¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

.

Cada vez escuchamos más las palabras “verdes” como sostenibilidad, ecoeficiencia y gestión ambiental en las empresas.

Uno de los errores que cometemos es pensar que la gestión ambiental solo está destinada para las grandes empresas petroleras o de energía que destruyen el ambiente.

Pensamos que los pequeños negocios contaminan muy poco y en caso de que quieran ayudar su aporte no será muy significativo.

Pues déjame decirte que nada más alejado de la realidad.

Cualquier tipo de empresas sin importar su tamaño puede contribuir con su ayuda al medio ambiente con la implementación de un sistema de gestión ambiental, conocido  también por sus siglas SGA.

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

Pero para hablarte de la gestión ambiental en una pequeña empresa es necesario que entiendas…

¿Es necesario que una empresa pequeña se preocupe por el medio ambiente?

¡Claro que sí!

Mira esta infografía animada de Pictoline que simplifica la explicación del calentamiento global:

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

La gestión ambiental en tu pequeño negocio significa que debes usar mejor tus recursos.

Controlas los residuos no aprovechados, ahorras al usar la energía que consumes y disminuyes el impacto ambiental.

Esta nueva forma de trabajar no solo ayuda al medio ambiente para que sigamos viviendo aquí, sino que también reduce tus costos y te hace mucho más rentable al pasar los años (algunos le llaman ecoeficiencia).

Además, tu empresa no está sola (aunque lo creas).

El entorno es muy importante para hacer negocios y éste influye siempre en el comportamiento de cualquier empresa…

Como puedes verlo en la siguiente imagen:

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

Mira este pequeño ejemplo de gestión ambiental a pequeña escala…

Experiencia de gestión ambiental:

La agencia de publicidad ecológica, Eco Pro, decidió reemplazar los focos incandescentes y fluorescentes de 40 watts por los de 36 watts.

A la hora de pagar la factura de la electricidad se dieron cuenta que el monto era muy bajo. Habían invertido € 440 y ahorraron € 5 600 en un año.

Además, Eco Pro es una de las empresas que casi no usa papel y cuando lo hace en reciclado en casi su totalidad.

También cambiaron los tipos de tinta ecológicas (que no son más caras que las convencionales) y tratan sus propios residuos líquidos.

Veamos claramente cuáles son las ventajas que puedes aprovechar de una gestión ambiental….

6 Beneficios de implementar una gestión ambiental

Pueden haber muchos más beneficios con la gestión ambiental, pero te puedo resumir estos:

a. Reduces costes con la optimización de procesos y el mejor uso de materias primas y energías.

En la actualidad hay muchos productos alternativos y ecológicos que cuestan igual o más baratos que los convencionales.

Por ejemplo, un salón de peluquería puede usar productos eco amigables, puedes cambiar su iluminación pintando con colores claros para aprovechar la luz del día.

b. Incrementas la reputación de tu empresa

Sobre todo entre la nueva generación de consumidores que se asoman (milénicos y generación Z) que son más amigables con el medio ambiente.

De hecho, ahora los consumidores dan más peso a las marcas preocupadas por el ambiente, los procesos de producción y la reducción de emisiones tóxicas.

Si aplicas la gestión ambiental en tu negocio, solo abrirás tu abanico de posibilidades a una serie de clientes que ‘desean’ marcas más verdes.

c. Puedes acceder a mercados internacionales

La reputación de tu empresa es vital a la hora de extender nuevos negocios.

Un ejemplo claro de esto es la norma ISO 14001 (muy ligada a la gestión de calidad) y que es ampliamente aceptada en todo el mundo como un estándar de gestión ambiental responsable.

Cuando obtienes estos tipos de certificados ecológicos, tienes un paso más de ventaja sobre tus competidores porque tienes otro valor agregado que ofrecer a tus clientes.

d. Conoces la legislación de tu país y evitas multas

A veces no solo basta con tener ganas. Cada día más países se suman a la legislación ecológica que obliga a las empresas a cuidar más su cadena productiva para tratar mejor al medio ambiente.

e. Tus empleados estarán más contentos

Imagina que tienes una carpintería mediana. Como los residuos de la madera y los químicos que se usan son dañinos para tus empleados, tendrás que cubrir el cuidado de su salud.

No obstante, si aplicas la gestión ambiental a pequeña escala puedes evitar tener que gastar tanto en servicios médicos y tus empleados se sentirán más cómodos trabajando en un lugar que no atenta contra su salud.

Por ejemplo, puedes hacer modificaciones en tu local para mejorar la circulación del aire, para aprovechar la iluminación y para implementar un sistema que no derrame desperdicios tóxicos.

Si a eso le sumas el uso de bombillos LED, un plan de mantenimiento y un control de calidad verás que tu pequeño negocio ahorrará mucho más de lo que piensas.

f. Tienes más acceso a financiamiento

Míralo de esta forma: una pequeña empresa casi sustentable, que ahorra y es productiva al mismo tiempo, que está abierta a nuevos mercados verdes, que respeta las leyes, que posee certificados de gestión ambiental y que tiene un buen clima laboral es un buen síntoma de que es un buen lugar para poner el dinero.

Además, la tasa de intereses en los préstamos baja y también puedes optar por una reducción de impuesto (como el caso de las empresas que generan su propia energía).

¿Lo ves?

Parece que las ventajas son muchas por donde se le miren…

Todo suena muy bonito, pero ¿cómo aplicas la gestión medio ambiental en tu pequeño negocio?

Vamos por partes…

Lo primero que debes saber es:

¿En qué puede afectar tu negocio al ecosistema?

Tu pequeña empresa puede afectar al medio ambiente según:

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

  • Mal uso y consumo de materias primas, del agua y de energía.
  • Emisiones a la atmósfera de ruido, de emisiones tóxicas, de mal olor, etc.
  • En el resultado de sus productos, subproductos, residuos, desechos peligrosos y no peligrosos.
  • Accidentes o derrames.
  • Modificar el ecosistema.

Sabemos que una pequeña empresa, como una ferretería o una panadería no precisamente son responsables de tanto impacto en el medio ambiente.

Y algunas personas creen que este tipo de empresas no generan mucha contaminación como para preocuparse…

¡ERROR!

Precisamente, muchas empresas pequeñas que no se preocupan por el medio ambiente es casi lo mismo que una gran empresa que no sea responsable ecológicamente.

Vamos a ver ahora quiénes y de dónde viene la presión para implementar una política ambiental:

Factores que influyen en la gestión ambiental:

Hay dos tipos de factores, los externos y los internos:

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

Como te puedes dar cuenta, hay muchos factores que influyen para que las empresas se pasen a un sistema de gestión empresarial más ecológica y sustentable.

¿Te gusta la idea?

Pues necesitaremos un plan para pasarnos a la gestión ambiental, paso por paso…

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

5 Pasos para implementar la gestión ambiental en tu negocio:

Para que lo entiendas mejor, presta atención al siguiente gráfico:

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

Explicaré a continuación cada paso:

1. Define tu política medioambiental

Es fundamental que creas y defiendas tu postura de ayuda al medio ambiente. Si lo haces “por obligación” fallará cualquier sistema de gestión ambiental que implementes.

El primer paso es muy sencillo:

Tómate tu tiempo para declarar públicamente (puede ser por una nota de prensa) tu compromiso ecológico en la Misión y Visión de tu empresa.

En ella debes definir:

  • Principios.
  • Objetivos.
  • Líneas de actuación.
  • Responsabilidades.

Este documento debe ser repartido entre todos los miembros de tu equipo de trabajo y debe estar disponible para el público (desde una página web es lo más común).

#ASÍDEFÁCIL: Mira este ejemplo de política ambiental

O también puedes guiarte de la política ambiental de Renault.

Este documento es el primero en hacerse y el último en terminarse.

Aquí vas a sentar las bases de todo lo que pondrás en la planificación de tu política de gestión ambiental.

Así que te recomiendo que lo redactes recopilando todas las sugerencias de tus empleados y aliados.

Mira cómo lo hizo Eco Pro:

Eco Pro, decidió publicar en su página web y en sus redes sociales su “valor agregado” que consistía en un negocio que apoyaba la gestión ambiental, el reciclaje, el uso optimizado de la energía eléctrica y de su forma de trabajar.

Así, cualquier cliente, prestamista o abogado podía darse cuenta que la empresa tenía una filosofía verde.

Con el tiempo, Eco Pro pudo tener un acceso más fácil a financiamiento para adquirir equipos de filmación, de grabación, etc.

2. Haz un diagnóstico inicial

Toma en cuenta el cuadro impacto en el medio ambiente para empezar a hacer una revisión.

Aquí te enfocarás en identificar qué estás haciendo bien y qué estás haciendo mal.

NOTA: Es necesario que decidas si tú te encargarás de la auditoría inicial o si vas subcontratar los servicios de un especialista (Punto 4).

Ejemplo del diagnóstico:

Puedes guiarte de este cuadro:

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

Recuerda que puedes adaptar este cuadro al tipo de empresa que tengas.

Otra cosa, es necesario que leas las leyes y normas exigidas para tu empresa para que tengas otra forma de hacer la medición.

Mira cómo lo hizo Vacuno, Vacuno:

Vacuno, Vacuno es una empresa agropecuaria dedicada a la cría de ganado vacuno y distribución de sus derivados.

Esta es una empresa que no confiaba en la gestión ambiental, pero con el tiempo se dieron cuenta que implementar esta filosofía podía traerles más beneficios que ganancias.

Lo que hizo esta empresa fue bastante sencillo:

Tomaron el cuadro de diagnóstico para tener una visión actual de la empresa y detectaron que podían diseñar mejor sus procesos para aprovechar el agua, el uso de la energía eléctrica y el tratamiento de sus residuos.

Aunque tuvieron que invertir bastante dinero para hacer esos cambios, debido a la gestión verde el financiamiento no fue un problema. Y al pasar 2 años, pudieron recuperar la inversión y ahora todo es ganancias para ellos.

El siguiente punto de nuestra lista es…

3. Planifica

Ya tienes una misión y sabes cuál es el estado de tu empresa. Ahora, necesitas un plan de trabajo para corregir las fallas y mejorar las tareas que haces bien.

Debes enfocarte en:

  • Objetivos: los fines generales que expusiste en tu política medioambiental.
  • Metas: son los objetivos pero descritos de una forma en la que se pueda medir (con los objetivos SMART).
  • Indicadores: los datos que medirás para ver el resultado (medirás el CO², o la huella de carbono, el combustible consumido, etc.).

Por ejemplo:

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

 

RECORDATORIO: Debes diseñar un plan de gestión ambiental que pueda adaptarse a las nuevas exigencias, los nuevos mercados y las nuevas tecnologías.

El plan de gestión ambiental siempre va a estar cambiando (y más si haces las cosas bien).

Antes de implementar algún cambio, es necesario que tengas en mente cómo vas a rediseñar tu cadena de producción para aprovechar mejor las materias primas y los residuos.

No olvides tomar en cuenta lo que se necesita en términos de recursos humanos, adquisición de nuevos equipos, etc.

Mira cómo lo hizo Batidos y algo más:

Batidos y algo más es un pequeño negocio de batidos que decidió adoptar la gestión ambiental acorde a su presupuesto.

Planificó pequeños cambios que surgieron efecto, como:

  • Dejar de usar pajitas en su negocio.
  • Dejar de usar envases desechables.
  • Cambió sus bombillos fluorescentes por otros de bajo consumo.
  • Pintó su local con colores más claros.
  • Cambió sus hábitos de consumo eléctrico y de agua.

Con el tiempo, Carlos Flores (el dueño) comparó las facturas de servicios básicos y se dió cuenta que ahorró hasta 400 €.

Después de unos meses (y de haber ahorrado bastante dinero), Batidos y algo más decidió planificar la segunda etapa de su gestión ambienta: el cambio de artefactos que consumen menos energías, menos ruido y hasta se cambiaron por unos proveedores que contaban con certificado de origen de las frutas que necesitaba.

Todo esto, surgió efecto porque Batidos y algo más decidió también anunciar por sus redes sociales que era una empresa que apoyaba la gestión verde. Así se ganaron la confianza de los consumidores más ecologistas que  recomendaban Batidos y algo más por encima de otras empresas.

Con esto en mente, podemos pasar al siguiente punto…

4. Preparados para implementar una gestión ambiental

Para que la gestión ambiental en tu negocio funcione, debes…

  • Definir las tareas que se harán: como el cumplimiento de las normativas vigentes.
  • Disponer de los recursos necesarios para aplicar los cambios.
  • Asignar responsabilidades: establece quién hace qué y cómo lo debe hacer.

Por ejemplo, puedes asignar que el cocinero principal sea en el cargado de no dejar residuos a la hora de preparar pan en la panadería.

  • Formar a tus empleados: No todo el mundo sabe qué hacer para ayudar al medio ambiente. Así que una de tus primeras tareas es enseñarle a todo tu equipo de trabajo (aliados comerciales y clientes) cómo puede ser más ecoeficiente.
  • Asegúrate de tener una comunicación fluida donde los empleados no tengan miedo de preguntar.
  • Tener un plan de emergencia.
  • Rediseñar el plan de mantenimiento (si es necesario).
  • Hacer un cronograma en el que se establezca quién y cómo se va a medir el progreso de las acciones que has planificado.
  • Aplica sistemas de gestión ambiental (SGA) integrados: esto lo puedes conseguir con ayuda de una consultoría especializada o basándote en un programa que pueda gestionar las normas ISO 14000 y otras sistemas de auditoría ecoeficientes como el Reglamento EMAS, por ejemplo.

¿Cómo se prepara una pequeña empresa para la gestión ambiental?

Si no tienes dinero para implementar un sistema de gestión ambiental costoso, no te preocupes.

Puedes empezar a planificar y aplicar pequeños cambios en la filosofía de tu empresa y cuando te des cuenta del dinero que has ahorrado, podrás invertirlo en un SGA acorde con el tamaño de tu empresa.

Mira el ejemplo de Spa El Encanto:

Spa El Encanto es un negocio bastante modesto. Tiene una facturación pequeña, pero una clientela muy fiel.

Para aplicar su nueva filosofía de gestión ambiental hicieron un pequeño cronograma con los objetivos que querían alcanzar, los responsables y las acciones que iban a tomar.

Por ejemplo:

  • Usaron productos naturales.
  • Mejoraron la iluminación de su Spa (con bombillos ecológicos, luz natural y un negocio con colores más claros).
  • Usaron productos de limpieza que no dañasen el ambiente.

Además, esto les permitió a crear campañas de reciclaje y ofrecer descuentos a los clientes más “verdes” para unir su filosofía con lo que realmente hacían.

A medida que Spa El Encanto crecía y abría nuevas sucursales, pudieron invertir el dinero que habían ahorrado en paneles solares, en sistemas SGA y en certificaciones ISO que le ayudaban a tener una ventaja sobre los otros spas de la ciudad.

¿Ves¿ No es tan difícil como parece…

Siguiente punto…

5. Evaluación y mejoramiento continuo

Las auditorías medioambientales son necesarias para saber que estás cumpliendo con los principios de la gestión ambiental.

Es preferible que este tipo de evaluación lo debe llevar a cabo una consultora externa a la empresa para que pueda haber más transparencia (uno de los principios de la gestión ambiental).

Esta evaluación debe arrojar un informe en el cual se muestre si los objetivos fueron alcanzados midiendo los indicadores (del punto 3).

Puedes usar este informe para ver (y publicar) los resultados de tus estrategias y así se pueden abrir puertas para obtener una certificación ecológica.

Mira cómo lo hizo Eco Pro:

Es cierto que Eco Pro no contaba con certificaciones ecológicas en sus primeros años de vidas.

Decidieron hacer las cosas pequeñas mientras trabajan en su negocio. A medida que iban ahorrando dinero y que “anunciaban” al mundo que eran una empresa verde, ganaban experiencia en la gestión ambiental de su negocio, asistían a congresos de Pymes sustentables y aplicaban nuevos trucos en su empresa.

Con el tiempo pudieron optar por etiquetas ecológicas y certificados ecológicos como estos:

Certificaciones de gestión ambiental

Es importante hacer énfasis en que estas certificaciones son costos adicionales que debes agregar a tu presupuesto.

Estos costes dependen del tamaño de la empresa, de la complejidad del sistema, entre otras.

Antes de seguir con este tema, es necesario que entiendas las diferencias entre la Norma ISO 14001 y el Reglamento EMAS:

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

¿Quién puede certificarte?

El sistema EMAS (Reglamento Comunitario de Ecogestión y Ecoauditoría) puede ser llevado a cabo de manera voluntaria por cada empresa, siempre y cuando esté en un país de la Unión Europea.

El certificado ISO es de carácter internacional y para más información puedes visitar www.iso.org (solo disponible en inglés, francés y ruso).

Esta infografía puede serte útil:
¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

De todos modos, aquí puedes ver un esquema de cómo es la concesión de etiquetas ecológicas:

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

¿Lo quieres más fácil?

Mira el checklist de la gestión ambiental en tu pequeño negocio:

  1. Define tu política ambiental (por qué quieres ser un empresa verde).
  2. Haz un diagnóstico inicial (para saber qué tan mal o que tan bien estás tratando al medio ambiente).
  3. Planifica tus acciones (qué harás, cómo lo harás, cuándo lo harás, con qué dinero, designa al responsable, etc.).
  4. Implementa la gestión ambiental (lleva a cabo lo que planificaste).
  5. Evalúa y mejora (detecta si lo que has cambiado te ha dado resultado. Mantenlo y sigue buscando más opciones para llegar a ser sustentable).

¡Listo!

¡Felicidades!

Has iniciado tu camino hacia una gestión ambiental más responsable y productiva en tu pequeño negocio.

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

Has ahorrado mucho dinero en la optimización y de haber ganado reputación en tu sector, puedes utilizar tu “filosofía verde” para darle más personalidad a tu marca con el marketing ecológico.

¿Qué debes hacer ahora?

Seguir mejorando con acciones pequeñas y valiosas.

Por ejemplo, mira esta infografía ilustrada que muestra que las “pajitas” dañan el medio ambiente (y si no las usas, puedes ahorrar mucho dinero con tu gestión ambiental):

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio?

¿Qué es la gestión ambiental y cómo aplicarla en tu pequeño negocio? / Imagen por Pictoline.

 

Comentarios

Comentarios

Más de Gestión general

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR