Más sobre la idea de negocio y cómo ponerla en marcha

.

Para cerrar este extraordinario año 2018, queremos comentar más sobre lo que todo emprendedor debe prever en las primeras etapas: en la idea de negocio y en la puesta en marcha. Cuando el emprendedor decide tomar este camino, tiene muchas dudas e inquietudes. Busca apoyo u orientación, para dar los primeros pasos, en su camino a convertirse en empresario.

Es cierto que en este blog hablamos de Gestionar Fácil, más que de emprendimiento, de lo que sí habla nuestro blog hermano Emprender Fácil.

Sin embargo, las primeras etapas que consideramos son, precisamente, la idea y la puesta en marcha. En estas hay que tomar decisiones. Es decir, hay que hacer gestión sobre la idea y su realización.

Más sobre la idea de negocio y cómo ponerla en marcha

Etapas de una empresa (Más sobre la idea de negocio y cómo ponerla en marcha)

En tal sentido, con esta entrega queremos complementar el artículo “tengo una idea de negocio y quiero ponerla en marcha”.

En dicho artículo planteamos 3 aspectos importantes para toda persona con el propósito de iniciar una empresa:

  1. ¿Quieres emprender y no sabes por dónde comenzar?
  2. ¿Qué sigue después de tener la idea…?
  3. ¿Cómo crear un primer modelo de negocio?

Vistos en función de nuestro modelo de etapas de una empresa, los 3 aspectos son parte de la etapa que denominamos La Idea. Es resumen, los describimos como sigue:

1. ¿Quieres emprender y no sabes por dónde comenzar?

Lo primero es aclarar las ideas y tener un “por qué emprender”. Emprender no es fácil, es arriesgado y complejo, pero también es apasionante y gratificante. Si te estás planteando emprender, debes aclarar las ideas y precisar por qué lo haces.

Más sobre la idea de negocio y cómo ponerla en marcha

Más sobre la idea de negocio y cómo ponerla en marcha

El siguiente punto es poner atención en qué emprender. Dos preguntas te pueden resultar interesantes si, aunque tengas una idea, quieres visualizar otros negocios, con alta probabilidad de éxito. Las preguntas son:

a. ¿Qué fortalezas tengo? Por ejemplo, sé cocinar, sé fabricar prendas de vestir…

b. ¿Qué oportunidades “leo” en mi entorno? Puedes plantearte oportunidades a partir de declaraciones formuladas al observar y escuchar tu entorno.

Aun cuando tengas una idea clara, las 2 preguntas propuestas son válidas, para luego avanzar.

2. ¿Qué sigue después de tener la idea…?

Con la idea de negocio que has decidido desarrollar, ahora puedes pasar a su validación.

a) ¿Por qué necesitas validar tu idea de negocio?

Porque te interesa asegurar que las soluciones que propones responden a problemas reales. Necesitas saber si el cliente está realmente interesado en tu producto o servicio. Se trata de verificar que el cliente esté dispuesto a pagar.

b) ¿Cómo puedes validar la idea de negocio?

Como siempre, todo depende del contexto y del tipo de producto o servicio. Una forma poco costosa es mediante un prototipo. ¿Qué tan desarrollado debe ser? También depende del caso y de los recursos disponibles.

Más sobre la idea de negocio y cómo ponerla en marcha

Validar la idea…

Otro método que puedes aplicar es el “lean startup“. Este implica 3 claves para tener un producto mínimo viable y validar la idea de negocio. Se basa en las premisas:

  • No dé nada por sentado respecto a tu producto y tu mercado.
  • Equivócate pronto y barato.
  • No necesitas tener un producto perfecto para realizar tus experimentos o pruebas.

En el siguiente microvídeo verás una experiencia que ilustra una validación sencilla, pero interesante:

3. ¿Cómo crear un primer modelo de negocio?

Con la idea seleccionada y validada por algún medio, un siguiente paso es crear el modelo de negocio. Debes tener claro que no es lo mismo que un Plan de Negocio.

Para ello puedes aplicar el Modelo Canvas de Osterwalder y Pigneur. Es una herramienta que nos ayuda a mapear, discutir, crear y diseñar modelos de negocio.

Nos propone la integración de 9 bloques, que permiten plasmar los elementos claves que conforman una unidad de negocio. Aplica para el caso en que aún no exista o que se trate de una empresa en funcionamiento.

Más sobre la idea de negocio y cómo ponerla en marcha

Lienzo Canvas de 9 bloques

El aporte principal del lienzo CANVAS es que los 9 módulos que estructuran el modelo de negocio, pueden identificarse y visualizarse en forma simple y rápida. En resumen, las preguntas clave para cada bloque son las siguientes:

  • P1: ¿Por qué van a escogerlo?
  • P2: ¿A quién le puede interesar mi producto?
  • P3: ¿Cómo lo voy a presentar?
  • P4: ¿Cuál será la vía de comunicación con mis clientes?
  • P5: ¿De dónde salen los ingresos?
  • P6: ¿Cómo financio el proyecto?
  • P7: ¿Cuáles serán los cimientos del negocio?
  • P8: ¿Con quién debo llegar a acuerdos?
  • P9: ¿Cuánto me va a costar arrancar?

Más sobre la idea de negocio y cómo ponerla en marcha

Existen muchas formas de convertir la idea en un negocio; es decir, para concretar la puesta en marcha.

Stephen Key, autor de “Una idea simple para Startups y emprendedores”, nos habla de 10 pasos, que ha aplicado en su experiencia como emprendedor.

Descripción breve de los 10 pasos

1. Prueba tus ideas rápido y en forma constante

Tal como lo plantea el método “lean startup“, Key recomienda averiguar rápidamente si las ideas funcionarán. De no ser así, propone buscar nuevas ideas y probarlas.

Un punto clave es que no podemos probar con los amigos. Según su experiencia, “la prueba de fuego de tu idea es cuando la gente está dispuesta a sacar dinero de su bolsillo para tener eso que tú ofreces”.

Más sobre la idea de negocio y cómo ponerla en marcha

Más sobre la idea de negocio y cómo ponerla en marcha

2. Conozca quién será tu mercado

Nada que no sepamos, pero que a veces no hacemos bien. Debemos comprender el mercado:

  • ¿Dónde encaja tu producto o servicio?
  • ¿Quién compraría tu producto o servicio?
  • ¿Qué te diferencia de otros productos o servicios?
  • ¿Podrías venderlo en un precio competitivo dentro de ese sector?

Responder a estas preguntas, que también forman parte del Modelo Canvas, es un tema esencial.

3. Determina el coste de realización del producto/servicio

Es necesario saber de antemano si el producto o servicio se puede fabricar o “realizar”, de tal forma que puedas tener un margen de ganancia.

Esto puede, o no, ser fácil. Dependerá del caso y del contexto. Pero es un tema esencial que aparece en los modelos de negocio. No hay que explicar por qué, ¿cierto?

Más sobre la idea de negocio y cómo ponerla en marcha

Determina el coste de realización del producto/servicio

4. Calcula tu margen de ganancia

Si el precio de tu producto es alto, no serás competitivo. Claro, esto debe evaluarse según el mercado el que incursionarás.

No puedes plantearte, salvo casos excepcionales, ir a una “guerra de precios” ajustando el margen por encima de tus posibilidades. Si los cálculos indican que tu margen de beneficio no te va a permitir holgura, mejor pasas a otra idea de negocio, más rentable.

A menos que, por ejemplo, ¡descubras un océano azul! Al final encontrarás una lectura al respecto, que te interesará.

5. Obtén información real de los usuarios

Una pregunta importante es ¿distingue usuarios de clientes? ¿Percibes diferencias?

Asista a eventos relacionados con el sector, a conferencias. Muestra tu producto o servicio a personas que estén en condiciones de tomar decisiones. A personas que te den buen feedback.

No te decepciones si la idea resulta poco atractiva. Saberlo temprano es lo mejor que nos puede pasar. Agradezca a quien te lo haga saber.

Más sobre la idea de negocio y cómo ponerla en marcha

No te decepciones si la idea resulta poco atractiva

6. Prueba antes de pasar a la fabricación

Key aconseja crear una página web para mostrar tu producto; compartirlo en redes sociales y crear un vídeo explicando los beneficios de tu producto o servicio.

El propósito es “encontrar luces verdes o rojas”. Si aparecen más comentarios negativos (luces rojas), hay que preguntarse si la idea de negocio merece la pena. Puede encantarnos y apasionarnos, pero…

Si por el contrario, destacan los comentarios positivos (luces verdes), entonces hay gente dispuesta a pagar.

7. Revisa de nuevo los cálculos

Aunque la magia está en las ideas… mandan los números. Después de tener más información, analizamos nuevamente los costes de realización del producto o servicio.

Es probable que detectemos detalles pasados por alto, que impactan el coste. Una vez que validemos todo y revisemos costes, decidiremos si comenzamos o no a producir y vender.

Más sobre la idea de negocio y cómo ponerla en marcha

Aunque la magia está en las ideas… mandan los números

8. Comienza con algo pequeño

Aunque muchos empresarios exitosos aconsejan “pensar en grande”, los comienzos deben ser pequeños. Al comenzar “en pequeño”, tenemos la oportunidad de aprender:

  • Primero, acerca del producto o servicio que estamos ofreciendo
  • Segundo, y muy importante, acerca de nuestros usuarios y clientes

Este aprendizaje puede dar lugar a cambios. Lo peor que nos puede pasar es gastarnos el dinero en la realización del producto (fabricación) o servicio y encontrarnos que no lo podemos vender.

Como siempre, todo esto es relativo, porque depende de muchos factores y del tipo de producto o servicio. Además, del resultado de la validación que hayas realizado.

9. Recuerda que nada es para siempre

Hay que aprovechar el “momentum”, ya que podríamos tener mucho éxito. Pero hay casos en que ese éxito puede ser temporal, por diversas razones.

Por tal razón, una empresa exitosa que transita por las etapas hasta llegar al funcionamiento óptimo o la expansión, innova de manera constante. «Lee» las oportunidades, crea nuevos productos; nunca está en zona de confort.

10. ¡Ante todo, sigue intentándolo!

No te desesperes si tu primera idea no termina de arrancar, y si la segunda acaba en fracaso. Nunca te rindas, sigue intentándolo.

Más sobre la idea de negocio y cómo ponerla en marcha

¡Ante todo, sigue intentándolo!

Es clave saber que del fracaso o de la equivocación es que podemos aprender más. Por ello, un emprendedor o empresario tiene lo que denominamos “mentalidad de crecimiento”.

Para finalizar: las ideas de negocio deben cumplir varios requisitos

  • Satisfacción de una necesidad. Es decir, debe ser siempre valorada desde el punto de vista del consumidor o cliente. En ocasiones, cuando ya tiene un tiempo en el mercado, es interesante indagar qué trabajo hace realmente el producto o servicio. Desde allí podrás innovar…
  • Rentabilidad. Esto supone que la actividad debe proporcionar ganancias y ser sustentable.
  • Viabilidad técnica. Tiene relación con la capacidad de desarrollar la idea de negocio. Hay ideas muy interesantes, pero difíciles de desarrollar o con costes muy elevados, que la hacen inviables.
  • Innovación. El producto o servicio en cuestión tiene que ser atractivo y comercializable. Es claro que para venderlo, esto es condición necesaria.

Con lo comentado hasta aquí, creemos que tienes más herramientas para poner en marcha tu idea. Es decir, para iniciar el camino del éxito, por las etapas de una empresa. ¡Suerte y mucho éxito en este 2019!

Lectura recomendada:

Crónicas de Time Management III (Estrategia del Océano Azul)

Más de Gestión general

Google AdSense Matched Content Widget

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR