Caso de éxito: Donas Redoma y su CRM

.

Donas Redoma, por Katiuska Guerra

Donas Redoma es un café acogedor que está ganando mucha popularidad en la ciudad. Esta idea nació de Katiuska Guerra, una administradora en paro que empezó vendiendo donas (rosquillas) en un parque.

Caso de éxito: Donas Redoma

Caso de éxito: Donas Redoma

Puertas que se cierran, otras que se abren

Katiuska Guerra fue una de las afectadas de la crisis económica global del 2008. La empresa en donde trabajaba como administradora tuvo que reducir su personal y de un momento a otro no sabía cómo iba a hacer para mantenerse.

Por suerte, Katiuska sabía que cuando unas puertas se cierran, otras se abren.

La inspiración llegó mientras paseaba en el parque con su hija. Una señora vendía golosinas únicamente a los niños, pero no vendía dulces a los padres.

Katiuska tuvo una idea ¿por qué no vender un dulce que les guste a grandes y niños?. Afortunadamente, su hija estaba allí para ayudarle. Decidieron buscar un dulce que les gustara a ambas y fue la dona.

Desde ese momento, Katiuska no sabía cómo hacer una dona, pero mientras aprendía podías empezar el negocio comprándolas al mayor.

Hasta ahora, Katiuska necesita:

  • Saber dónde venden donas al mayor (precio).
  • Saber cuánto cuesta ese tipo de donas en la calle.
  • Saber si a la gente le gustan las donas.
  • Ubicar un sitio en donde pueda empezar a vender.

En pocas palabras, Katiuska hizo un pequeño estudio previo antes de invertir el dinero de su liquidación.

Se dio a la tarea de revisar las redes sociales para ver quiénes venden donas y dulces, qué dulces ofrecen, a qué precio y qué es lo que tienen de especiales. Esto le dio una idea inicial, pero sabía que si los iba a vender ella misma tenía que escoger dónde empezar a vender.

Los primeros pasos

Después de algunos días, se decidió por empezar a vender donas en la redoma cerca de su casa. Era un lugar con flores, con jóvenes paseando con sus perros, niños en bicicleta y personas leyendo. Parecía el sitio ideal para probar.

Los primeros pasos de Donas Redoma:

  • Primer viernes, sábado y domingo.
  • Vender 200 donas.
  • Bandeja y pañuelos.
  • Servilletas.
  • Cartel con el nombre “Donas Redoma” y el precio.

Katiuska vendió las 200 donas en 4 horas. Sus clientes eran padres, niños, motociclistas, ciclistas. Todos parecían estar contentos con la idea de comer un dulce en el parque sin tener que moverse mucho.

Al pasar las semanas Katuiska se dio cuenta que debía salir a vender todos los días y decidió llevar 300 donas los fines de semana.

Después de 3 meses, a Donas Redoma le iba tan bien que Katiuska decidió alquilar un quiosco para tener un lugar fijo y no cargar con todo el material ida y vuelta todos los días. Además, así podía vender otros productos relacionados como zumos, gaseosas, bocadillos salados, etc.

Un negocio que se complicaba

Hasta el momento todo parecía de maravilla. Sus pequeñas donas le daban lo resultados que quería, pero lo que Katiuska no sabía era que tener un local implicaba muchas más tareas de las que podía manejar con una hija a su cargo.

El dinero del alquiler, los pedidos de las rosquillas, las facturas, los permisos de manipulación de alimentos, atender las redes sociales hacía que su pequeño negocio se complicase cada días más.

 

Katiuska buscó en Internet “programas que ayudan a pequeños negocios de comida” y encontró un artículo como este:

.

.

Katiuska se suscribió al CRM con 15 días de prueba para ver si era cierto que le ayudaba a gestionar su negocio.

Gracias a los artículos de Internet y del blog del CRM, Katiuska supo que había “campañas” que podía usar para impulsar un poco más las ventas.

Marketing de Donas Redomas

La idea era simple: promocionar aún más sus donas y descubrir cuáles eran los sabores más rentables para ella.

Después de ingresar todos los datos de su empresa en el CRM (número de clientes, gama de productos, precio de los productos, factura a los proveedores, ventas por día, etc.), Katiuska se dió cuenta que su producto estrella era la ‘dona de Nutella‘.

Así que ideó un plan sencillo:

1. Pidió el número de teléfono a los usuarios que compraban donas a cambio de un pequeño descuento.

2. Envió mensajes de texto a los clientes con la publicidad de su promoción:

“Por la compra de 1 dona de Nutella reciben una mini dona gratis”.

3. Registró su campaña “Viernes de Nutella” en el CRM y puso manos a la obra.

Las ventas fueron tan buenas que Donas Redoma tuvo otro nuevo tipo de cliente: el mayorista.

A Donas Redoma llegaban abuelos a comprar muchas mini donas para sus nietos, jefes de empresas que querían comprar bocadillos para las reuniones, jefes de Organizaciones de inclusión social, etc.

Esto significó para Katiuska otro tipo de cliente al que no podía venderle una dona y una gaseosa.

Katiuska decidió comprar la suscripción anual del CRM y llamó a un amigo ingeniero en sistema para que le ayudara con la nueva herramienta.

Juntos crearon en el CRM un ‘panel personalizado’ para Donas Redoma en el cual activaba una notificación cuando se superaba el umbral de ventas en un producto para poder lanzar otra campaña (y mantener la rentabilidad del producto).

[Captura pantalla de esta configuración en el CRM]

Rápidamente su negocio fue creciendo cada vez más.

Y como el CRM contaba con un sistema de pedido automático a proveedores cuando detectaba que se acababan las existencias, Donas Redomas se convirtió en un buen cliente para los proveedores y recibía cada vez mejores descuentos que le ayudaban a ser mucho más rentable.

Con las órdenes de compra bajo control, con las facturas y las ventas, Katiuska parecía que solo tenía que ocuparse de atender bien al público e idear nuevas campañas de marketing.

Post venta

Al cabo de unos meses, ya Donas Redoma contaba con una empleada, un Kiosko y con 600 % más ventas que su primera semana.

El único problema es que con tantas ventas, debía llevar un control más minucioso de sus ingresos y egresos de dinero en la empresa, en el pago de la nómina y en el seguimiento a los clientes que compraban al mayor.

Por suerte, el CRM con el que contaba Katiuska le permitía suscribirse a un módulo encargado únicamente para la contabilidad de su negocio.

Como el CRM le había ayudado a tener más control de sus ventas, ella decidió probar el módulo de contabilidad y ver qué pasaba.

Finalmente, Katiuska tenía tiempo para su negocio, para su hija y para vivir sin el sueldo de cada mes.

Ahora mismo Donas Redoma piensa abrir 2 quiscos más en la ciudad y llevar todas las cuentas con el CRM.

Comentarios

Comentarios

Más de Ejemplos de eficacia, ¿cómo lo hacen?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR