Mary Kay Ash tiñó el éxito de color rosa

.

Rendirse no fue nunca una opción para esta mujer que pasó de ser vendedora a tener su ejército de “damas rosas” que vendían los productos de Mary Kay Cosmetics. Y lo hizo en una época, en la que la discriminación hacia la mujer en el mundo de los negocios era la norma.

Con la confianza y tenacidad que la caracterizó, Mary Kay pasó de un fracaso laboral a convertirse en un ícono para las mujeres de negocios.

Mary Kay Ash tiñó el éxito de color rosa

Mary Kay Ash tiñó el éxito de color rosa

Mary Kay: de la derrota al éxito ¿por casualidad?

Aunque para la creadora de Mary Kay Cosmetics la empresa fue un “divino accidente”, hay que conocer un poco la historia de esta mujer que le dio al color rosa un nuevo significado: el del éxito.

Descubrió su vocación cuando comenzó a vender enciclopedias en los años 30. Para entonces solamente dedicaba medio tiempo a su carrera. En 1939, con 21 años, comenzó a trabajar para Stanley Home Products, esta vez a tiempo completo y con gran éxito.

El problema con el que se tropezó fue la discriminación, pues a pesar de sus méritos, sus compañeros hombres eran ascendidos primero que ella. Decidió entonces retirarse a World Gift Co., donde también renunció cuando un hombre a quien entrenó fue ascendido por encima de ella.

Luego de estos dos fracasos, la mujer a quien su mamá le decía siempre “tú puedes hacerlo, querida” decidió invertir 5.000 dólares en una empresa de cosméticos.

Tomar lo bueno, dejar atrás lo malo

Con la experiencia que había adquirido de sus trabajos anteriores, Mary Kay escribió un libro que se convirtió luego en un plan de marketing enfocado en acabar con la discriminación y brindarle oportunidades a las mujeres por sus méritos.

La empresa comenzó trabajando bajo un sistema de consultoras y de ventas por prueba. Los productos se vendían en fiestas y otros eventos. Para su segundo año, Mary Kay Cosmetics vendió cerca de $1 millón en productos.

En el 2.000, un año antes de la muerte de su fundadora, la empresa vendió $1.2 billones y tenía más de 850 mil consultoras en 37 países.

Con el éxito que cosechó en su empresa construyó su imperio rosa: una mansión de 30 habitaciones y una colección de Cadillacs, todo en ese color.

El legado de una mujer exitosa

La filosofía que implementó en su empresa es digna de repetirse, dándole el valor que merecía a cada trabajador e incentivando una relación atenta y armónica con el cliente. Estas son algunas de las enseñanzas que dejó al mundo de los negocios y te las mostramos con sus propias frases:

Tratar a los demás como quieres que te traten

“Aparenta que cada persona que conozcas tenga en el cuello un signo que dice ‘hazme sentir importante’. No solo triunfarás en ventas, triunfarás en la vida”.

Para Mary Kay era esencial que las vendedoras supieran como tratar al cliente. Y es que para cualquier empresa, es vital tener compradores contentos y fieles a la marca. Escúchalos y bríndales el trato que se merecen.

Ser incluyente

“Imaginé una compañía en la que cualquier mujer podría ser tan exitosa como deseara ser”.

Aprender a valorar lo que cada trabajador tiene que aportar a la empresa, seguramente los alentará a esforzarse más por las metas que se planteen.

Primero Dios, segundo la familia y luego el trabajo

“Dios no tiene tiempo para hacer un ‘don nadie’ solo a alguien. Yo creo que a cada uno de nosotros Dios nos dio talentos en espera de ser descubiertos”.

Esta era una de las filosofías de Mary Kay. La religión era parte importante de su vida y de su negocio. De la frase puedes aprender que la confianza en la empresa y en los empleados puede llevar todos al éxito.

Con elogios y aliento cualquiera puede tener éxito

“Hay dos cosas que la gente quiere más que el sexo y el dinero; el reconocimiento y la alabanza”.

Brindar un trato excelente hacia los vendedores es otro ejemplo que dejó. Los frutos no solo se reflejaron en el entusiasmo que mostraban las consultoras en cada congreso en el que participaban, sino en las ventas de la empresa.

Así como lo hizo Mary Kay, respeta y cuida la manera en la que tratas a cada uno de tus empleados, asegúrate de que ninguno esté por encima de otro.

Incentivos de calidad para sus trabajadores

“Si honras y sirves a la gente que trabaja para ti, ellos te honrarán y te servirán a ti”.

Las mejores vendedoras recibían un Cadillac rosa, viajes y diamantes. En Alemania, el auto era un Mercedes y en Taiwan un Toyota, por supuesto de color rosa. Para 1994 la empresa había entregado 7.000 autos a los representantes de ventas.

No dejarse vencer por la derrota

“No te limites a ti mismo. Muchas personas se limitan a lo que piensan que pueden hacer. Puedes ir tan lejos como tu mente te permita. Puedes conseguir lo que creas, recuérdalo”.

Mary Kay Ash supo identificar oportunidades y superar el mal sabor que le dejó ser siempre superada por otros simplemente por el hecho de ser mujer. Cualquier tropiezo de un negocio debe convertirse en una oportunidad para salir adelante.

Como empresaria exitosa es ejemplo de liderazgo y un ícono de los negocios. Nunca es tarde para comenzar la filosofía de Mary Kay y hacer los cambios necesarios para que tanto los trabajadores, como los clientes estén contentos.

Te dejamos más artículos que también te pueden interesar:

Comentarios

Comentarios

Más de Ejemplos de eficacia, ¿cómo lo hacen?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR