Está claro que ningún negocio es igual al otro. No puedes tratar a varios clientes como uno solo no manejar tu empresa de la misma forma según las épocas del año. En la web hay miles de artículos que hablan de lo bueno que es un CRM pero son tantas las opciones que terminar por adquirir el primero que veas, el más barato o (peor aún) por no adquirirlo.

Es por eso que en esta ocasión te queremos mostrar el impacto que tiene un CRM en tu pequeña o mediana empresa, en este caso: en un negocio de producción.

Dificultades que enfrentan las Pymes de producción

Según Elena Gómez del Pozuelo (presidenta de aDigital) y Mireya Masclans (E-Commerce Manager de ToysRUs):

Las empresas de ecommerce deben estar obsesionadas por el análisis de datos de comercio y centrarnos más en la conversación que en las visitas a la web”. Sin embargo, “hay mucha más información que antes y debe ser analizada para segmentar al máximo la oferta” y esto supone adquirir herramientas que no están al alcance de la mayoría de las pequeñas y medianas empresas.

Un CRM es la opción favorita para muchos negocios que necesitan (y deben) manejar y analizar su Big Data. Ya no se trata de una simple hoja de cálculos o de una calculadora, se trata de usar una herramienta que te hará mucho más fácil la coordinación de todo tu negocio.

¿Por qué el CRM es el favorito de las pequeñas y medianas empresas?

Te lo cuento en la siguiente infografía:

Cómo puede un CRM mejorar mi pequeño negocio

 

Como ves, estos números pueden impulsarte a adquirir un CRM, pero…

¿qué beneficios aporta para tu negocio?

Te lo mostramos con 3 ejemplos prácticos: 1. Gestión comercial, 2. Marketing y 3. Servicio post-venta que te pueden estar sucediendo hoy mismo.

¿Preparado?

1. ¿Cómo impacta un CRM en la gestión comercial de una Pyme de producción?

Imagina que se trata de una empresa de confección de ropa en este caso. Vendes tus artículos a tus amigos, familiares y por las redes sociales. Quizá tengas también un blog o una página web donde subes el catálogo de tus productos. Ahora, el negocio crece poco a poco porque tus productos son realmente buenos, creas promociones para que alcanzar a más clientes y los pedidos es cada vez más complejos. ¿Cómo puedes manejar el crecimiento de tu pequeño o mediano negocio?

Precisamente un CRM te puede ayudar a gestionar tus ventas y todo tu proceso comercial de forma muy sencilla.

  1. Ingresa los datos de todos tus productos (inventario), cuántos tienes almacenados, el precio de cada uno, etc.
  2. Después, ingresa los datos de tus proveedores, de las personas que ya han comprado en tu negocio y las facturas que tengas hasta el momento.
  3. Ingresar los datos de tus proveedores, los costos, la materia prima y agéndalos en el calendario del CRM.

Esto te permitirá crear tu primera base de datos. Además, el CRM cuenta con recordatorios de tareas para que los responsables no pasen nada por alto. Además, te permite archivar todas esas acciones repetitivas para que puedas usarlas en un futuro.

Ahora, lo genial del CRM es que te puede mostrar en gráficos la evolución de tus ventas según el producto, la fecha y los tipos de clientes. De esta forma puedes determinar cuáles son los productos más rentables y cuáles necesitas darle un impulso extra o eliminar de tu catálogo.

Así podrás encontrar el camino de tu negocio con la ayuda del comportamiento de tus propios clientes.

Por ejemplo: si haces un evento o alguna promoción de tus productos (en la vida real o en Internet) puedes ingresar los datos de quienes participan, generar prospectos y más oportunidades de venta.

El CRM se encargará de mostrar cuál cliente o prospecto está interesado a un producto para que tu equipo comercial (o tú) se encarguen de llamarle, enviarle las ofertas por correo electrónico y ofrecerle las propuestas que tengan más probabilidades de aceptar. ¡Genial! ¿No?

Y toda esta información puede ser usada para impulsar las ventas de tu negocio.

2. ¿Cómo el CRM impacta el marketing de tu negocio?

Otra de las funcionalidades del CRM es que todos los departamentos de tu empresa pueden trabajar sincronizados. Nadie queda por fuera porque al fin y al cabo, el negocio es la suma de todos ellos. ¿Cierto?

Por ejemplo: el departamento de marketing puede usar la información de tu gestión comercial para crear campañas adaptadas a tus clientes actuales.

¿Cuáles pueden ser estos datos?

Información vital de:

Siguiendo el mismo ejemplo de una empresa de confección de ropa:

Tienes una serie de camisetas que son compradas en su mayoría por hombres entre 17 y 30 años. Los días que más se la llevan son los miércoles y jueves a través de tu tienda online (con tarjeta de crédito).

Con esta información (tomada fácilmente desde el CRM) podrías diseñar una campaña que se adapte a ese tipo de clientes y que busque fomentar las ventas para otros público los demás días de la semana.

Ejemplo práctico:

Creas una campaña que se llama “Cómprale una franela a tu chica”. Una campaña que ofrezca 50 % de descuento en camisetas femeninas para aquellos usuarios registrados en tu sistema que compren los fines de semana una franela con tarjeta de crédito.

En realidad, lo que puedes hacer con este tipo de información es muy amplio pero lo bueno es que el CRM te permite clasificar la información como quieras para descubrir los puntos fuertes y débiles de tu negocio. Además, puedes medir la efectividad de tus campañas y archivarlas para volver a usarlas en un futuro.

Otro ejemplo práctico:

Vamos a suponer que quieres hacer un concierto para promocionar tus camisetas. Este evento tiene una estimación de ventas de 1 000 € considerando que puedes vender 50 camisetas por 20 €.

Puedes registrar esta campaña en el calendario de tu CRM y enviar la información por correo electrónico a todos aquellos que podrían estar interesados en tu producto y en el evento.

Al finalizar el evento, pueden surgir varios interesados en tus productos (lo que llamamos oportunidades de venta) y ¿a que no adivinas? Puedes registrar los datos de los interesados en tu CRM para hacer futuras negociaciones y cerrar contratos.

¡Felicidades!

Ya tienes tu primera cartera de clientes generada totalmente con la ayuda de tu CRM.

No ha sido tan difícil, ¿cierto?

¿Realmente necesitas un CRM para hacer todo esto?

Te lo explicamos mejor con un ejemplo:

Vamos a suponer que quieres lanzar una campaña de promoción para un día especial, El Día del Padre. Si hicieras esto en un Excel o con notas de tus cuadernos tardarías 5 minutos para detectar cuáles de tus clientes y prospectos son padres y 10 minutos más para crear el mensaje y enviarlo. Ahora, si tienes 20 clientes que son padres tardarías 5 horas y te da pánico.

Con un CRM toda la información que necesitas está lista para ser usada y enviada. Solo te tomaría unos 10 minutos en total. ¿Ahora nos entiendes?

”Vale más un céntimo bien empleado que un céntimo ahorrado” – O. Sweet

Click To Tweet

3. ¿Cómo mejora un CRM tu servicio post venta?

Uno de los retos de las pequeñas y medianas empresas productoras en Internet es la recurrencia en sus ventas. Dicho en otras palabras, venderle mucho más al mismo usuario.

Es por eso que a muchas empresas no les basta con atraer clientes sino hacer de la marca una empresa tan irresistible que los usuarios quieran comprar todos tus productos.

Es aquí cuando el CRM entra al rescate de tu negocio. Con él puedes mantener una relación con tus clientes para que puedas hacer venta cruzada de tus productos, accesorios, complementos, etc.

¿Cómo se hace esto?

El CRM enlaza los gustos de tus clientes, sus compras pasadas, su experiencia, sus redes sociales y los asocia con los productos que tienes en tu empresa. Esto te permite saber de una forma más fácil qué productos son los más propensos para que un cliente compre (o vuelva a comprar) y dirigir tus esfuerzos a las necesidades de cada uno de ellos. Es decir, estarías entrando en la estrategia de la venta centrada en el usuario.

Aunque esto no es todo.

Con el CRM puedes tener control y manejo de la logística, la evolución del equipo comercial, la efectividad de tus productos, la reacción de tus clientes en las redes sociales, envío de facturas, recopilación de información extra y muchas otras funciones.

Por ejemplo, el CRM te ayuda a responder estas preguntas:

Como ves, puedes tener control absoluto de qué pasa con tus productos una vez que salen de tu empresa, predecir mejor cuáles serán los próximos pasos de tus clientes y adelantarte a ellos ofreciéndoles las ofertas pertinentes.

Recuerda que en los mercados competitivos lo más importante es hacer que tus clientes no se olviden de ti y esto se logra con 2 pilares:

  1. Un producto de excelente calidad.
  2. Un CRM que te ayuda a gestionar la venta cruzada.

¿Crees que vale la pena adquirir un CRM para tu negocio? Pues bien, ahora solo te falta implementarlo y nosotros te decimos brevemente todo lo que necesitas.

Mira otros tipos de empresas en los que puedes usar un CRM:

Cómo usar un #CRM para una empresa de servicios profesionales http://t.co/gbqfZDBDO4 #HázloFácil pic.twitter.com/KzyGwbSbkD

— Gestionar Fácil (@Gestionar_Facil) 16 Octobre 2015

Mira cómo puedes usar un #CRM para tu restaurante o café http://t.co/6S8dVEVPxq #HázloFácil pic.twitter.com/j8uLtSXoLw

— Gestionar Fácil (@Gestionar_Facil) 16 Octobre 2015

Mira cómo Franelas JM Sport mejoró su negocio con el uso de un CRM

Puedes también, ver el caso de éxito de Jeans 28

5 Pasos sencillos para empezar a usar un CRM en tu pequeño negocio

No es tan complicado como parece:

  1. Leer este artículo ¡listo!
  1. Haz un análisis exhaustivo de la situación actual de tu negocio

Para ayudarte un poco puedes preguntarte:

  1. Plantea los objetivos de tu empresa (a dónde quieres llegar y cuándo)

Para esto puedes responder las preguntas:

  1. Selecciona el CRM que mejor te convenga:

Para esto puedes comparar según:

  1. Adquiere el CRM y pruébalo

Juega con él, pruébalo. Un buen CRM debe ser muy fácil de adquirir, instalar y usar. Introduce todos tus datos en él y empieza a gestionar tu negocio de la forma más cómoda que existe.

Nosotros sabemos que estás aquí porque quieres mejorar tu cartera de clientes sin tantas complicaciones, por eso te ofrecemos nuestro producto estrella: El CRM-Fácil.

Un CRM que tiene todo lo que necesita tu pequeña y mediana empresa. ¿Y sabes qué es lo genial?

Puedes probarlo por 30 días sin necesidad de tarjeta de crédito

¡Apuesto a que te animas!

[do_widget widget_classes=none id=wp_subscribe-3]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR