Pymes: una clasificación básica para la gestión

.

¡Bienvenidos a este nuevo artículo sobre mejora continua y gestión de empresas! El propósito del artículo de hoy es hacer referencia a las pymes y una clasificación básica que utilizaremos para abordar la gestión. ¿Por qué este conocimiento te será útil? Porque mientras más referencias conozcas, más conocimiento tendrás para gestionar tu empresa.

Cuando se trata de presentar experiencias, como lo hacemos en este blog, es necesario centrarse en puntos claves. Esto demanda abordar temas con base en modelos simplificados. Pero la realidad siempre es, como sabes, más compleja.

En el artículo anterior dimos recomendaciones para mejorar la gestión, que pueden ayudar a avanzar entre las etapas que definimos para las empresas. Te dejo el enlace del artículo, por si aún no lo has leído.

Gestión de pymes. ¿Qué puedes hacer para mejorar? En el artículo se comparten algunas recomendaciones para mejorar las áreas funcionales, estando en cualquier etapa, que se vayan desarrollando en la empresa.

Por supuesto, las etapas o ciclo de vida de las empresas también son simplificaciones necesarias para dar orden a las ideas y poder sugerir qué hacer y cómo hacer la gestión.

Si ya tienes una empresa en marcha, podrás apreciar con claridad la importancia de conocer las etapas por las que puede pasar una organización y las áreas funcionales que debería desarrollar en cada una.

Está claro que lo que aquí comentamos no pretende ser exhaustivo. Son referencias con base en la experiencia y lo publicado en este blog (¡son cientos de artículos que puedes aprovechar para aprender más sobre gestión!).

¿Qué es una pyme?

Al buscar en la web, podrás encontrar muchos estudios y definiciones de pymes, con base en diversos criterios. Pero la idea es darte una definición sencilla…

El término pyme proviene de las siglas de pequeña y mediana empresa. Por el uso extendido, el acrónimo PyME pasó a utilizarse como un nombre común. Por ello encontrarás diversas formas en su grafía.

En resumen, todas las definiciones hacen referencia a empresas pequeñas o medianas, en cuanto al volumen de ingresos, valor del patrimonio y número de trabajadores. Los límites para diferenciarlas respecto a los ingresos o al número de trabajadores varían de un país a otro.

El criterio más utilizado para caracterizar a las pequeñas y medianas empresas es el número de trabajadores. En algunos casos también se hace la distinción para empresas micro o de menos de 10 trabajadores. Por lo que es común encontrar el término MiPyME (acrónimo de “micro, pequeña y mediana empresa”).

Entonces, la pyme es una empresa con características distintivas, y tiene dimensiones con ciertos límites ocupacionales y financieros prefijados por los entes gubernamentales.

Pymes: una clasificación básica para la gestión

El criterio más utilizado para caracterizar a las pequeñas y medianas empresas es el número de trabajadores

Las pymes son unidades productivas con lógicas, culturas, intereses y un espíritu emprendedor específico. Son entidades independientes, que están prácticamente excluidas del sector industrial, por las grandes inversiones y por las limitaciones que impone la legislación en dicho sector.

Pymes: una clasificación básica para la gestión

Para establecer criterios de qué hacer y cómo gestionar en las empresas, de manera particular en las pymes, nos planteamos 4 tipos de empresas:

  • Empresas de producción o fabricación, en las que se pueden incluir la agricultura, pesca y ganadería.
  • Empresas de distribución y venta entre empresas (B2B).
  • Venta al por menor de productos y servicios.
  • Servicios profesionales entre empresas.

Esta clasificación permite establecer diferencias en los tipos de empresas respecto a qué hacer y cómo hacer la gestión, mientras pasa por las etapas o ciclo de vida.

Una primera cuestión es el papel del empresario en las diversas etapas. Como ya hemos comentado, en las primeras etapas, es el responsable de todas las actividades. Por eso lo denominamos el hombre orquesta.

Pymes: una clasificación básica para la gestión

El empresario, en las primeras etapas, es el responsable de todas las actividades. Por eso lo denominamos el hombre orquesta.

Durante las 3 primeras etapas (la idea, puesta en marcha o travesía del desierto y funcionamiento regular), el empresario está, casi siempre, solo o con apoyo de los socios. Es difícil que cuente con personal contratado, salvo casos excepcionales. Lo típico es que no haya suficientes recursos para contratar personal.

Son etapas en las que el propósito es “sobrevivir” y mantenerse a flote, hasta alcanzar clientes y facturar. Una característica puede ser el caos, aunque estará “bajo control” del empresario.

Etapa: la IDEA de negocio

En esta etapa el emprendedor está buscando validar la idea, sobre todo si es novedosa. No hay áreas funcionales iniciadas.

No hay diferencias en cuanto al tipo de empresa. Ya sea que se trate de fabricación, distribución B2B, ventas al menor o servicios profesionales, la idea hay que “pulirla” y buscar referencias para dar el paso de ponerla en marcha. El modelo canvas es una buena herramienta para esta etapa.

Etapa: la puesta en marcha

Parte del esfuerzo en esta Etapa lo dedicas al papeleo para crear una figura o sociedad acorde con el tipo de empresa.

Este papeleo no debe tomarse a la ligera. Una mala decisión puede acarrear problemas en el futuro.

Pymes: una clasificación básica para la gestión

Durante la etapa de la idea de negocio, debe establecer qué tipo de empresa registrará

Así que debes preguntarte qué tipo de figura es más conveniente para el desarrollo de la idea. Tomar una buena decisión en la puesta en marcha evita dolores de cabeza más adelante.

Para conocer más sobre este punto, te recomiendo que leas en algún momento el siguiente artículo:

Organización, figura jurídica, producto y marca. ¿Diferencias estos términos?

Es un período en el que hay gastos y ningún ingreso. Hay preguntas claves como: ¿valdrá la pena el esfuerzo?, ¿se tiene la capacidad para hacerlo?

En esta etapa hay diferencias claves en los 4 tipos de empresas. Por ejemplo, en las empresas de producción o fabricación y en las de distribución y venta entre empresas (B2B), es necesaria cierta infraestructura o planta. Aún en el caso de una fábrica de donas. No hablemos de una fábrica de hornos industriales.

Algunas referencias.

Como ejemplo de una fábrica tenemos el caso de JM Sports, comentado en este blog. Es un caso que te invito a revisar a través de este enlace: ¿qué es un proceso y cómo se implementa. Experiencia en JM Sports?.

Pymes: una clasificación básica para la gestión

Marca Franelas JM, de JM Sports

Si se trata de una empresa de ventas al por menor de productos y servicios, probablemente la planta sea más sencilla y rápida de poner operativa, que una fábrica. Por supuesto, esto es relativo.

En el caso de una empresa de servicios profesionales (B2B), las primeras etapas, una vez aclarada la idea, son relativamente fáciles de superar. Un ejemplo claro es la experiencia comentada de Geosama.

Los 4 socios de Geosama definieron la idea de negocio y buscaron potenciales clientes, mientras organizaban una oficina cómoda. En poco tiempo ya estaban trabajando en su primer proyecto. Ya tenían un cliente.

Pymes: una clasificación básica para la gestión

Fundadores de Geosama, empresa consultora en geología aplicada

En este caso, las etapas de la idea y puesta en marcha fueron superadas de manera rápida, sin costes altos. La clave estuvo en la experiencia del equipo y la claridad del objeto de la empresa que iniciaban.

Es de esperar que la puesta en marcha de una empresa del tipo servicios profesionales sea más sencilla que el caso de una fábrica, por ejemplo. Lo que se evidencia al comparar las experiencias de JM Sports y Geosama.

Etapa: funcionamiento regular

Una empresa en funcionamiento regular no ha alcanzado la estabilidad. Acá nos referimos a regular, en el sentido de que la empresa tiene clientes y logra facturar. Es decir, tiene ingresos. El producto o servicio comienza a ser comprado con regularidad.

Aunque al principio tales ingresos no cubran los gastos de funcionamiento, los costos e inversiones que se estén realizando, es un paso esencial para la empresa.

Pymes: una clasificación básica para la gestión

Una empresa en funcionamiento regular no ha alcanzado la estabilidad.

En muchos casos, y según el tipo de pyme, el empresario estará atendiendo gran parte o todas las tareas y decisiones.

Ya en esta etapa hay áreas funcionales en desarrollo. Por ejemplo, facturación, contabilidad e impuestos (área de finanzas). Son tareas ineludibles para mantener la empresa a flote.

También se estará desarrollando el área de ventas y en algunos casos, el mercadeo. Tal como ocurrió con JM Sports.

Observe cómo fue el desarrollo de algunas áreas en esta empresa estando en funcionamiento regular:

Pymes: una clasificación básica para la gestión

Desarrollo de áreas por etapas. Se muestra el cambio de la etapa puesta en marcha a funcionamiento regular

Claro está que el caso de la fábrica JM Sports tiene áreas mejor desarrolladas que otras, como el caso de producción y mercadeo y ventas.

En el caso de Geosama, el área más desarrollada en funcionamiento regular era “producción y operaciones”. Es decir, el servicio de consultoría en geología aplicada.

¿Qué áreas, además de finanzas, se desarrollan en una empresa de ventas al menor o en una empresa dedicada a la distribución B2B? – Vale la pena hacer el ejercicio para responder a esta pregunta.

Pero, ¿por qué es importante tal pregunta? – Al conocer experiencias (o modelos específicos) podrás contrastar con tu empresa. Y así tener más elementos de juicio para actuar.

Algunas consideraciones finales

Cuando la empresa supera la etapa que denominamos funcionamiento regular, la sostenibilidad depende en parte de la capacidad de organizar las actividades. Ocurre que interesantes empresas sucumben después de un ascenso sostenido, por la falta de orden y capacidad de organizar.

Es por tal motivo que en este blog se hace hincapié en la gestión. Es decir, en la toma de decisiones de manera oportuna.

En el próximo artículo seguiremos hablando de las pymes y una clasificación básica, con el propósito de tener referencias para abordar la gestión. Se trata de contextos para luego hablar de experiencias en escenarios, fáciles de seguir.

Pymes: una clasificación básica para la gestión

Pymes: una clasificación básica para la gestión

Como es natural, la gestión de las pymes demanda atender necesidades específicas en cada etapa. Es clave para el empresario descubrir qué hacer y cómo hacerlo en cada caso. Y esto varía por tipo de pymes y sectores.

Por tal razón, nuestra sugerencia es que debes enfocarte en lo importante, según la etapa. Para así optimizar el tiempo y los recursos disponibles, y superar los retos que demanda cada una.

Muchos empresarios fracasan por desviar la atención de los aspectos claves de cada “momento” de la empresa.

Para finalizar esta entrega, dejamos un ejemplo de caracterización en la Unión Europea para las pymes:

Pymes: una clasificación básica para la gestión

Umbrales referenciales. Fuente: http://www.ipyme.org

La categoría de microempresas, pequeñas y medianas empresas (pymes) está constituida por las empresas que ocupan a menos de 250 personas y cuyo volumen de negocios anual no excede de 50 millones EUR o cuyo balance general anual no excede de 43 millones EUR». Extracto del artículo 2 del anexo de la Recomendación 2003/361/CE.

Es todo por ahora. ¡Hasta la próxima entrega!

Comentarios

Comentarios

Más de Gestión general

Recibe un resumen de nuestros mejores artículos y recursos GRATIS en tu email

Como tú, tampoco nos gusta el spam, por lo que solo te escribiremos 1 vez por semana

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR