¿Cómo se calcula el indicador de solvencia en una pyme?

Los empresarios exitosos utilizan indicadores de gestión. Por ser relevante, hoy nos centramos en uno de los más básicos e importantes: el indicador de solvencia.

Conocer cómo se calcula este indicador y cómo es su interpretación, es esencial para hacer seguimiento a ciertas capacidades que debe tener una pyme. 

En particular, a la capacidad de hacer frente a sus compromisos adquiridos con terceros (bancos, socios, proveedores, etc).

Con el fin de alcanzar el propósito señalado, definimos al indicador de solvencia y su relación con otros ratios importantes.

Además, explicamos cómo se calcula y la interpretación del resultado, utilizando un modelo de análisis sencillo. 

¿Cómo se calcula el indicador de solvencia en una pyme?
¿Cómo se calcula el indicador de solvencia en una pyme?

Así que iniciamos con una definición sencilla de indicador de solvencia.

Definición de indicador de solvencia

El «ratio» de solvencia mide la capacidad de la empresa para hacer frente al pago de todas sus deudas y obligaciones.

¿Qué es exactamente lo que expresa este indicador? 

Lo que pone de manifiesto este ratio es lo siguiente: responde a «si el importe de los bienes y derechos de la pyme es suficiente para cancelar todas sus deudas y obligaciones», con un nivel de riesgo adecuado.

Para ello, toma datos clave del balance de situación o balance general de la empresa, para un momento dado.

¿Cuáles son esos datos clave?

¡Fácil!, toma las partidas del activo y del pasivo, relacionándolas con un simple cociente (de allí, el término razón o «ratio»). 

Activo y pasivo de una empresa (ecuación fundamental)

Como ya sabrás con seguridad, activo y pasivo en un balance de una empresa se refiere a:

  • activo: conjunto de bienes y derechos (lo que la empresa tiene); y 
  • pasivo: deudas y obligaciones (lo que la empresa debe).

Para el caso de la solvencia, son estos dos valores los que se toman. Porque son los dos únicos que interesan: bienes y deudas.

Recuerde que un balance de situación refleja 3 valores: activo, pasivo y patrimonio. 

El balance de situación es uno de los informes financieros clave de la empresa y, como tal, resulta necesario para analizar o determinar su situación.

El activo siempre tiene que sumar lo mismo que el pasivo y el patrimonio neto. De lo contrario, ¡el registro contable de todo lo que afecta el patrimonio tiene problemas!

Activo = Pasivo + Capital (Patrimonio o Fondos propios)

Activo = Pasivo + Capital (Patrimonio o Fondos propios)
(A = P + C)

En este caso, el patrimonio, que es la otra «masa patrimonial» que forma el balance de situación, no se tiene en cuenta para calcular el ratio de solvencia.

¿Por qué esta relación (A = P + C) debe cumplirse?

Porque el dinero no puede desaparecer por arte de magia. Y tampoco puede aparecer de la nada. Por ello, se trata de una ecuación fundamental…

Por ejemplo, todo lo que se adquiere, como un préstamo (pasivo) debe estar invertido en algo (activo). En otras palabras, todo el dinero invertido (activo) debe provenir de alguna parte (pasivo).

¿Cómo se calcula e interpreta el indicador de solvencia?

a. Fórmula para calcular el indicador:

Indicador de solvencia = Total Activo / Total Pasivo

  • El activo total engloba tanto al activo no corriente como al activo corriente.
  • El pasivo total está integrado por el pasivo corriente y el pasivo no corriente.

b. Interpretación del «ratio» y ejemplos:

El ratio de solvencia indica cuántos euros tiene la empresa, entre bienes y derechos, por cada euro que tiene de deuda. 

Por ejemplo, si al medir el «ratio» de solvencia obtienes que es de 2, quiere decir que la empresa cuenta en su activo con 2,0 euros por cada euro que tiene de deuda. 

Un resultado de 2,0 (que parece ser un «buen» margen de solvencia), ¿es lo ideal como índice de solvencia?

¿Cómo se calcula el indicador de solvencia en una pyme? 2
¿Qué valor se considera óptimo para el «ratio» de solvencia?

c. Valores «óptimos»:

El mismo valor de un «ratio» puede ser muy adecuado para unos casos y nada pertinente para otros.

Por ello, la solvencia de una empresa, entre otros ratios o razones, debe mirarse en su contexto.

Porque cada empresa tiene sus características y objetivos empresariales, y funciona dentro de un sector con sus propias particularidades.

Una de tales particularidades es, por ejemplo, la localización geográfica de la empresa. Hay entornos más o menos desfavorables, por lo que los valores «óptimos» pueden cambiar de manera importante.

En cualquier caso, los expertos en la materia señalan ciertos resultados como valores óptimos y adecuados para las empresas, en general.

Para el «ratio» o indicador de solvencia, suelen establecer un valor óptimo en torno al 1,50. De esta forma, tenemos lo siguiente:

  • Si el resultado es inferior a 1,50, podemos interpretar que el nivel de solvencia de la empresa no es suficiente. Y mientras más bajo sea, más desconfianza generará en los acreedores o posibles acreedores. 
  • Si el resultado es superior a 1,50, la posición de los acreedores estará fortalecida. Sin embargo, en algunos sectores podría señalar que existe exceso de activos improductivos. Lo que es para nada, aconsejable.

Por tal motivo, como indicamos en este y otros artículos relacionados con indicadores de solvencia, el contexto es clave al evaluar los resultados de la empresa.

Es clave que diferenciemos a los indicadores de liquidez y solvencia...
Es clave que diferenciemos a los indicadores de liquidez y solvencia…

d. Diferencia entre solvencia y liquidez:

Una distinción importante es que solvencia financiera no implica liquidez. Es decir, tu empresa puede ser solvente y no tener liquidez. 

Esto es clave en muchos casos, en la evaluación de nuestra empresa por terceros.

Observe que podríamos hablar de solvencia a corto plazo y solvencia a mediano y largo plazo.

En el artículo sobre el indicador de liquidez, explicamos que este toma solo aquella parte del activo que corresponde al circulante o corriente (existencias, cuentas por cobrar, disponibilidad en caja y bancos). 

El cálculo del índice de liquidez brinda información sobre cuántos euros tiene la pyme en bienes del activo corriente, por cada euro que tiene de deuda a corto plazo.

Es claro que una empresa solvente, pero sin liquidez, puede tener problemas serios para funcionar. En algunos sectores, esto es un aspecto crítico.

Por ejemplo, si tienes una empresa de construcción y debes pagar la nómina al finalizar cada semana, ¿qué podría pasar si no tienes liquidez? 

Tal vez puedas recurrir a un endeudamiento, lo que es válido. Pero si esto se repite, podrías tener problemas a la larga.

En tal sentido, manejar el riesgo de liquidez en nuestra empresa, también es un elemento dentro del contexto de la «solvencia del sistema».

Así que una pregunta para ti es, ¿cómo está la liquidez y solvencia en tu pyme? ¿Son las idóneas?

Conclusiones

El balance de situación es un documento o informe financiero que muestra los activos, los pasivos y el patrimonio neto con que cuenta una empresa en un momento específico.

A partir del mismo podemos realizar diversos análisis. Uno de ellos, importante en todos los casos, es el de la capacidad de la pyme de hacer frente a sus deudas en el corto, mediano y largo plazo.

A simple vista, al observar la ecuación: «Activo = Pasivo + Patrimonio«, ¿qué pasa si el pasivo supera en mucho al activo?

Cuando el pasivo supera en valor al activo en una empresa, tendremos un valor negativo para el Patrimonio.

Es cuando, técnicamente hablando, desde un punto de vista contable, estamos en quiebra. En tal caso, el ratio de solvencia será menor que 1,0. 

¿Cómo se calcula el indicador de solvencia en una pyme?
¡No pierdas de vista a tus indicadores de solvencia!

En tal sentido, es importante hacer seguimiento al indicador de la solvencia de la empresa. Luego, según su contexto, se irán sacando conclusiones de si el resultado y su evolución es el idóneo.

Por otro lado, el índice de solvencia debe ser calculado y analizado junto con otras métricas, como lo es por ejemplo, el índice de liquidez.

La situación financiera de una empresa se evalúa con un conjunto mínimo de indicadores, que den cuenta de su «salud…».

Y no solo nos referimos a indicadores financieros, sino también a otros tipos de indicadores, relacionados con ventas, producción, calidad, etc. 

Para seguir aprendiendo sobre indicadores financieros y de gestión, continuaremos publicando ejemplos, lecturas y experiencias, para apoyarte en tu gestión. ¡No te los pierdas!

Y por lo pronto, para conocer más sobre indicadores financieros, en este artículo, indicadores financieros para pymes, te brindamos definiciones, hablamos de su importancia y mostramos algunos ejemplos.

¡Muchas gracias por seguirnos!

Autor
David Polo Moya
David Polo Moya

Nacido en Madrid, de 43 años. Licenciado en Business por la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) MBA por el Instituto de Empresa en Madrid (España) e Indian Institute of Management en Calcuta (India). Emprendedor recurrente, David Polo es el fundador de Time Management, consultora de sistemas de gestión con más de 10 años de experiencia y por otro lado los blogs emprender-facil.com y gestionar-facil.com. Consultor independiente de emprendedores y empresas, en análisis, gestión y medición de datos, David Polo se enfoca en el desarrollo empresarial a través del uso de Plataformas de gestión, consultoría estrategia y de innovación y ayuda a emprendedores y empresarios. Visita mi perfil en about.me: https://about.me/davidpolomoya


2 comentarios en “¿Cómo se calcula el indicador de solvencia en una pyme?”

Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR