Guía para entender el Impuesto de Sociedades

.

Toma nota de esta guía para conocer qué es el Impuesto de Sociedades, cómo se calcula y cuáles son los tipos impositivos.

¿Qué es el Impuesto de Sociedades?

El Impuesto de Sociedades es un tributo de carácter directo y naturaleza personal que grava la renta de sociedades y entidades jurídicas (asociaciones, fundaciones, Pymes…) que se encuentren en territorio español.

También se consideran contribuyentes los fondos de inversiones, fondos de pensiones, uniones temporales de empresas, fondos de titulación entre otros.

El gravamen de los contribuyentes se hace sobre la totalidad de renta que obtengan en el periodo correspondiente.

Agencia Tributaria lo explica como un complemento del Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas (Irpf)

Accede a la ley del Impuesto sobre sociedades aquí

¿Cuáles son los tipos de gravamen del Impuesto de Sociedades?

En 2015 entró en vigencia una reforma fiscal que tiene como novedad la reducción de algunos tipos impositivos durante dos años. Por ejemplo, el tipo General que para 2014 era de 30 %. Se fijo en 28 % para 2015 y 25 % para 2016.

Para las empresas de nueva creación se fijó en 15 % y  el de las Pymes pasó a ser 25 %-28 % en 2015 y 25 % en 2016.

En este recuadro de la Agencia Tributaria, puedes ver en resumen los tipos de gravamen que se aplican a partir de este año

Actualmente la Comisión Europea estudia la posibilidad de crear una base común para el impuesto de sociedades en la Unión Europea. Lee más sobre esta noticia aquí.

¿Cómo calcular el Impuesto de Sociedades?

Lo primero que debemos hacer para saber si debemos pagar el Impuesto de Sociedades es determinar la base imponible. Para ello debemos calcular la diferencia entre los gastos que tuvimos en al año y la totalidad de ingresos. De esta manera, obtenemos el resultado contable del ejercicio.

Cuando lo tengamos debemos restarle los ingresos que están exentos por Hacienda (subvenciones, donativos, cuotas de socio) y sumar los gastos cuya deducción no está permitida. El total será nuestra base imponible.

Luego pasamos a la segunda parte del cálculo. Esta es multiplicar la base imponible por el tipo de gravamen que corresponda a la empresa. Así obtenemos la cuota íntegra.

A esta cuota se le aplican las deducciones y bonificaciones que establece la ley según corresponda y así conseguimos la cuota líquida.

Finalmente, a la cuota líquida le restamos las retenciones, deducciones por inversiones y reducciones por entidades no lucrativas (si aplica). El resultado es la cuota diferencial.

Si el resultado que conseguimos es negativo nos devolverán el exceso; si es positivo, debemos ingresar el monto pendiente.

Tipos de declaraciones a presentar

Existen tres modelos de declaraciones que se deben presentar:

Modelo 200: Es la declaración anual obligatoria que se hace hasta el 25 de julio, se presenta aun cuando no se haya desarrollado actividad en el ejercicio o no se hayan obtenido rentas.

Modelo 202: Se presenta de octubre a diciembre. Son los pagos fraccionados del impuesto y se presentan cuando se obtuvieron resultados positivos en el Modelo 200.

Modelo 220: Es el formulario aplicable a los grupos de sociedades.

Si quieres continuar leyendo sobre cómo manejar tu empresa, estos artículos te pueden interesar:

Comentarios

Comentarios

Más de Contabilidad y ratios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR