El empresario exitoso utiliza 4 “sombreros”. ¿Los conoces?

.

¡Bienvenidos a este nuevo artículo sobre mejora continua y gestión empresarial! En esta entrega hablaremos sobre el empresario exitoso y los 4 “sombreros”: el científico, el filosófico, el místico y el artístico. ¿Se puede ser exitoso solo con uno o dos de estos pensamientos? Por ejemplo, ¿con solo el pensamiento “científico” (racional y objetivo)?

En el artículo ¿cómo ser un empresario exitoso?, comentamos algunas de las cualidades y conocimientos que debe tener todo empresario para ser exitoso.

El tema se abordó desde el punto de vista de la gestión empresarial. Allí afirmamos que los empresarios exitosos son buscadores de retos.

Por otro lado, una perspectiva interesante es la que nos indica que en un empresario exitoso, confluyen 4 “personajes”. Cada personaje se puede representar con su propio sombrero. Estos son:

  • Sombrero-1: el artístico.
  • Sombrero-2: el místico.
  • Sombrero-3: el filosófico.
  • Sombrero-4: el científico.
El empresario exitoso utiliza 4 “sombreros”. ¿Los conoces?
El empresario exitoso utiliza 4 “sombreros”. ¿Los conoces?

También podemos pensar en esos 4 sombreros, como si se tratara de 4 «personitas», que en empresarios exitosos se complementan de manera apropiada.

Para los que les gusta la música, las 4 «personitas» conforman un grupo de jazz. Y según la situación que deba enfrentar el empresario, uno de ellos hará de solista, mientras los otros acompañan.

El empresario exitoso utiliza 4 sombreros

¿Qué es un empresario?

El empresario es aquella persona que detenta el control estratégico sobre una empresa económica. Toma decisiones relacionadas con los objetivos de producción, establece los medios para alcanzar esas metas y organiza la administración.

Debemos distinguir que no todo empresario es un emprendedor. Hay empresarios que heredan o compran una empresa. Inclusive, un empresario puede ser un empleado de alto rango encargado de dirigir la administración.

El empresario exitoso utiliza 4 “sombreros”. ¿Los conoces?
El empresario exitoso utiliza 4 “sombreros”. ¿Los conoces?

La palabra empresario proviene de la época medieval francesa. Allí se designaba “entrepeneur” al individuo encargado de utilizar los factores de producción y asumir el riesgo para la construcción de edificios.

Las “formas” del empresariado han variado a lo largo de la historia, según se han dado los procesos de transformación económica. Durante las etapas iniciales de la era industrial, el empresario era el fundador y propietario de su empresa. Asumía todos los riesgos de la producción.

En épocas posteriores, la acumulación económica permitió que varios empresarios detentaran conjuntamente el control de una empresa. Y también, que un propietario contratara a un empresario para administrar su empresa. Luego, la globalización generó la aparición de empresas internacionales, administradas en muchos casos por los grandes accionistas de las mismas.

En la actualidad, un empresario es la persona que toma las decisiones vinculantes sobre la producción de bienes o servicios para su venta en el mercado y la consecuente obtención de beneficios.

El empresario puede además (pero no necesariamente) ser el propietario de la empresa y el dueño del capital. Y en muchos sectores, es el encargado de asumir los riesgos de innovación e inversión.

El empresario exitoso utiliza 4 “sombreros”. ¿Los conoces?
El empresario de hoy es una persona que enfrenta muchos retos

4 sombreros del empresario exitoso

Los 4 sombreros (artístico, místico, filosófico y científico), aunque los podemos revisar por separado, conforman un todo. Solo que según sea el empresario, unos sombreros tendrán más presencia que otros en su toma de decisiones.

Hay empresarios que tienen master o estudios académicos específicos. Otros se han formado desde la práctica, inclusive desde una fase de emprendimiento. Con seguridad, cada sombrero tendrá una influencia diferente en cada uno de ellos.

Podemos afirmar que la educación formal es, en casi todo el mundo, básicamente técnica. En muchos casos no hay nada que apunte a lo artístico. Y mucho menos, a lo místico. De hecho, ni siquiera se desarrollan competencias blandas. Por ejemplo, competencias en comunicación y trabajo colaborativo.

Hablamos de competencias a las que con seguridad, pronto se le estará prestando atención. ¿Por qué? – Porque empresas globales como Google, las toman muy en cuenta al contratar a sus colaboradores.

Es decir, son competencias requeridas en todo el equipo. Y si lo toman en cuenta ellos, ¿por qué no, nosotros?

Un paréntesis: comentario sobre el caso Google

En un estudio realizado con datos propios, Google encontró algo inesperado: las primeras 7 habilidades de sus mejores empleados eran competencias humanas (soft skills). Y fue en el último lugar donde apareció lo que ellos llaman STEM (Science, Technology, Engineering & Maths: lo que sería ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).

A estas 7 competencias Google agregó, a partir de un estudio en 2018, dos nuevas:

  • Colaborar con la organización. Google precisó que los empleados que participan en actividades por y para la empresa (eventos, conciertos, charlas…) se involucra más en su día a día. Por eso le interesa tener empleados comprometidos. Empleados que colaboran con la organización.
  • Capacidad para tomar decisiones. Como sabes, suele ocurrir que una tarea no se realice durante días porque nadie se atreve a tomar una decisión. O también, porque necesitamos que otra persona tome esa decisión y no la toma. A veces es mucho peor el retraso que esto implica, que el tomar una decisión poco acertada. En Google lo saben.

Por ello prefieren a la gente que no le de miedo pasar a la acción, aunque pueda equivocarse…

Pero regresando a nuestro artículo, veamos una breve descripción de los 4 sombreros que están presentes en los empresarios exitosos. Y en las personas exitosas, en general.

1. Sombrero artístico

Como adjetivo, artístico se refiera a “hecho con arte” (manifestación de la actividad humana). El arte son todas aquellas creaciones realizadas por el ser humano que tiene como propósito expresar una visión sensible acerca del mundo. Esta puede ser plástica, sonora o lingüística.

La noción de arte continúa sujeta a profundas disputas, dado que su definición está abierta a múltiples interpretaciones. Estas varían según la cultura, la época o la sociedad para la cual el término tiene un determinado sentido.

La grafía “arte” tiene una extensa acepción. Puede involucrar cualquier actividad humana hecha con esmero y dedicación. También, cualquier conjunto de reglas necesarias para desarrollar de forma óptima una actividad: se habla así de “arte culinario”, “arte médico”, etc.

En ese sentido, arte es sinónimo de capacidad, habilidad, talento, experiencia. Justo lo que un empresario exitoso muestra en su día a día. Además, de su actividad creadora con la que produce valor para sus clientes y calidad de vida. “Valor” que muchos simplemente no logran crear.

El empresario exitoso utiliza 4 “sombreros”. ¿Los conoces?
El empresario exitoso utiliza 4 “sombreros”. ¿Los conoces?

2. Sombrero místico

En este caso, no hablamos de misterios o razones ocultas; sino más de la espiritualidad. Un empresario debe cultivar el espíritu.

“Los seres humanos tenemos un impulso irresistible por explicar el comportamiento por atribuirlo a alguna causa y, por lo tanto, por hacer que parezca ordenado, predecible y controlable”. Myers.

¿Cuál sería el perfil de un empresario que lidera de verdad? Citando a Antonio Jorge Larruy, “los buenos empresarios son verdaderos amantes y entusiastas de lo que hacen. Aman profundamente lo que hacen, desarrollan su amor y lo viven”.

Es por ello que el empresario, al comunicarse, crea un clima de entusiasmo que permite que la empresa se desarrolle de forma exitosa.

El empresario tiene que estar lúcido y despierto; ser intuitivo y ver cosas donde otros no las ven. El empresario necesita voluntad y determinación para mantener en el día a día, frente a las dificultades, la fortaleza para seguir adelante.

¿Quién duda de que el camino del empresario sea un camino lleno de dificultades? Por tal motivo, necesita un entusiasmo a prueba de “bombas”. El empresario debe estar conectado con el espíritu profundo que fundó la empresa y ha de ser capaz de mantenerlo.

El empresario exitoso utiliza 4 “sombreros”. ¿Los conoces?
El empresario exitoso utiliza 4 “sombreros”. ¿Los conoces?

3. Sombrero filosófico

Filosófico implica un conjunto de saberes que busca establecer, de manera racional, los principios más generales que organizan y orientan el conocimiento de la realidad. Así como el sentido del obrar humano.

El pensamiento filosófico, es un pensamiento crítico, activo, inquieto, racional, no empírico, y especialmente especulativo. Indaga buscando respuestas sobre aquellos hechos esenciales que la ciencia aún no ha podido responder.

No se apoya en supuestos para sustentar sus afirmaciones, sino en verdades comprobadas, para buscar los principios y las causas. Se basa en la confianza puesta en la capacidad de la razón para encontrarlos.

El empresario exitoso utiliza 4 “sombreros”. ¿Los conoces?
El empresario exitoso utiliza 4 “sombreros”. ¿Los conoces?

Un empresario debe cultivar el pensamiento crítico, activo, racional y no empírico. Así podrá lograr una gestión empresarial óptima, que le permitirá alcanzar el éxito.

En fin, el empresario necesita responder continuamente 2 interrogantes básicas: “de dónde venimos” y “hacia dónde vamos”.

4. Sombrero científico

Como adjetivo, “científico” tiene que ver con las exigencias de precisión y objetividad propias de la metodología de las ciencias.

El pensamiento científico es la capacidad que tienen las personas de formular ideas y representaciones mentales de forma racional y objetiva. Se distingue a este tipo de pensamiento de los pensamientos cotidianos, metafísicos y mágicos.

No se trata de que este “sombrero” científico anule a los 3 restantes sombreros. Sin embargo, el empresario exitoso aplica premisas del pensamiento científico.

¡No hablamos de que sea un científico! No, para nada. Pero sí debe tener o contar con:

  • Objetividad. Basar su acción en elementos innegables. Solo los hechos sirven para sustentar la objetividad de algo. No obstante, es mucho lo que se debate sobre la objetividad a la hora de ser tratada por sujetos. Porque en el sujeto están presentes los otros “sombreros”, que también juegan un rol. En muchos casos, clave.
  • Racionalidad. La razón es una de las facultades que nos permite distinguir entre lo bueno y lo malo. El pensamiento racional está sujeto a principios y leyes científicas. La racionalidad posibilita la integración de conceptos y leyes lógicas.
  • Sistematicidad. La sistematicidad es una serie de elementos que han sido recopilados de forma armónica. Si hablamos de empresas, la sistematicidad implica orden, procesos, algoritmos. Los elementos están enmarcados y guardan relación unos con otros.
El empresario exitoso utiliza 4 “sombreros”. ¿Los conoces?
El empresario exitoso utiliza 4 “sombreros”. ¿Los conoces?

Conclusión

Es claro que nuestro propósito no es ser estrictos en conceptos y teorías. Sin embargo, nuestra intención en muchos de nuestros artículos es llamar la atención sobre aspectos que van más allá de la gestión empresarial.

En este caso, quisimos comentar sobre los 4 “sombreros”: el científico, el filosófico, el místico y el artístico. Estos son algo así como 4 “personitas” dentro de todo empresario, que participan de las decisiones tomadas. De la acción, del día a día… queramos o no.

¿Qué ocurriría si te haces consciente de la existencia de estas 4 “personitas” dentro de ti? ¿Qué ocurrirá si las cultivas de manera apropiada?

Éxitos con tu artista, filósofo, místico y científico. ¡Hasta la próxima!

También te puede interesar:

Más de Gestión general

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR