Cómo controlar el estrés laboral. Guía práctica con 15 tips (parte 1)

.

Estrés laboral: ¿una de las enfermedades del siglo XXI?

¿Has tenido a empleados que eran buenos y ahora son apáticos? ¿Has visto que el rendimiento de tu capital humano ha bajado mucho? Quizás estás enfrentando casos de estrés laboral y no lo sabes.

Con la llegada de la tecnología y la automatización de tareas muchas empresas creen que el empleado está allí para cumplir los objetivos y ya está. Las tecnologías arrojan datos de rendimiento, pero no tiene en cuenta que para conseguir los objetivos a veces se va más allá de lo que la máquina pueda pensar.  El gerente a veces piensa que: “de todas formas, si han firmado un contrato es porque estaban de acuerdo con los puntos iniciales, ¿no?”. Sin embargo, la realidad es que lo que parecía para el empleado que iba a ser, no siempre es así.

El motor sigue siendo las personas y a diferencia de las máquinas, éstas pueden sufrir estrés laboral

Las empresas, a pesar de todo el apoyo informático y de maquinaria que pueda tener, el motor de una empresa son las personas (que venden a personas). No hay que pensar que el hecho de tener nuevas tecnologías el trabajo se va a eliminar. Se puede reducir, pero no eliminar. Se pueden automatizar ciertas tareas, pero otras no, al menos aún. Esta transición está provocando un estrés laboral sin precedentes. El mundo va muy rápido y aún no nos hemos habituado.

Esta transición unido a la complejidad y saturación en el mundo de productos y servicios, exige a las empresas esfuerzos extraordinarios,  una competencia clave a ser desarrollada en una organización es aprender a cómo controlar el estrés laboral.

Por suerte, hoy queremos ayudarte sobre cómo controlar el estrés laboral en tu empresa,  para que tengas a los empleados más felices y productivos que puedas tener.

Un entorno que exige adaptaciones de todos los roles en la organización

Por una parte, los colaboradores deben incorporar en su vida herramientas que le ayuden a despejarse en medio de la presión.

Y por otra, los líderes deben aprender a gestionar mejor a sus talentos, para que den lo mejor de sí, sin “quemarlos”

Con este artículo podrás tener algunas distinciones para identificar el estrés laboral y para orientarte en el prácticas que puedes desarrollar para evitar el estrés laboral crónico en tu organización]

Pero vamos a ir por pasos, ¿te parece?

Cómo controlar el estrés laboral. Guía práctica con 15 tips (parte 1)

Cómo controlar el estrés laboral. Guía práctica con 15 tips (parte 1)

Lo primero que debe estar claro (por si no lo está), es la definición del estrés laboral.

¿Qué es el estrés laboral?

El estrés laboral o Síndrome de Burnout es una enfermedad “moderna” que consiste en el desgaste profesional que se ve reflejado en las funciones físicas, psicológicas y cognitivas de un empleado.

Las personas solemos tener reacciones distintas ante situaciones que nos parecen desconocidas, incómodas o que atentan contra nuestro bienestar y es eso precisamente lo que conduce al estrés en el trabajo.

Es cierto que el estrés es bueno en ciertas ocasiones, pero también es cierto que cuando se está bajo un estrés crónico las consecuencias para tus empleados pueden ser muy graves (y por lo tanto para tu empresa).

¿Cuáles son las consecuencias del estrés laboral?

Antes de darte algunos consejos para manejar el estrés, es necesario que tengas en cuenta algunos datos relevantes.

Y para esto, es necesario ver las consecuencias desde el punto de vista de tus empleados y de tu empresa:

Consecuencias del estrés laboral para tus empleados:

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estrés puede agravar o propiciar la aparición de enfermedades como:

  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Cáncer.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Enfermedades gastrointestinales.
  • Aumenta el porcentaje de accidentes laborales.
  • O incluso puede llevar al suicidio.

Tener un horario laboral excesivo supone un incremento del 20 % en la mortalidad, según la Behavioral Science and Policy Association.

Consecuencias del estrés laboral para tu empresa:

Irremediablemente verás que la rentabilidad ha bajado muchísimo porque te darás cuenta de que:

  • No tendrás los trabajos hechos a tiempo.
  • Perderás muchas oportunidades de mejora.
  • Los empleados no sabrán cuáles son las nuevas estrategias de negocio.
  • Darás una pobre atención al cliente.
  • Los empleados tomarán malas decisiones.
  • Tendrás demandas legales o una licitación.
  • Perderás la oportunidad de desarrollar el “employer branding”.
  • Harás que los empleados dejen tu empresa e incluso la industria.

El estrés laboral tiene consecuencias más graves de lo que parece:

De hecho, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el estrés laboral representa pérdidas de entre el 0.5 % y el 3.5 % del Producto Interno Bruto de los países. En Estados Unidos, se estima que el estrés laboral causa una pérdida de USD 300 billones de dólares al año.

Parece que no es una tarea que hay que tomarse a la ligera.

Así que como jefe de recursos humanos, necesitas ideas estrategias sobre cómo controlar el estrés laboral para que tu empresa, en todos los sentidos, sea mucho más rentable que antes.

Por eso te invito a marcarte como objetivo “cómo reducir el estrés” en un tiempo determinado con estos consejos que te damos…

Cómo controlar el estrés laboral. Guía práctica con 15 tips (parte 1)

Cómo controlar el estrés laboral. Guía práctica con 15 tips (parte 1)

Así que lo primero que debes saber es que…

No hay una fórmula mágica sobre cómo controlar el estrés laboral

Lo primero que debes saber como jefe de recursos humanos es que no hay una fórmula única sobre cómo controlar el estrés laboral.

Los síntomas del estrés laboral son distintos en cada individuo y varían mucho dependiendo de cada empresa. Así que tendrás que internalizar que para reducir el estrés tendrás que atender a tus empleados como atiendes a tus clientes, de forma personalizada.

Muy bien, ahora vamos con los puntos clave para combatir el estrés:

A. ¿Cómo identificar los síntomas del estrés laboral?

Si vamos a datos, una observación podría ser por parte del responsable financiero, que la aportación del individuo al margen de beneficios de la empresa ha disminuido. Quizás a nivel operaciones se podría observar que las tareas se hacen en más tiempo y por lo tanto con mayor coste. Sin embargo, hay otros pequeños síntomas fuera del puro dato financiero u operacional. Esto son indicios que ayudan a identificar y aprender cómo controlar el estrés laboral.

Algunos de estos síntomas:

  • Se les nota más apáticos y menos comprometidos con la empresa.
  • Las excusas para no ir al trabajo son cada vez más recurrentes.
  • Se nota que tienen una mala alimentación porque han aumentado o perdido mucho peso.
  • Notas que ingieren alcohol, que fuman más o consumen estupefacientes.
  • Cambia la forma de expresarse.
  • Son cada vez más impuntuales.
  • Son más indecisos y poco precisos.
  • Se les nota más dificultad para concentrarse.
  • Están de mal humor (conductas impulsivas).
  • Se les nota muy aburridos en el trabajo.

B. Identifica la fuente del estrés

Las causas del estrés pueden ser variadas según los individuos, su rol o el sector de la industria en la que trabajes. Sin embargo, hay ciertas fuentes de estrés que son más “sencillas” de identificar, como por ejemplo:

  • Sueldos bajos o falta de estímulos adicionales.
  • Desconexión entre el propósito de vida y el laboral.
  • Tareas aburridas o monótonas.
  • Desconocimiento del puesto de trabajo.
  • La sobrecarga de trabajo.
  • Tiempo inadecuado para completar las tareas.
  • Asignación de tareas que no son del agrado para el empleado (como hablar en público, por ejemplo).
  • La incertidumbre laboral: el miedo de que te puedan despedir de un día para otro.
  • Interrupciones innecesarias.
  • Poca autoridad para tomar decisiones en sus tareas.
  • No poder expresar sus quejas o tener miedo de hacerlo.
  • Falta de herramientas o utensilios para completar el trabajo.
  • Estar expuestos a prejuicios (edad, sexo, raza, religión, político).
  • Grandes responsabilidades con consecuencias desastrosas (por ejemplo, un simple error conlleva a resultado nefasto para la empresa).
  • La falta de desarrollo personal: un trabajo en el que el empleado se sienta estancado y que no puede avanzar.
  • Enfermedades del empleado: ya sean crónicas o no.
  • Falta de liderazgo y comunicación entre los directivos y sus colaboradores. También se sabe que no saber bien la estructura jerárquica en una empresa representa una fuente de estrés.
  • Malas condiciones del ambiente de trabajo: como por ejemplo, la iluminación, el ruido, la contaminación, la temperatura o sillas incómodas.
  • El acoso laboral (amenazas, intimidaciones,): por parte de los compañeros y de los altos cargos.

Fuentes externas de estrés laboral

Otra de las fuentes de estrés laboral pueden venir desde afuera del trabajo. Por ejemplo,  los problemas personales: muerte de un familiar, divorcio, enfermedad o situación económica en casa.

Una vez que descubras las fuentes de estrés es necesario que identifiques por qué duran tanto tiempo y en qué contextos suceden.

C. ¿Conoces realmente a las personas detrás del puesto de trabajo?

A pesar de que haya sido tu responsabilidad contratar a esas personas, no conocerás realmente quiénes son los que conforman tu empresa si no intentas conocerlos un poco más cada día.

Vamos a poner un ejemplo de estrés laboral con un nombre genérico, María:

El trabajo de María consiste en preparar cartas, correos y corregirlos. Ella es divorciada y madre de 2 niños (4 y 6 años). María tiene que salir del trabajo antes de las 5 pm para buscar a sus hijos en una guardería que está al otro lado de la ciudad antes de que cierre.

El problema es que el supervisor de María le recuerda cada día que su trabajo es importante y que todos los textos tienen que estar corregidos antes de que se vaya e insiste en que no deje la oficina antes de dejar todo listo.

La ignoracia del supervisor

Quizá aquí el problema está en que el supervisor no sabe (o se hace la vista gorda) de que María tiene que atender a sus hijos, o puede que ni siquiera sepa que está divorciada o que tiene hijos.

La preocupación de cada día por cumplir con sus obligaciones de empleada y de madre hace que María baje su rendimiento un poco más cada día que pasa. Quizás reduciendo esa exigencia consiga el efecto deseado, que es cumplir con el objetivo perseguido. Menos estrés laboral = más concentración en el trabajo = mejores resultados.

DATO EXPRÉS: Según la Doctora Geri Puleo, los empleados que dan el 110 % de su esfuerzo, que trabajan más y piden más trabajo son los más propensos a tener estrés laboral. Quizá porque su jefe no les da el crédito que se merecen lo que conlleva a la frustración. Si no se trata a tiempo, esa frustración se puede convertir en rabia y después en apatía.

Ahora que ya sabes un poquito más sobre el estrés laboral, es el momento de diseñar un plan para minimizar ese estrés laboral.

Cómo controlar el estrés laboral. Guía práctica con 15 tips (parte 1)

Cómo controlar el estrés laboral. Guía práctica con 15 tips (parte 1)

Piensa que, la reducción de dicho estrés laboral puede ser algo tan eficaz y realmente una ventaja competitiva para la empresa. Recuerda que, al final, la empresa es el equipo y un equipo motivado es una empresa más eficaz.

Así que te presentamos algunas ideas que puedes aplicar para evitar el estrés en el siguiente artículo:

Cómo controlar el estrés laboral segunda parte.

Cualquier duda, por favor escríbeme a: dpolo@timemanagement.es

¡Muchas gracias por leernos!

Comentarios

Comentarios

Más de Liderazgo y gestión del equipo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR