3 consejos para diferenciar deudas “buenas y malas” en pymes

¿Tienes deudas en tu empresa o estás por solicitar un préstamo y tienes dudas? Aquí te daré 3 consejos básicos para diferenciar las deudas “buenas” de las “malas” en pymes.

Se trata de 3 consejos básicos pero importantes, que muchos emprendedores y empresarios dejan “pasar”.

Como en la mayoría de las cosas de la vida, asumir una deuda no es de por sí una acción buena o mala. Ya sea personal o para la pyme.

Son las motivaciones detrás de esta decisión lo que determina si la misma tendrá un impacto positivo o negativo.

Para abordar este tema clave para las pymes, te invito a que dediques unos minutos y leas con atención las secciones siguientes.

Contenido:

  • 3 consejos para diferenciar las deudas en pymes:
    • Primero, ten en cuenta el costo de la deuda
    • Segundo, diferencia deudas productivas e improductivas
    • Tercero, no dejes pasar la letra pequeña de los contratos
  • Comentarios para cerrar.
3 consejos para diferenciar deudas “buenas y malas” en pymes
¿Son las deudas en tu pyme “buenas” o “malas”?
Las deudas en pymes siempre deben ser “medios” para impulsar su crecimiento.

3 consejos para diferenciar las deudas en pymes

Si bien las deudas pueden deteriorar las finanzas de un negocio cuando los préstamos son utilizados de manera errónea, también pueden servir como una herramienta para darle impulso.

Por ejemplo, podemos realizar préstamos para apalancar proyectos, iniciativas e ideas, inyectando los recursos necesarios para que estas puedan ser materializadas.

Sin embargo, aun cuando un empresario siempre tenga buenas intenciones al realizar un préstamo, este puede terminar siendo parte de una deuda “pesada”.

Entonces, ¿cómo podemos diferenciar entre deudas buenas y malas en pymes?

A continuación explicaremos con profundidad las diferencias existentes entre deudas “buenas” y “malas”.

Y lo haremos con base en 3 diferencias que dan paso a los 3 consejos prometidos. Porque el propósito es brindarte claridad sobre este importante tema del ámbito financiero.

Comencemos con un punto clave: el coste/costo de la deuda.

Diferencia #1 – El coste de la deuda

El costo de una deuda puede ser un factor clave al momento de determinar si se trata de una deuda “mala” o “buena”.

A fin de establecer una comparación objetiva, los futuros prestatarios pueden emplear una calculadora de préstamos como la ofrecida por Camino Financial.

Con este tipo de herramientas podemos incorporar en el cálculo el impacto de comisiones, tasas de interés y otros gastos relacionados con el préstamo que será tomado.

Como regla general, el costo de la deuda debe estar en línea con el promedio del mercado.

Dicho costo lo debemos analizar en el marco de una estimación de costos/beneficios con el propósito de determinar si puede ser asumido por la empresa.

Esto lo debemos hacer basándonos en las proyecciones de los ingresos, entre otros aspectos financieros.

Entonces, el consejo número 1 es el siguiente: “Determina el costo de la deuda y estima la capacidad de pago con proyecciones ajustadas a la realidad del flujo de caja de la pyme”.

¿Utilizas calculadoras de préstamos para conocer el costo de un préstamo? ¡Hazlo!, son muy fáciles de operar.
¿Utilizas calculadoras de préstamos para conocer el costo de un préstamo? ¡Hazlo!, son muy fáciles de operar.

Diferencia #2 – Deudas en pymes productivas e improductivas

Una deuda productiva es aquella cuyo costo y amortizaciones serán cubiertas por los flujos de caja procedentes del activo en el cual se estarán invirtiendo los recursos.

Un ejemplo de ello es la adquisición de maquinaria y equipos en una empresa de manufactura.

Es claro que este tipo de activo permitirá a la empresa generar inventarios que irán a ventas. El ingreso procedente de dichas ventas podrá ser usado para pagar las cuotas relacionadas con el préstamo.

En tal sentido, una calculadora de préstamos es una buena herramienta para determinar el costo total del compromiso financiero.

Nos permite conocer un dato clave que debemos comparar con las proyecciones de caja provenientes del activo en cuestión.

Ahora, ¿qué es una deuda improductiva?

Las deudas improductivas son aquellas que se destinan a cubrir gastos operacionales u otros desembolsos. Es decir, son préstamos que no añaden valor al negocio, sino que terminan generando una carga financiera negativa.

Para las empresas y para las personas es importante diferenciar si una deuda está siendo tomada con fines productivos o no.

Esto es obvio, ¿cierto? Pero, ¿realmente los diferenciamos en la práctica? ¿Lo diferencias en tu caso?

Debemos evitar asumir compromisos financieros que no añadan valor o que no generen flujos de caja positivos que sostengan el pago futuro de los mismos.

Entonces, el consejo número 2 es el siguiente: “Evalúa si estás tomando un préstamo productivo que podrás pagar sin afectar el flujo de caja y las operaciones de la empresa”.

¿Cómo son las deudas en tu pyme hoy día: productivas o improductivas? ¿Las diferencia antes de asumirlas?
¿Cómo son las deudas en tu pyme hoy día: productivas o improductivas? ¿Las diferencia antes de asumirlas?

Diferencia #3 – La letra pequeña en contratos

Los contratos de préstamo tienden a incluir ciertas cláusulas que debemos analizar con cuidado.

¡No desestimes nunca la letra pequeña de los contratos!

Debemos evitar la imposición de condiciones injustas o poco transparentes que puedan ir en contra de la salud financiera de la empresa. ¡O de nosotros, si estamos tomando un préstamo personal!

En este sentido, los contratos que involucran activos dados en garantía son un ejemplo.

Algunos prestamistas pueden incluir cláusulas que den permiso a enajenar dichos activos en escenarios que no necesariamente representen un riesgo inminente de impago.

Por otra parte, podemos encontrar términos que involucran el pago de altas comisiones o el pago anticipado de la totalidad del capital, bajo ciertas circunstancias.

Se trata de condiciones que debemos mirar con detenimiento. Es clave que identifiquemos los posibles riesgos que enfrentaría nuestra pyme si dichos supuestos llegasen a ocurrir.

En este punto, ten en cuenta que una calculadora de préstamos puede ayudarte a determinar si el costo total de la deuda está en línea con el promedio del mercado.

O si, quizás, el impacto de las altas comisiones eleva dicho costo a niveles fuera de lo ordinario.

Entonces, el consejo número 3 es el siguiente: “Pon la lupa en la letra pequeña del contrato, para asegurar que las condiciones no comprometan la capacidad financiera de la empresa”.

Comentarios para cerrar

Aun cuando existen muchos métodos y variables que puedes aplicar para determinar si un compromiso financiero tendrá un impacto negativo o no, las diferencias nombradas son importantes como “prueba” inicial para llegar a una conclusión.

Por otro lado, ten presente que el uso de una calculadora de préstamos como la provista por Camino Financial, te facilitará en un alto grado dicha tarea.

Este tipo de herramientas te permitirán estimar rápidamente no solo el costo total del compromiso, sino también el tamaño de la cuota mensual y la tasa de interés efectiva, después de incorporar el impacto de comisiones y otros gastos.

En conclusión, los tres consejos que quería compartir en esta lectura son los siguientes:

  • Determina el costo de la deuda y estima la capacidad de pago con proyecciones ajustadas a la realidad de la pyme.
  • Evalúa si estás tomando un préstamo productivo que podrás pagar sin afectar la operatividad de la empresa.
  • Revisa con “lupa” en la letra pequeña del contrato, para asegurar que las condiciones no comprometan la capacidad financiera de la empresa.

Y un dato más que te comparto, es el siguiente: una vez que calcules el pago mensual de un préstamo, asegúrate de que no exceda el 80 % de los ingresos mensuales del negocio.

En fin, no tomes a la ligera los préstamos para tu empresa o para ti, pues estos pueden derivar en deudas improductivas que complican la operación de la pyme.

Antes de tomar un préstamo, debes evaluar si impulsará realmente tus proyectos o ideas, generando el retorno necesario para cumplir con el compromiso de pago.

Muchas gracias por leernos.

¡Hasta la próxima!

Autor
David Polo Moya
David Polo Moya

Nacido en Madrid, de 43 años. Licenciado en Business por la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) MBA por el Instituto de Empresa en Madrid (España) e Indian Institute of Management en Calcuta (India). Emprendedor recurrente, David Polo es el fundador de Time Management, consultora de sistemas de gestión con más de 10 años de experiencia y por otro lado los blogs emprender-facil.com y gestionar-facil.com. Consultor independiente de emprendedores y empresas, en análisis, gestión y medición de datos, David Polo se enfoca en el desarrollo empresarial a través del uso de Plataformas de gestión, consultoría estrategia y de innovación y ayuda a emprendedores y empresarios. Visita mi perfil en about.me: https://about.me/davidpolomoya


Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.