¡Ese no es mi trabajo! Enemigo del equipo laboral

.

¿Tu equipo de trabajo está inundado por la actitud “Ese no es mi trabajo”? Pues entonces estás frente a un problema laboral que debes solucionar ¡Ya!

Todavía existen personas que se atreven a decir ¡Ese no es mi trabajo!

¡Y sí que sí! pero tranquilo que con los nuevos estilos de liderazgo, existen herramientas para contrarrestar este problema.
Encontré esta historia en la Web y me encantó para ilustrar la típica actitud “Ese no es mi trabajo”:

“Este es un relato acerca de cuatro personas llamadas todos, alguien, cualquiera, y nadie.

Había un trabajo muy importante por hacer y TODOS estaban seguros de que ALGUIEN lo haría, CUALQUIERA podía haberlo hecho, pero NADIE lo hizo, ALGUIEN se molesto por ello porque era un trabajo de TODOS. TODOS pensaron que CUALQUIERA pudo haberlo hecho, pero NADIE se dio cuenta de que TODOS no lo harían. Esto finalizó en que TODOS maldecían a ALGUIEN cuando NADIE hizo lo que CUALQUIERA Podía haber hecho.”

Hace algunos años trabajé para una Institución donde abundaban personajes con esta actitud. Y era así tal cual la historia…nadie asumía la responsabilidad.

Como jefe del área me salieron “canas verdes” tratando de solucionar este problema de personal y sencillamente ¡No pude hacerlo! Hoy día reflexiono y me digo que fue por falta de experiencia y también por la rigidez administrativa propia de las instituciones públicas de mi país.

Añitos más tarde, comencé otra experiencia muy diferente ya en el campo privado. Pero mi sorpresa fue que también me encontré con personas que decían: ¡Ese no es mi trabajo! ¿A estas alturas de la vida? ¡No lo podía creer!

Entonces, identificada completamente con mi jefe de área observé cómo él manejó la situación y le dio fin a este problema. Sigue leyendo si quieres liquidar de una vez por todas este virus mortal.

¡Ese no es mi trabajo! Enemigo del equipo laboral

¡Ese no es mi trabajo! Enemigo del equipo laboral

Identificó el problema

En el caso de mi jefe, identificó que en nuestras tareas había un excesivo parcelamiento. Casi que cada uno de nosotros era una pieza aparte de la organización y por ello estábamos muy metidos en lo nuestro. Prácticamente, no sabíamos con detalle que hacía uno u otro y ese desconocimiento nos hacía desdeñar de nuestro trabajo mutuamente.

Una actitud “Ese no es mi trabajo” puede deberse a varios problemas de fondo:

  1. Parcelamiento excesivo del trabajo: esto produce aislamiento laboral. ¿Cómo es esto? Pues algo así como, que yo hago mi trabajo y no me importa el de los demás. Solo me pagan para hacer xx.
  2. Desmotivación: la falta de motivación en el trabajo se combate con mejor remuneración, reconocimientos, ubicación del empleado en lo que sabe y le gusta hacer, conversaciones acerca de sus intereses, etc.
  3. Falta de compromiso con la Organización: Quizás no le has dado motivos al empleado para que se sienta comprometido con la Organización. Steve Jobs  en eso era implacable (¿como todo no?). Realizaba caminatas con su equipo y les daba discursos inspiradores. Sabía que si lograba que el proyecto personal se asociara al proyecto empresarial iba a tener como resultado empleados fieles.
  4. Estrés laboral: Quizás tus empleados estén sobrecargados de trabajo y asumir un error o acción que depende de otro, lejos de pensar que ayuda a la empresa, cree que suma una “piedra más en su mochila”. Observa qué está ocurriendo. Crees que debes distribuir mejor las tareas o quizás contratar más personal. Igual, esta práctica no le haría nada mal al equipo para liberarse de presiones. Midfullnes para empresas.
  5. Falta de comunicación: donde no hay comunicación todo se presta para que todo marche mal. Conoce los 7 pasos para una comunicación corporativa efectiva 
  6. Falta de reconocimiento: Este se relaciona con la desmotivación, pero me agrada destacarlo porque a veces tus empleados lo único que necesitan es reconocimiento. Quizás la frase ¡Este no es mi trabajo!, le sigue una conversación interna “si igual no me lo reconoces”. Te presento sendo artículo sobre beneficios laborales en las empresas.
¡Ese no es mi trabajo! Enemigo del equipo laboral

¡Ese no es mi trabajo! Enemigo del equipo laboral

Nos capacitó para que fuéramos empleados más integrales

El jefe eliminó ese sistema encadenado de trabajo y nos hizo empleados más integrales. Participamos desde el principio hasta el final en nuestro propio proceso. Así no evadimos responsabilidades.

Claro está, siempre y cuando sean tareas para cumplir con los procesos propios del empleado, no es que vas a pedirles que corten el árbol, hagan las tablas y construyan el mueble. De eso no se trata. Pero si por ejemplo separar las tablas del tronco, lijarlas, cortarlas en diferentes tamaños etc.

El espíritu es que tus empleados conozcan el trabajo del otro y se valore el papel del mismo dentro de la organización.

¡Ese no es mi trabajo! Enemigo del equipo laboral

¡Ese no es mi trabajo! Enemigo del equipo laboral

Cambió el modelo de remuneración

Nuestro jefe nos cambió el modelo con el que nos estaban remunerando. Ahora se basa en metas personales que al ser alcanzadas recibimos recompensas monetarias. Si las superamos la recompensa es mayor.
¿Qué quiere lograr con ésto?

  1. Impulsar la competencia sana.
  2. Retarnos permanentemente.
  3. Reconocer nuestro trabajo.
  4. Hacernos reflexionar cuando no alcanzamos la meta.

¡Eso sí! Que el modelo esté claro y transparente para todo el mundo. Porque eso nos pasó también. Creímos entender todos la estrategia y se presentaron inconvenientes a la hora de cobrar. Todo aclarado…todo superado.

Escoge el modelo ideal para tu empresa.

¡Ese no es mi trabajo! Enemigo del equipo laboral

¡Ese no es mi trabajo! Enemigo del equipo laboral

Formación continua

El jefe se toma por lo menos una vez al mes para darnos una capacitación a todos los equipos. Eso lo ponemos en práctica en nuestras labores y luego comentamos los resultados entre nosotros.
¿Qué nos hace sentir? que somos reconocidos, apreciados en la organización, comprometidos a dar lo mejor de nosotros para el bien de la empresa.

Con tan solo un poco de tu tiempo mira lo que puedes lograr en un empleado.

Cuando SI y cuando NO

Como líder del equipo debes saber identificar cuándo recae toda la responsabilidad en un grupo pequeño de empleados y el resto se hace “la vista gorda”.

La idea de evitar la actitud ¡Ese no es mi trabajo! no es alimentar a los “recostados”, sino que cada empleado mire en sí mismo, la oportunidad que tiene para aportar por cuenta propia a la organización.

La contraposición a la actitud ¡Ese no es mi trabajo! puede ser la proactividad. ¿Cuándo tus empleados deben ser proactivos?:

  1. Cuando un compañero falte a trabajar.
  2. Cuando el tema que haya que asumir sea menor, y que el empleado tenga la capacidad de manejarlo.
  3. Cuando esté permitido y no ponga en riesgo la empresa.
  4. Cuando sus ideas representen soluciones a temas específicos.

La forma en que mi jefe manejó esta situación fue magistral. Le agradezco, porque sin él saberlo, me enseñó lo que en algún momento de mi vida pudo haberme funcionado. Y que en el futuro cuando vuelva a manejar personal y se me presenten inconvenientes como éstos, ya tenga las herramientas para resolverlo.

Y finalmente te digo que si observas a un empleado que siempre colabora y te da una respuesta ¡Ese no es mi trabajo! entonces, observa, porque quizás se estén aprovechando de su proactividad y lejos de ser una práctica colaborativa se convierta en un vicio para los demás.

Comentarios

Comentarios

Más de Gestión del desempeño

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR