del cual forma parte el lienzo canvas. El plan de negocio puede ser para convencer a los inversores de que la idea en viable y de que retornará la inversión.

Un artículo que vale le pena revisar sobre plan de negocios es el siguiente:

Después de la idea, la puesta en marcha

Una vez evaluada la idea, ya sea de manera formal o no (como ocurre en muchos casos), el emprendedor toma una primera decisión clave: poner en marcha el emprendimiento. Esto es, iniciar el proceso de crear la empresa.

En el caso de la consultora en gestión de recursos humanos, la puesta en marcha no es otra cosa que conseguir y acondicionar un local y buscar muebles y equipos. También, crear un nombre y un logotipo, una pequeña página web para comenzar, entre otras actividades. Con esto estará en condiciones de buscar su primer cliente.

Oficina de consultoría

Oficina de consultoría

En el caso de la fábrica de ropa de protección eléctrica, la puesta en marcha es más compleja, tiene más tareas y actividades.

Esto es, aparte de crear un nombre y un logotipo… montar la fábrica implica un local apropiado, con equipos y máquinas para diseñar y confeccionar la ropa de protección. Debe tener una línea de producción que culmina con las pruebas para garantizar la protección eléctrica que debe brindar la ropa, antes del embalaje.

Montar la fábrica muchas tareas. Desde el diseño

Montar la fábrica implica muchas tareas. Desde el diseño.

Entonces, ya te estarás dando cuenta de que en los dos casos, la puesta en marcha es de complejidad muy diferente.

Ambos emprendimientos vivirán la travesía del desierto

Como probablemente ya sabes, todo emprendimiento vive la travesía del desierto.

Eso sí, con demanda de tiempo y cantidad de recursos (dinero y equipo de trabajo) muy diferentes, tal como se evidencia en el caso de la consultora en el área de recursos humanos y de la fábrica de ropa de protección eléctrica.

Recuerda que en la travesía del desierto muchos emprendimientos se quedan sin agua –sin dinero- y desaparecen.

En el artículo sobre la puesta en marcha señalamos que la clave es sobrevivir, es decir, realizar la travesía del desierto y alcanzar los primeros clientes para facturar.

La travesía del desierto

La travesía del desierto

Estando en la puesta en marcha, serás el hombre orquesta: gestionas y administras. Llevas el peso de todo.

Durante esta etapa, hay muchos gastos, que incluye el papeleo y el cumplimiento de aspectos legales obligatorios. Dependiendo del tipo de emprendimiento, este papeleo será más o menos difícil de realizar y requerirá más o menos tiempo.

Por otra parte, el emprendedor debe atender tareas administrativas relacionadas con las actividades de finanzas, por exigencias tributarias, de facturación y control contable.

De lo comentado para los ejemplos, podemos hablar de varios grupos de actividades afines para esta etapa. Las actividades necesarias para tener una planta (ya sea una oficina o una fábrica), las de finanzas y las de la creación de la empresa.

En etapas posteriores, estas actividades afines se convierten en áreas funcionales, de manera particular, las relacionadas con finanzas.

Después de la puesta en marcha, el funcionamiento regular

¿Cuándo estamos en funcionamiento regular? Sobrevivir a la travesía del desierto es posible si comienzas a facturar. Y si ya estás facturando, entonces has llegado a lo que denominamos funcionamiento regular.

Dejas de ser un emprendedor y pasas a ser empresario. Ya tienes una empresa. Es decir, ya estás prestando el servicio o realizando la venta del producto.

Si ya estás vendiendo, entonces estás funcionamiento regular

Si ya estás vendiendo, entonces estás en funcionamiento regular

En los casos mencionados, la consultora y la fábrica, ya tienen clientes (empresas) demandando sus servicios o productos.

En esta etapa, el empresario mejora aspectos de la producción del bien o servicio gracias a la práctica diaria; tiene poco personal apoyando. Sigue siendo el hombre orquesta.

El número de actividades está creciendo y, por supuesto, cada vez tiene más presión por el aumento de la complejidad de la organización que se está gestando.

En funcionamiento regular, aparte de las actividades que se han desarrollado en la etapa previa, se van incorporando otras, como por ejemplo, las relacionadas con proveedores, las ventas y la atención a los clientes.

Según el tipo de empresa, se incorporan más actividades para hacer posible el aumento de la producción del bien o servicio. Y con ello, la facturación.

En el caso de la fábrica, las actividades de control de inventarios son claves.

Algo que puede ocurrir en la etapa de funcionamiento regular

Cuando la idea no es evaluada con detenimiento, en esta fase el empresario puede descubrir que el negocio no es escalable. Lo que demandará cambios en el modelo o inclusive, en el propósito de la empresa.

Por ejemplo, ¿será escalable el servicio de consultoría en el área de recursos humanos? ¿Podrá aumentar la facturación como fue visualizado en la etapa de la idea? En cambio, en el caso de la fábrica de ropa de protección, es presumible que la producción pueda escalarse tanto como sea la demanda.

Un ejemplo de lo comentado que pueden revisar, es el caso de Eco Pro, una consultora en la que los socios, después de alcanzar el funcionamiento regular, entendieron que su servicio era poco escalable.

Resumiendo…

Desarrollar empresas exitosas demanda comprender las etapas por las que pasa y entender qué hacer en cada una de ellas, según el tipo de emprendimiento.

No hay recetas para desarrollar empresas. Sin embargo, conocer casos e historias mejora el desempeño del emprendedor o empresario.

En la etapa de la puesta en marcha, las actividades que suelen desarrollarse son las necesarias para la creación de la empresa (papeleo); las necesarias para tener una “planta” (por ejemplo, una oficina, un local comercial o una fábrica compleja); y las actividades obligatorias del área de finanzas (impuestos, facturación, contabilidad).

Estas son actividades comunes en los casos de la consultora en recursos humanos y de la fábrica de ropa de protección eléctrica.

En la etapa de funcionamiento regular, las actividades que suelen desarrollarse son, además de las que ya se están desarrollando en la etapa previa, las relacionadas con proveedores, ventas y atención al cliente. Y según el tipo de empresa, otras actividades para hacer posible una mayor facturación. En el caso de la fábrica, son claves las actividades de control y gestión de inventarios.

En breve la parte 2 de este artículo.

¡Hasta pronto!

Comentarios

Comentarios

Más de Gestión general

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR