Productos financieros para la puesta en marcha de pymes

En este artículo queremos presentarte algunos tipos básicos de productos financieros, disponibles para apalancar actividades y proyectos. Es ideal para un emprendedor en la fase de la puesta en marcha de su mipyme. 

Y también lo es para un empresario, pues disponer de productos y servicios de financiamiento, ¡puede evitar hasta el cierre!

Conocer sobre productos financieros de financiación puede ser la diferencia entre continuar con tu idea de negocio o abandonar. Si la idea de negocio vale la pena, entonces debes buscar apoyo para la inversión inicial. Muchas entidades te pueden apoyar. Una de ellas es Credexia. Sus asesores te ayudarán a comparar, decidir y acertar.

Aquí comentaremos sobre algunos tipos de productos financieros, de manera breve. Es importante distinguir los tipos básicos que existen. Luego, hablaremos de la etapa 2, en nuestro modelo de etapas de una empresa: “la puesta en marcha”.

Productos financieros para la puesta en marcha de pymes
Etapas por las que pasa un proyecto empresarial…

La razón es que durante las etapas de la evaluación de la idea de negocio y la puesta en marcha, uno de los pasos es definir el plan de viabilidad. El plan requiere precisar varias secciones. Una de ellas es la inversión inicial para el inicio de las operaciones de la empresa.

Pero ocurre que, en muchos casos, el emprendedor no tiene dinero.

Es un punto crítico para muchos emprendedores. ¿Cuántos proyectos empresariales no logran superar la etapa «puesta en marcha»?

Por otro lado, si estás comenzando a vender a tus primeros clientes, es muy probable que el flujo de caja no siempre sea positivo. Para salir de esos momentos difíciles y cumplir con los compromisos, una opción es acceder a préstamos rápidos. Porque sin flujo de caja, todo se detendrá.

Tipos de productos financieros

No nos extenderemos en este punto. Pero para aclarar un poco, vamos a diferenciar los diversos productos financieros en 3 tipos fundamentales:

  • P1. Productos financieros de ahorro.
  • P2. Productos financieros de inversión.
  • P3. Productos financieros de financiación.

Es claro que estamos interesados en los productos financieros de financiación. Sin embargo, veamos de manera muy breve los dos primeros.

Los productos financieros de ahorro están enfocados en acumular el dinero, que podemos ir ahorrando mes a mes.

¿Qué ocurre con este dinero?

Al ahorrar recibimos un beneficio en forma de intereses. Pero si queremos ganar poder adquisitivo, debemos usar productos financieros de inversión.

Productos financieros para la puesta en marcha de pymes
Productos financieros para la puesta en marcha de pymes.

Básicamente podemos encontrar 2 clases de productos financieros de ahorro: cuentas de ahorro y depósitos a plazo fijo. Ambos productos son muy similares.

Por su parte, los productos financieros de inversión nos permiten obtener una rentabilidad superior al ahorro. En este caso, para “dar ese salto” es necesario utilizar productos de inversión.

Ahora bien, una rentabilidad superior implica riesgo mayor, por lo que en estos productos podemos perder parte del capital invertido. Lo que es mucho más difícil que ocurra en los productos de ahorro.

De estos productos hay muchos tipos, aunque podemos encontrar básicamente 3: brokers, fondos de inversión y planes de pensiones.

Los brokers más comunes son aquellos que permiten invertir en bolsa a través de la compra de acciones de empresas. Sobre los fondos de inversión y los planes de pensiones, puedes obtener abundante información en la Web.

Productos financieros de financiación

Estos tienen como principal objetivo, aportarnos dinero en caso de que lo necesitemos. Podemos distinguir 3 clases de productos típicos de financiación:

  • Hipotecas.
  • Créditos.
  • Tarjetas de crédito.

Las hipotecas son un producto financiero enfocado a la compra de vivienda. Debido al alto coste de una vivienda es realmente complicado que una persona tenga ahorrado en su totalidad por lo que le es necesario solicitar una hipoteca.

Una hipoteca es un crédito, pero con un tipo de interés más bajo que un préstamo personal. Esto se compensa por la cantidad de dinero solicitada, muy superior que en el caso de un crédito y por los años de duración de la hipoteca, que como mínimo es de 12 años y puede alcanzar hasta los 25 años. Algunas veces, incluso más.

Financiación con créditos:

Por su parte, un crédito es el producto financiero básico de financiación. Podemos encontrar muchos tipos diferentes, según sea el destino del dinero solicitado.

Así podemos encontrar créditos para comprar equipos, maquinaria, un coche, para un viaje, para realizar estudios, etc.

El tipo de interés de un crédito oscila según la finalidad y el importe solicitado. Y por supuesto, depende de la legislación y reglas del país en que nos encontremos. El rango del interés a pagar puede ser bastante grande.

Un crédito es el producto financiero básico de financiación.
Un crédito es el producto financiero básico de financiación.

Financiación con tarjetas de crédito:

La tercera opción es la financiación con tarjetas de crédito. Este tipo de producto financiero nos permite acceder al dinero sin trámites, simplemente usando la tarjeta. Pueden o no tener límites.

Su principal beneficio es la inmediatez con la que podemos disponer de dinero. Sin embargo, esto se equilibra con los altos tipos de interés que una tarjeta de crédito tiene.

Por ejemplo, si un crédito tiene un interés del 8 % al 12 %, en las tarjetas de crédito puede llegar al doble, en torno al 16 % o 24 %. Y por supuesto, también depende del país o región en la que nos encontremos.

Con esta explicación rápida, ya tendrás muy claro los tipos de productos financieros. Y en particular, el destinado a la financiación, que es esencial para un emprendedor en las primeras fases de su empresa.

Caso de la empresa Alimentos Gran-Ant

En una primera etapa, la empresa Alimentos Gran-Ant se enfocó en producir y distribuir productos alimenticios bajo el concepto “sottoli y sottaceti”.

Plan de viabilidad de una empresa. Caso práctico.
Plan de viabilidad de una empresa. Caso práctico.

Sus dueños evaluaron la idea en varios pasos. Uno fue mediante la aplicación de la Matriz Estrella. Otro, la construcción del modelo de negocio (Canvas) y algunas pruebas del producto, en zonas focalizadas.

Pero para pasar a la puesta en marcha, la empresa elaboró un plan de viabilidad. Y dentro de las secciones del plan, una fue la inversión inicial.

  1. Propuesta de valor.
  2. Análisis del mercado:
    • Mercado objetivo.
    • Segmentos de clientes.
    • Estimación de la demanda.
  3. Análisis económico-financiero:
    • Inversión estimada.
    • Cálculo de costes fijos y variables.
    • Proyección de las ventas.
    • Cuenta de resultados.
  4. Resumen y margen de utilidad.

Para cubrir la inversión inicial, los socios recurrieron a la financiación, aprovechando algunas ventajas que dan entes financieros para el caso de creación de mipymes.

En este caso, la inversión estimada para la puesta en marcha de la empresa fue la siguiente, en u.m. (unidades monetarias):

  • Inventario base: 20 000
  • Permisos: 4 000
  • Mobiliario, equipos y alquiler de local: 42 000
  • Capital de trabajo: 10 000
  • Otros costes iniciales: 10 000

Finalmente, con el apoyo de un asesor en la materia, la empresa se hizo realidad. Lograron el financiamiento a través de créditos especiales, con relativo bajo interés, a mediano plazo.

Los socios posicionaron a la empresa en la etapa de funcionamiento regular, vendiendo su producto de manera constante. Y pronto, comenzaron a crecer en el mercado de productos alimenticios bajo, el concepto “sottoli y sottaceti”.

Productos financieros para la puesta en marcha de pymes 4
Ejemplo de una sección del estado de resultados para la empresa Alimentos Gran-Ant.

Conclusiones

Si estás en el proceso de emprender un nuevo negocio y necesitas financiación, puede recurrir a los distintos productos financieros disponibles.

De hecho, hay entidades financieras que te pueden facilitar la vida, cuando demuestras tus deseos por emprender. Porque cuentan con productos financieros estructurados para casos específicos.

¡Así que la inversión inicial y el capital de trabajo no te pueden detener!

Por otra parte, ya te habrás dado cuenta de que para un empresario, el acceso a créditos es un punto de apoyo esencial. Hay casos comunes en que los requiere, como por ejemplo:

  • Cuando hay problemas con el flujo de caja y debes atender necesidades de pago con proveedores.
  • Tiene previsto el desarrollo de un nuevo producto que demanda financiamiento.
  • También, cuando llega el día de pago y descubre que, por alguna razón, no dispones de dinero «líquido», en caja o en banco.

Entonces, tener a la mano asesores en productos financieros para acceder a créditos, es un punto importante en la actualidad. Si no los tienes, haz lo necesario para tenerlos al alcance pronto.

¡Muchas gracias por leernos!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR