Evaluación operativa: indicador financiero en pymes

. Jul 22, 2019.

Una de las alternativas que tenemos para realizar una evaluación operativa de una pyme es con base en indicadores financieros. Un indicador financiero puede brindar información sobre la operatividad de la empresa, que nos permita sustentar una evaluación objetiva de la misma. Esto es así, porque un indicador financiero es una relación entre cifras de los estados financieros. Su análisis refleja en forma objetiva el comportamiento de la misma.

Este artículo es parte de una serie sobre la evaluación operativa de la empresa apoyada en el índice de eficiencia empresarial. Este incluye 4 elementos: foco, control, colaboración y mejora continua. Dos artículos de la serie son:

Pero regresando al tema de esta entrega, recordemos que en toda pyme hay un área funcional denominada “contabilidad y finanzas”. Esta da cuenta de la realidad económica y financiera de la empresa: grande, mediana o pequeña o microempresa. Y para hacer seguimiento a esa realidad debemos medir y analizar a través, por ejemplo, de indicadores financieros.

En cualquier tipo de empresa, el área de contabilidad y finanzas se comienza a desarrollar temprano. Por su naturaleza e importancia, lo común es que sea en la etapa de funcionamiento regular.

Como señalamos en el artículo la Creación de una empresa. Actividades por etapas, el registro contable, la facturación, el control y pago de los impuestos son parte de las subáreas de “contabilidad y finanzas”. También lo es, los indicadores financieros y el análisis de costes.

Indicador financiero y gestión de pymes
Indicador financiero y gestión de pymes

Indicador financiero y gestión de pymes

Lo común es que el desarrollo y aplicación de los indicadores financieros se haga en la etapa de funcionamiento estable u óptimo. Cuando el empresario haya incorporado un software de gestión para el control de los datos y de la información.

Esto es lo típico, pues como sabes, en las primeras etapas las prioridades son producir y facturar. A partir del funcionamiento estable es cuando el empresario dedica más tiempo a la gestión. Ya tiene una organización en marcha y comienza a medir para gestionar.

Cuando se habla de indicadores de gestión, es común escuchar la expresión “análisis financiero”, entre muchas otras. El análisis financiero se refiere al estudio que se hace de la información contable. Y determina, entre otros aspectos, si las fuentes de financiación de la empresa se adecúan a las inversiones que realiza.

El registro contable bien realizado se convierte en un reflejo de la situación de una empresa. Junto con una correcta facturación, permiten que las actividades de cálculo y pago de impuestos, análisis de costes e indicadores financieros, sean bien ejecutadas como parte de las tareas de la administración.

Cuando analizas adecuadamente la información contable, puedes entender a qué se dedican los recursos de la empresa y cuál es su rendimiento.

Los indicadores dan cuenta de la realidad de la empresa. Analizar su evolución es clave
Los indicadores dan cuenta de la realidad de la empresa. Analizar su evolución es clave

El cálculo de los indicadores financieros permite tomar decisiones para resolver problemas o diseñar estrategias que apunten al logro de metas de todas las áreas funcionales de la empresa.

En el caso de una pyme, muchos de los problemas los podemos anticipar interpretando la información contable, a través de la evolución de los indicadores. Si el registro contable refleja fielmente la afectación del patrimonio, se mostrarán los síntomas que “sufre” la empresa, tanto positivos como negativos.

Importancia de un indicador financiero

Como indicamos, el análisis de los indicadores financieros es parte del estudio de la información contable. Sin este análisis no es posible tener un diagnóstico completo del estado actual de la pyme. Por tanto, sin él será muy complicado decidir qué acciones tomar cuando la empresa no marchen bien.

En fin, el análisis financiero se fundamenta en la utilización de indicadores y ratios financieros. Existe un gran número de indicadores y razones financieros con los que puedes realizar un análisis de la empresa. Los ratios son cocientes entre “masas patrimoniales” que tienen algún tipo de relación: activo, pasivo, patrimonio neto y otros de sus componentes.

Un indicador financiero, considerado de forma aislada, no permite conocer el estado real de una empresa. Es por ello que es necesario diseñar y aplicar varios de ellos, para cubrir la mayor parte de los aspectos que reflejan la realidad financiera de la organización.

Gestionar Fácil.

También es importante comparar cada “razón” con alguna referencia o estándar. Lo típico es comparar con:

  • Indicadores similares de otras empresas del mismo sector. Es importante comparar con los valores medios del sector o de empresas que funcionan bien, dentro del sector.
  • Indicadores de la misma empresa pero en distintos momentos del tiempo. Esto permitirá ver la evolución y conocer si los objetivos se están logrando. Los datos históricos son insumo importante para el análisis de la empresa.

Es claro que la contabilidad leída de manera «simple», no dice nada. Mientras que el análisis financiero es el que permite que la contabilidad sea útil a la hora de tomar las decisiones.

Por tanto, el análisis financiero es imprescindible para que el registro contable cumpla con el objetivo de apoyar la toma de decisiones.

Evaluación operativa: indicador financiero en pymes
Evaluación operativa: indicador financiero en pymes

Algunos tipos de indicadores financieros

A. Indicadores de liquidez:

Son indicadores que reflejan o miden la capacidad de pago de la empresa, para afrontar sus compromisos en el corto plazo. Una liquidez sana es un elemento esencial en la gestión óptima de empresas.

1. Indicador de liquidez general:

Como su nombre lo señala, este indicador tiene como propósito conocer la capacidad del activo corriente para cubrir el pasivo corriente. El cálculo se realiza de la siguiente manera:

  • Liquidez General = (Activos Corrientes / Pasivos Corrientes)

Mientras más elevado sea el valor del indicador, mayor capacidad de pago tendrá la empresa de sus pasivos corrientes. Pero es claro que no conviene una liquidez muy grande, por lo que se debe tener un criterio para el indicador.

Asociado con este índice está el capital neto de trabajo. Este no es en sí un índice. Es una forma de complementar la evaluación de la Liquidez General. El capital de trabajo se calcula de la siguiente manera:

  • Capital de trabajo = (Activos Corrientes – Pasivos Corrientes)

El propósito es determinar los excedentes de activos que le quedan a la empresa para desarrollar sus actividades normales. En algunas empresas, el capital de trabajo es un valor clave para el desarrollo de sus actividades frente a terceros.

Para complementar la información que refleja el indicador, se aplica el denominado test ácido:

  • Test ácido = (Activo Corriente – Existencias) / Pasivo Corriente

Para obtener un dato más “real” referente a la liquidez se excluyen las existencias (inventarios). El análisis es como sigue:

  • Si el valor es inferior a 1, se está en una situación de “debilidad” para hacer frente a los pasivos de corto plazo. Una empresa que tenga un valor de 0,50 es una empresa con posibles problemas de liquidez.
  • Por lo tanto, lo esperado es que su valor sea 1 o mayor. Eso significará que las deudas de la empresa que vencen en el corto plazo se podrán cubrir con la disponibilidad inmediata más las cuentas por cobrar.

2. Prueba defensiva o ratio de disponibilidad:

En este caso, en la parte del activo sólo se incluye el saldo de Cajas y Bancos, además de valores negociables (activos de liquidez inmediata).

Este indicador señala la parte del pasivo corriente cubierta sin recurrir a las cuentas por cobrar o existencias pendientes de venta.

  • Prueba defensiva = (Cajas + Bancos + Valores Negociables) / (Pasivo Corriente)

El análisis es como sigue. En general, es aconsejable que este indicador esté por encima de 0,3. De esta forma, aseguras que la empresa no tendrá problemas en la devolución de las deudas a corto plazo o inmediatas. Pero por supuesto, dependerá del contexto particular que el valor sea 0,3 o mayor.

Indicadores financieros para pymes
Indicadores financieros para pymes

3. Índice de endeudamiento total:

  • Índice de endeudamiento total = (Total Pasivo) / (Patrimonio Neto)

Este indicador mide la relación que hay entre la deuda de la empresa (pasivo) y sus recursos propios (patrimonio neto). En principio, este índice debería ser inferior a 1. Si no es así, la empresa estaría “demasiado” endeudada.

Y si la empresa está muy endeudada, será un problema hacer frente a los pagos. Además, cada vez será más complicado, y más caro, obtener financiación.

B. Indicadores de solvencia y rentabilidad

1. Indicador de solvencia:

El activo de la empresa es la garantía que tienen los acreedores de que podrá hacer frente a sus deudas. Si los activos totales no son capaces de cubrir las deudas (pasivos) totales, significará que la empresa está en una “probable” situación de quiebra. Por tal motivo, este indicador también se llama“ratio de distancia a la quiebra”.

Este indicador tiene como propósito mostrar la capacidad de la empresa para hacer frente a los pagos en un momento determinado.

  • Índice de solvencia = (Activo Total) / (Pasivo Total)

Un valor adecuado para este indicador financiero es 1,5. Esto, claro está, no es determinante, ya que cada empresa o sector tiene sus particularidades. En general, si el valor es superior a 1,5, podría ser que parte de su activo corriente (existencias) perdiera valor de no gestionarse de manera adecuada.

De ser inferior, podría tener problemas para hacer frente a los pagos, pero como se ha dicho, cada empresa tiene sus características especiales.

2. Indicador de rentabilidad económica (ROA):

Con independencia de la estructura financiera, este indicador expresa la eficiencia económica de la empresa. Mide la capacidad que tienen los activos de generar renta.

  • ROA = (Beneficio antes de intereses e impuestos) / (Activo Total Medio)

Debido al hecho de que la carga fiscal o la composición de la financiación de la empresa no deberían influir en el análisis de la generación de rentas de los activos, se escoge este tipo de beneficio.

En otras palabras, el resultado antes de intereses e impuestos suele identificarse con el resultado del ejercicio; prescindiendo de los gastos financieros que ocasiona la financiación ajena y del impuesto.

3. Indicador de rentabilidad financiera de los recursos propios (ROE):

Este indicador permite conocer cómo la empresa invierte su capital para generar ingresos.

  • ROE: (Beneficio neto después de impuestos) / (Capitales propios)

Es uno de los indicadores financieros más precisos para valorar la rentabilidad del capital. Mide el rendimiento que obtienen los accionistas de los fondos invertidos en la empresa. En síntesis, el indicador ROE mide la capacidad que tiene 1 euro de capital para proporcionar un cierto rendimiento dentro de la empresa.

Comentarios para finalizar

Los ejemplos mostrados permiten visualizar de manera rápida cómo los indicadores financieros aportan información sobre la empresa. A partir del Balance y la Cuenta de Pérdidas y Ganancias, el empresario y su equipo puede realizar un análisis para tomar decisiones, con impacto en toda la organización.

Esto es clave en una empresa que esté en funcionamiento óptimo, para seguir mejorando y mantenerse competitiva. Incluso, los indicadores básicos deben ser calculados y analizados desde la etapa de funcionamiento estable.

Para finalizar haremos referencia al índice IDEAL y sus 4 componentes: foco, control, colaboración y mejora continua.

  • El foco del empresario se verá favorecido si tiene información de los indicadores financieros. Es claro que una selección de indicadores será necesario para que le sean de utilidad.
  • Tener control de los indicadores supone muchas ventajas para empresas que transitan la etapa estable u óptima. Una de ellas es que podrá tomar decisiones sobre la base de la situación real de la empresa.
  • Si los responsables aseguran la calidad del registro de toda la información con un software de gestión, generarán indicadores de calidad. Por lo que los indicadores serán confiables.
  • Finalmente, contar con datos reales de cualquiera de las áreas de la empresa, siempre será insumo para la mejora continua.

Por lo indicado, si tienes indicadores financieros idóneos tendrás la capacidad de aplicar el índice IDEAL para mejorar la productividad de forma continua.

¡Muchas gracias por leernos!

Más de Contabilidad y ratios

Google AdSense Matched Content Widget

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR