¿Cómo se forman los valores de la empresa?

¿Sabes cómo se forman los valores de la empresa?

Cuando se está emprendiendo, pocos se detienen a pensarlo, pero es necesario definirlos y ponerlos en práctica.

Claro, porque los valores guían toda actividad de la empresa, dentro y fuera de ella, con clientes y relacionados, e incluso, con el entorno.

Así, cuando ocurren situaciones que intentan desviar el rumbo de la empresa, los valores de la empresa son la fuerza para retomarlo.

¿Notas su importancia?

Antes de ser enunciados formalmente, los valores de la empresa ya existen. Están en la esencia, desde el momento en que surge la idea de un negocio, y a la vez, durante su existencia, se van perfeccionando.

¿Cómo?

Te invitamos a descubrirlo, porque hoy:

  • Aprenderás qué son los valores de la empresa, su significado y relevancia.
  • Sabrás cómo se forman los valores de la empresa.
  • Y tendrás ejemplos de cómo se forman los valores de la empresa.

Empecemos por despejar dudas…

¿Qué son los valores de la empresa?

Los valores de la empresa son las razones que marcan el cómo hacer las cosas dentro de una organización, muchas veces sin ser percibidas.

Son los elementos que guían y establecen toda actuación, siendo claves en la toma de decisiones.

Por eso, son válidos y de cumplimiento necesario para todos los integrantes de la empresa, ya sean propietarios, directivos o colaboradores.

Además, los valores de la empresa, están alineados con la misión y la visión, y de ese modo, lo aprecian los clientes y se ve reflejado en el entorno.

Porque combinan elementos tangibles, emocionales y lógicos, para crear experiencias satisfactorias, dentro y fuera de la empresa.

Ya sea que estén declarados o no, los valores de la empresa incluyen lo ético, lo moral y lo empresarial.

Fácilmente lo puedes ver dedicando unos minutos a este vídeo que te recomendamos.

Teniendo esto claro, debemos agregar que los valores de la empresa representan un sistema de control, de tracción, que la moviliza y por tanto debe ser compartido y cumplido por todos.

Ahora, respondamos…

¿Cómo se forman los valores de la empresa?

Con lo dicho hasta ahora, podemos afirmar que todas las empresas, se mueven apoyadas en sus valores, estén expresados o no. Se tenga consciencia de esto o no.

Lo es, porque desde el momento en que el negocio está naciendo, cuando es solo una idea, quienes lo están definiendo, van marcando su identidad, en el cómo hacer las cosas.

Entonces, vemos que surgen primero de lo individual, de lo personal, de quien o quienes crean la empresa, y lo proyectan en ella.

A esto, se le suman la influencia del entorno y la experiencia que la empresa misma, de acuerdo a las situaciones que se le presentan, al tomando decisiones, perfila sus propios valores.

Interesante ¿verdad?

Vamos a ver en detalle cómo se van formando los valores de la empresa:

¿Cómo se forman los valores de la empresa?

1. Se forman a partir de los valores personales:

Podemos decir que los valores de la empresa se forman a partir de los valores personales de quienes la originan. Y estos a su vez, estos han surgido de la familia.

Por esta razón, contienen una importante carga emocional, que combina lo ético, lo moral, presente a lo largo de la vida de la empresa.

Hablamos de valores como la honestidad, el respeto a las leyes, la transparencia.

De la familia vienen también la formación y las capacidades, que se evidencian en la responsabilidad, la puntualidad, el profesionalismo.

A lo que se sumen principios de convivencia interna, de la familia. Como el afecto, el respeto, la tolerancia.

En fin, son creencias individuales, que vienen de la familia, pasando a ser base perdurable en los negocios, para fundar y mantener la confianza entre socios, en los proveedores, colaboradores y clientes.

Te presento tres:

Pasión. Es la fuerza de inicio, la que motiva a hacer las cosas, y sostiene el crecimiento de la empresa.

Honestidad. Está en la verdad. Implica ser honestos dentro y fuera de la empresa. Es un valor perdurable a lo largo de su existencia.

Arraigo: Cumplido al ser fieles a su lugar de origen, para establecerse, crecer y consolidar la empresa.

Sigamos con los otros elementos que determinan la formación de los valores de la empresa…

2. Reflejan el entorno social:

Vale decir, que surgen del intercambio diario. Se manifiesta en valores universales, humanos, religiosos, inclusive en los estéticos.

Combinan lo ético y lo social, al seguir las disposiciones legales.

En esta parte, podemos citar valores como:

La resolución. Como la capacidad de dar respuesta a las múltiples situaciones que pueden presentarse en la relación de la empresa con su entorno.

La solidaridad. Cumplida con hechos, en el dar y el recibir, sin causar perjuicios, por ejemplo, al ambiente. Implica actuar sin intereses ocultos.

Pero además los valores…

3. Vienen de la misma empresa:

Lo intelectual, lo profesional y lo económico (lo material), expresan valores que se forman dentro de la empresa, con la actuación de quienes hacen vida dentro de ella, con el sentido de pertenencia, y la identificación con la misma.

A la hora de atender diferentes situaciones, cuando hay que tomar decisiones, se van formando los valores de la empresa, se ponen en práctica, para salir a flote, para retomar el camino,

Pero además, hay valores que se espera tenga cada aspirante a formar parte de la empresa.

No podemos dejar de resaltar, que en lo interno, los valores transmitidos y formados en la empresa, orientan la toma de decisiones y evitan conflictos.

Por eso, se dice que los valores de la empresa, en sus inicios, desde la etapa de idea, hasta la de crecimiento estable, son más el reflejo personal de quienes la integran y la personalidad propia de la empresa.

Algo muy importante:

Aunque los valores de la empresa son perdurables y no admiten excepciones, pueden evolucionar, ser revisados periódicamente, evaluando su cumplimiento.

Además de sumar aquellos que en la práctica se determinan necesarios.

De esta manera, la experiencia de quienes son parte de la empresa, forma valores como:

Mirar diferente. Precisa tomar la distancia adecuada para hallar las soluciones, que muchas veces por ser obvias, pasan desapercibidas.

Sensatez. Se basa en el buen juicio, la prudencia y la madurez que da la experiencia, al vincularse con clientes, relacionados y el entorno.

Entonces, dentro de la empresa, los valores no sólo se forman con el ejemplo, sino también con el reconocimiento a los colaboradores.

Al incluirlos en actividades de formación, al monitorear el comportamiento de las personas en sus labores y ante diferentes situaciones…

Pero también al promover a quienes destacan en el cumplimiento, o despedir a quienes no tienen en cuenta los valores de la organización.

Esto, nos lleva a hablar de

Los valores y la cultura empresarial

¿Ya ves?

Todo se suma para conformar la cultura empresarial, proyectada en la imagen y la personalidad de la organización.

Entonces, una empresa que crece alcanzando la etapa de expansión, va ajustando sus valores, según las mismas circunstancias.

Y al evolucionar, se centra en valores más generales.

Porque mientras cumple su misión, se acerca a cumplir con su visión, y sus valores cambian para ser más estandarizados.

Comunes con otras empresas, de características similares, aunque sean de sectores diferentes, si hacemos la comparación.

Por supuesto, eso no cuestiona el ser y hacer de las grandes empresas. Las convierte en modelo a seguir.

Justamente, porque crecen, se expanden, y durante ese camino recorrido, comparten y siguen los valores iniciales, dados por sus líderes, quienes le han dado identidad y reputación, para hacerlas únicas.

Aquí podemos citar valores como:

Excelencia. Marcan la vida de la organización, al ser aquello que se quiere alcanzar con la mejora continua. Así, se llega a una meta y se avanza hacia otra, superando siempre lo que ya se ha alcanzado.

Innovación. Como el motor que garantiza oportunidades, a la hora de responder ante el cambio exigido por el tiempo y las circunstancias.

No está de más que conozcas otros Valores Emprendedores ¡La base para el éxito que debes tener!

Ahora, veamos cómo se han formado los valores en algunas empresas.

¡No te lo pierdas!

Ejemplos de cómo se forman los valores de la empresa

Ya sabes que los valores de las empresas evolucionan con el tiempo, con la experiencia de las personas en la toma de decisiones y en el camino recorrido por las empresas mismas, influyendo en todo esto, el liderazgo de quienes comparten esos valores.

Lo podemos ver es estos casos:

Empresa productora y distribuidora La Cosecha

Una micro empresa dedicada al rubro cacao, cuyo propietario Antonio Gómez, más allá de la parte técnica, practica lo aprendido en su familia.

Los valores de su empresa, se manifiestan en el empeño por conseguir la calidad máxima, el trabajo en equipo, y la preocupación por la salud de las personas y el ambiente sano.

Enmarcado todo por el arraigo, tanto a lo aprendido en la familia como por el lugar de donde es, vive y trabaja.

Empresa de servicios de alojamiento Sueño & Descanso

El hostal para turistas y viajeros que esperan por conexiones aéreas, que se ha adaptado a su entorno, con valores como la rapidez, necesaria para dar el apoyo que requieren sus clientes.

Oportunidad en la que practican otro valor, nacido en su interior, a partir de la actuación del equipo de trabajo, como lo es la fiabilidad.

Así, dan confort y confianza a sus clientes.

Al final…

Ya viste has aprendido cómo se forman los valores de la empresa.

Sabes que están presentes desde la etapa de idea, y se van construyendo a lo largo de su existencia, a partir de la relación de sus integrantes y con el entorno en que se ubica.

Por eso evolucionan, pasando de ser unos valores más parecidos a los personales para adoptar otros más estandarizados. Eso sí, sin perder su esencia, siendo todos válidos, además de necesarios.

Por eso, es válido decir que: familia, entorno y la misma empresa, van formando manera espontánea, los valores reflejados en la cultura empresarial.

Si ya tienes tu empresa, compara los valores iniciales con aquellos formados a lo largo del tiempo y lo comprobarás.

Notarás que los elementos tangibles, los lógicos y las emociones, están presentes en los valores practicados dentro de la empresa y proyectados fuera de ella.

Y como sabes que quieres aprender más de este tema, no te pierdas las dos partes de nuestro post:

Gracias por leernos.

¡Hasta la próxima!

Autor
David Polo Moya
David Polo Moya

Nacido en Madrid, de 43 años. Licenciado en Business por la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) MBA por el Instituto de Empresa en Madrid (España) e Indian Institute of Management en Calcuta (India). Emprendedor recurrente, David Polo es el fundador de Time Management, consultora de sistemas de gestión con más de 10 años de experiencia y por otro lado los blogs emprender-facil.com y gestionar-facil.com. Consultor independiente de emprendedores y empresas, en análisis, gestión y medición de datos, David Polo se enfoca en el desarrollo empresarial a través del uso de Plataformas de gestión, consultoría estrategia y de innovación y ayuda a emprendedores y empresarios. Visita mi perfil en about.me: https://about.me/davidpolomoya


Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Su privacidad es importante para nosotros. Con su acuerdo, nosotros utilizamos cookies o tecnologías similares para alamacenar, acceder y procesar datos personales, como su visita en nuestro sitio web. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento, haciendo clic en Política de cookies. Nosotros hacemos el siguiente tratamiento de datos: Almacenar o acceder a información en un dispositivo. Anuncios y contenido personalizados, medición de anuncios y del contenido, información sobre el público y desarrollo de productos, datos de localización geográfica precisa e identificación mediante las características del dispositivo.

Cerrar