Razones para usar la marca blanca en tu negocio

.

¿No tienes tiempo para crear un producto de cero? ¿O tu enfoque es otro? Pues tal vez necesites usar la ‘marca blanca’ en tu empresa. ¿Lo averiguas?

Concepto de ‘marca blanca’

Lo que se llama ‘marca blanca’, ‘producto sin marca’ o marca genérica’ (white label en inglés) es una estrategia comercial B2C para vender y posicionar un producto ahorrando mucho dinero y tiempo.

La idea original de la marca blanca era “productos igual de buenos que las grandes marcas y más baratos”.

La estrategia de marca blanca consiste en adquirir (pagar) los productos a un fabricante reconocido e incorporarle nuestra marca. Este ejemplo es muy común en las cadenas de supermercados que incorporan varios productos (productos de limpieza, alimentos, accesorios, etc.) para venderlos a un precio mucho más bajo pues no hacen gastos en publicidad.

No debemos dejar a un lado la forma en la que compran los usuarios. Para unos, la calidad y el renombre es importante para tomar la decisión de compra y para otros es importante la relación precio-calidad. Así que si decides incorporar esta estrategia en tu negocio, recuerda que cada tipo de producto tiene su target.

¿Usar la marca blanca o no? He allí la cuestión…

6 beneficios de usar la marca blanca

Principalmente tu producto lo hace otro y te vende los derechos para que pongas tu marca en él, así que te ahorras una buena parte del proceso de fabricación:

  1. Ahorras dinero en la producción e implementación.
  2. Si el producto de marca blanca fracasa, no afecta a la marca principal y el riesgo lo toma el distribuidor y no el fabricante.
  3. Elimina a la competencia local que pueda ofrecer productos más económicos.
  4. No suele incluir publicidad, pues es un producto ya posicionado (o parecido a uno posicionado).
  5. Puedes enfocarte en tus propuestas de valor agregado con más tiempo
  6. Hay servicios de marca blanca en Internet (apps, softwares, herramientas, plataformas, etc.)

Un ejemplo en Internet de marca blanca es WordPress. Pones la marca encima de un producto desarrollados por otro. Así de fácil 😉

Pero no todo es color rosa:

3 Desventajas de usar la estrategia de marca blanca

  1. Aunque los productos de marca blanca sean los mismos que los de ‘marca’, estos siempre van a tener una reputación de mala calidad.
  2. Se hacen auto competencia, porque en un mismo establecimiento puede haber una marca nacional o reconocida y su par genérico.
  3. No obtienes experiencia ni conocimientos en la producción.

Tú te encargas de hacer un balance para definir si te conviene o no… De todas formas, aquí te dejo la respuesta a una pregunta que te puede estar picando en la cabeza:

“¿Cuándo debo usar la marca blanca?”

La decisión no es tan difícil. Se basa principalmente es los objetivos a corto plazo de tu empresa. Por ejemplo:

Si eres un fabricante:

  • Cuando un productor necesita darle salida a excedentes de producción.
  • Cuando el fabricante quiere aumentar su producción.
  • Cuando necesites dejar la distribución en manos de terceros (solo productor).

Si eres un distribuidor:

  • Cuando quieres sacar un producto rápido al mercado.
  • Cuando tu producto necesita otros productos complementarios.
  • Para competir en precio-calidad.
  • Para no crear una cadena de producción de productos que no son tu fuente principal de ingresos.

Tal vez te pueda interesar estos 9 consejos para ahorrar en una empresa

Razones para usar la marca blanca en tu negocio

Razones para usar la marca blanca en tu negocio

Los primeros pasos para implementar la marca blanca en tu negocio

Dependiendo del tipo de negocio que tengas, la opción de marca blanca será la mejor para ti. Por ejemplo, en la alimentación, productos para el hogar, bases de datos, aplicaciones o páginas web, etc.

Lo primero que debes hacer es contactar al fabricante confiable y negociar un producto hecho para ti.

Por lo general, los pasos suelen ser sencillos:

  • Especifica el diseño del producto genérico, forma de entrega, precio al mayor.
  • Mira los números del fabricante y clientes. Verifica si tiene certificados de calidad.
  • Paga la licencia para el uso en un contrato por al menos 1 año (recomendable).
  • Si se trata de un producto virtual, asegúrate de que el fabricante haga buen uso de los datos de tu cliente.
  • Ocúpate de dar un valor agregado a ese producto genérico que tienes.
  • Mide los resultados e indaga en las razones de por qué tienes esos resultados.

La decisión es tuya. Aunque la innovación sea lo que todo el mundo desee, se pueden hacer buenas cosas usando un producto de un tercero o incluso llegar a ser grandes aliados.

¡Ey! Ten cuidado la cadena de suministro: una gestión eficiente y rentable puede hacer la diferencia.

Si te preocupa la propiedad intelectual de tus productos, entérate de las reglas generales y despeja esas dudas.

Comentarios

Comentarios

Más de Marketing Mix

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR