Guía para determinar cuánto cuesta tu producto

.

Fijar el precio de los productos o servicios que ofrece es una de las tareas más complicadas que enfrentará cualquier empresario. Seguramente, ya te has percatado de lo complicado que es establecer una tarifa que beneficie tanto al cliente como a la empresa.

Si tienes dudas para saber cuánto cuesta tu producto, aquí te presentamos las estrategias que puedes emplear para hacer un cálculo justo.

Establecer una estrategia de precios te permitirá rentabilizar tu empresa y estimular las ventas, además de conocer el verdadero valor de lo que produces.

 

Guía para determinar cuánto cuesta tu producto

Guía para determinar cuánto cuesta tu producto

Pricing: Aprende a identificar cuánto cuesta lo que ofreces

El pricing o estrategia de precios son los métodos a los que recurre una empresa para establecer y modificar los precios de los productos o servicios que ofrece.

Lo más importante al momento de establecer precios es que este le aporte valor al cliente y que a la vez sea rentable para la empresa.

Cuando tienes una técnica efectiva para determinar cuánto cuesta tu producto, lo que debes perseguir es: incrementar las ventas, maximizar las ganancias, consolidar el negocio y su prestigio.

Son muchos los factores que influyen en el precio final de un producto. Entre los que debes tomar en cuenta están: el costo de producción, la demanda, la competencia, regulaciones gubernamentales, el mercado al que te diriges, capacidad de producción, etc.

Estrategias populares para establecer el precio de tu producto

Las estrategias de precios han variado con el tiempo y las más populares actualmente están enfocadas en el cliente. Sin embargo, hay un gran número del que puedes escoger dependiendo de lo que le conviene a tu empresa.

Entre los elementos del pricing que debes considerar están el cálculo de costos, estructura de precios, la percepción del consumidor sobre el valor del producto y la estrategia del valor competitivo.

Si ya aplicas alguna de ellas y no te está funcionando, puedes intentar con otra de las que presentamos o combinar varias para que veas como ganas rentabilidad.

No son pocas las empresas que comenten errores en la gestión de precios, lo importante es reconocerlos y probar hasta dar con la mejor técnica para tu empresa.

A continuación, te presentamos algunas de las estrategias entre las que puedes escoger para conocer cuánto cuesta tu producto o servicio.

Según el costo de producción

Consiste en establecer los precios de acuerdo a cuánto cuesta producir el producto. Se trata básicamente de sumar los gastos fijos y los variables al transporte, la materia prima, gastos de ineficacia y finalmente, el margen de beneficio (que por lo general es de 30 %).

Según el valor del mercado

Toma en cuenta el comportamiento de la oferta y la demanda. El valor del producto dependerá de la percepción que tengan los consumidores sobre él y cuántos están dispuestos a adquirirlos.

Según la competencia

Consiste en conocer cuáles son los precios que maneja la competencia antes de establecer los propios. De aquí es de donde nacen las guerras de precios.

Puedes basar tu estrategia en precios competitivos o menores que los de la competencia o aplicar una técnica de diferenciación en la que ofrezcas algo extra (como una innovación en el producto) y así poder venderlo un poco más caro.

Según el ciclo de vida

Este dependerá del tipo de producto que ofrezcas: si es innovador o una evolución de otro ya existente.

En caso de que sea un producto totalmente nuevo, no habrá una referencia previa, por lo que el consumidor será menos sensible al precio. Si es evolutivo, debes considerar cuánto cuesta la versión anterior junto con otras variables.

Según la técnica de penetración

Consiste en establecer precios bajos para penetrar en el mercado y ganarle clientes a tus competidores. Debes ser muy cauteloso, porque no quieres generar perdidas. Tienes la ventaja de que a medida que aumente la demanda, también puedes elevar el precio.

Según la técnica de psicología

Busca generar un efecto que le haga pensar al consumidor que el precio es más bajo de lo que realmente es. Es decir, que responda a una emoción.

¿Cómo se logra? Los números impares se asocian a precios más bajos que los pares. También establecer cifras no cerradas como 10.99 crea un efecto psicológico que lo hace percibir como más barato de lo que es.

Espero que estas estrategias te ayuden a determinar cuánto cuesta realmente tu producto. ¿Cuál de ellas aplicarás en tu negocio?

Aquí te dejamos otros artículos que te van a interesar:

Comentarios

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR