El caso Amazon: la gestión de almacenes automatizada

Hoy te enseñaré algo IMPORTANTISIMO: la gestión de almacenes automatizada.

Y para hacerlo todo mas sencillo me basaré en el caso de una empresa multimillonaria que seguro conoces: Amazon esto te permitirá conocer cómo lo hacen los grandes y mejorar la gestión de tu negocio.

Te adelanto lo que veremos:

ANUNCIO

-Cómo funciona el proceso de almacenes de Amazon
-Caso Amazon y la teoría del caos organizado
-La organización tipo Tetris
-Una ciudad para los robots
-Proceso de pedidos de Amazon
-¿Cómo hace Amazon para que los pedidos lleguen a tiempo?

Para comenzar quiero que conozcas algunos datos relevantes sobre Amazon como compañia. Observa:

El caso Amazon: la gestión de almacenes automatizada

Como siempre digo: todo comienza desde abajo, así que no te limites si tienes poco. Así iniciaron los grandes.

Cómo funciona Amazon

Tienes dinero que ahorraste para comprar algo por Internet.

Tomas tu dispositivo inteligente y haces una búsqueda en Amazon.

Después de varios minutos, escoges el producto, la cantidad, completas el proceso de pago y esperas a que te llegue lo que has pedido 🙂 Así de fácil

Caso Amazon: ¿Cómo funciona el proceso de almacenes?

Vamos a simplificarlo en pasos pequeños:

  1. El artículo llega al almacén
  2. Se fotografía con ciertos estándares para ser subido a la página web.
  3. El artículo es escaneado para registrarse en el sistema
  4. El artículo se agrega a la página web de Amazon
  5. El artículo se mueve a un estante donde es escaneado para registrar la ubicación

Parece bastante lógico, ¿cierto?

La innovación que ha incluido el caso Amazon es el uso de sus robots para hacer llegar los artículos a los trabajadores en lugar de hacer que ellos caminen hacia los estantes.

¿Da un poco de miedo, cierto?

Y a quién no, si Pictoline publicó hace días esta imagen:

El caso Amazon: la gestión de almacenes automatizada

No te asustes, el tema de hoy no trata sobre si los robots van a quitarte o no tu empleo, sino de cómo se han logrado a usar para hacer el trabajo más sencillo.

Para entender el caso Amazon, vamos a refrescar lo que anteriormente había explicado en la gestión de almacenes en 10 pasos prácticos. En este artículo, te había dicho que la distribución de tu almacén sería algo como esto:

El caso Amazon: la gestión de almacenes automatizada

Sin embargo, el caso Amazon usa un sistema un poco “distinto”:

Caso Amazon y la teoría del caos organizado

El caos organizado de Amazon se basa en la premisa de que no necesitas tener todos los artículos similares juntos (no los organiza ni por categorías, ni marcas, ni etiquetas).

Es decir, todos los artículos se reparten en distintos sitios del almacén para que estén a la mano siempre. Lo que hace el robot es identificar cuál es la ubicación más cercana del artículo que se busca y llevárselo al personal.

Este tipo de organización también significa que no te puedes confundir al tomar los artículos pues los que están alrededor son completamente distintos.

Según Amazon, en la gestión de almacenes convencional un empleado puede llegar a caminar hasta 1.2 kilómetros al día (solo buscando los pedidos).

Lo que hace posible que Amazon pueda organizar sus productos de esta manera es un potente (y carísimo) software Quiet Logistics de etiquetado y geolocalización de cada producto para que la computadora sepa en todo momento dónde están sus productos y cuándo y a dónde se mueven.

La organización tipo Tetris

Amazon tampoco se pone quisquilloso a la hora de organizar los artículos. De hecho la norma que usan es tipo Tetris: “ocupar todos los espacios vacíos” que encuentren.

El empleado es quien elige dónde va a ir el nuevo producto que quiere almacenar. Lo único que tiene que hacer es escanearlo para informarle al robot la ubicación.

Una ciudad para los robots

Los almacenes de Amazon (por lo menos del de Boston, Estados Unidos) tienen el equivalente a 54 campos de fútbol americano (o lo que es casi 25 000 m²). Con este gran espacio lo que ha hecho Amazon es diseñar calles para los robots y especificar áreas en las que solo los robots pueden pasar.

Por suerte, los robots cuentan varios sensores que detectan obstáculos y que son vigilados por un controlador que miran que todos estén cumpliendo correctamente su función.

Una armada de “minions naranjas” (Betty-Bots)

Por supuesto, hablamos de que los estantes vengan a ti en lugar de tú ir hacia ellos y esto lo hacen posible los robots del sistema Kiva (comprado por Amazon Robotics).

Así se ve uno de estos pequeños “minions naranja” de Amazon:

El caso Amazon: la gestión de almacenes automatizada

En un espacio de 25 mil metros cuadrados existen 200 robots que ayudan a 400 empleados a preparar entre 10 000 y 20 000 pedidos cada día.

Otro dato curioso de los robots: ellos mismos son capaces de detectar cuando tienen batería baja e ir por su propia cuenta a la estación de recarga más cercana.

Así es el proceso de pedidos

Cuando alguien hace clic en comprar, el sistema automatizado se encarga de ubicar el producto y llevarlo a donde están los empleados (humanos).

Estos se encargan de escanearlo nuevamente para generar la factura, introducirlo en la caja para que sean enviados por las cintas transportadoras que clasifican los pedidos por peso, tamaño, destino y compañía de envío (UPS, DHL, SEUR, etc.) listos para ser enviados a cualquier parte del mundo.

¡Genial! 🙂

Ahora un dato curioso:

Desde que una persona hace clic hasta que el pedido se sube al transporte de envío pasan 15 minutos.

El caso Amazon: la gestión de almacenes automatizada

Esto es un gran avance en eficiencia de negocios porque según el mismo Amazon, el uso de los robots ha reducido el proceso de selección de pedidos de 90 minutos a 15 minutos.

¿Cómo hace Amazon para que los pedidos lleguen a tiempo?

Según Paul Zwillenberg, (del Boston Consulting Group) el secreto está en ubicar los almacenes distribuidores justo al lado de los aeropuertos. Parece lógico, cierto.

Mira este reportaje de 2 minutos que hable sobre los robots de Amazon:

Los robots de Amazon

En España, también hay un centro de distribución de pedidos de Amazon ubicado en Madrid. Específicamente en el municipio San Fernando de Henares que tiene 4.3 millones de artículos en 32 metros cuadrados y 400 empleados.

Sigue leyendo:

Sigue leyendo más…

Autor
David Polo Moya
David Polo Moya

Nacido en Madrid, de 43 años. Licenciado en Business por la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) MBA por el Instituto de Empresa en Madrid (España) e Indian Institute of Management en Calcuta (India). Emprendedor recurrente, David Polo es el fundador de Time Management, consultora de sistemas de gestión con más de 10 años de experiencia y por otro lado los blogs emprender-facil.com y gestionar-facil.com. Consultor independiente de emprendedores y empresas, en análisis, gestión y medición de datos, David Polo se enfoca en el desarrollo empresarial a través del uso de Plataformas de gestión, consultoría estrategia y de innovación y ayuda a emprendedores y empresarios. Visita mi perfil en about.me: https://about.me/davidpolomoya