Cómo controlar el estrés laboral entre tus colaboradores (15 tips)

.

En estos tiempos en que las empresas necesitan resultados cada vez más extraordinarios,  una competencia clave a ser desarrollada en una organización es aprender a cómo controlar el estrés laboral.

¿Has tenido a empleados que eran buenos y ahora son apáticos? ¿Has visto que el rendimiento de tu capital humano ha bajado mucho? Quizás estás enfrentando casos de estrés laboral y no lo sabes.

Con la llegada de la tecnología y la automatización de tareas muchas empresas creen que el empleado está allí para cumplir los objetivos y ya está; de todas formas, si han firmado un contrato es porque estaban de acuerdo con los puntos iniciales, ¿no?

Pues resulta que a pesar de todo el apoyo informático y de maquinaria que pueda tener, el motor de una empresa son las personas (que venden a personas). Así que parece algo ilógico que las empresas no tomen estrategias sobre cómo controlar el estrés laboral.

Por suerte, hoy queremos ayudarte sobre cómo controlar el estrés laboral en tu empresa,  para que tengas a los empleados más felices y productivos que puedas tener.

Por una parte, los colaboradores deben incorporar en su vida herramientas que le ayuden a despejarse en medio de la presión.

Y por otra, los líderes deben aprender a gestionar mejor a sus talentos, para que den lo mejor de sí, sin “quemarlos”

Con este artículo podrás tener algunas distinciones para identificar el estrés laboral y para orientarte en el prácticas que puedes desarrollar para evitar el estrés laboral crónico en tu organización]

Pero vamos a ir por pasos, ¿sí?

Guía práctica: Cómo controlar el estrés laboral en 15 tips

Guía práctica: Cómo controlar el estrés laboral en 15 tips

Lo primero que debe estar claro (por si no lo está), es la definición del estrés laboral.

¿Qué es el estrés laboral?

El estrés laboral o Síndrome de Burnout es una enfermedad “moderna” que consiste en el desgaste profesional que se ve reflejado en las funciones físicas, psicológicas y cognitivas de un empleado.

Las personas solemos tener reacciones distintas ante situaciones que nos parecen desconocidas, incómodas o que atentan contra nuestro bienestar y es eso precisamente lo que conduce al estrés en el trabajo.

Es cierto que el estrés es bueno en ciertas ocasiones, pero también es cierto que cuando se está bajo un estrés crónico las consecuencias para tus empleados pueden ser muy graves (y por lo tanto para tu empresa).

¿Cuáles son las consecuencias del estrés laboral?

Antes de darte algunos consejos para manejar el estrés, es necesario que tengas en cuenta algunos datos relevantes.

Y para esto, es necesario ver las consecuencias desde el punto de vista de tus empleados y de tu empresa:

Consecuencias del estrés para tus empleados:

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estrés puede agravar o propiciar la aparición de enfermedades como:

  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Cáncer.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Enfermedades gastrointestinales.
  • Aumenta el porcentaje de accidentes laborales.
  • O incluso puede llevar al suicidio.

Tener un horario laboral excesivo supone un incremento del 20 % en la mortalidad, según la Behavioral Science and Policy Association.

Consecuencias del estrés para tu empresa:

Irremediablemente verás que la rentabilidad ha bajado muchísimo porque te darás cuenta de que:

  • No tendrás los trabajos hechos a tiempo.
  • Perderás muchas oportunidades de mejora.
  • Los empleados no sabrán cuáles son las nuevas estrategias de negocio.
  • Darás una pobre atención al cliente.
  • Los empleados tomarán malas decisiones.
  • Tendrás demandas legales o una licitación.
  • Perderás la oportunidad de desarrollar el “employer branding”.
  • Harás que los empleados dejen tu empresa e incluso la industria.

De hecho, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el estrés laboral representa pérdidas de entre el 0.5 % y el 3.5 % del Producto Interno Bruto de los países. En Estados Unidos, se estima que el estrés laboral causa una pérdida de USD 300 millardos de dólares al año.

Parece que no es una tarea que hay que tomarse a la ligera.

Así que como jefe de recursos humanos, necesitas ideas estrategias sobre cómo controlar el estrés laboral para que tu empresa, en todos los sentidos, sea mucho más rentable que antes.

Por eso te invito a marcarte como objetivo “cómo reducir el estrés” en un tiempo determinado con estos consejos que te damos…

Guía práctica: Cómo controlar el estrés laboral en 15 tips

Guía práctica: Cómo controlar el estrés laboral en 15 tips

Así que lo primero que debes saber es que…

No hay una fórmula mágica sobre cómo controlar el estrés laboral

Lo primero que debes saber como jefe de recursos humanos es que no hay una fórmula única sobre cómo controlar el estrés laboral.

Los síntomas del estrés laboral son distintos en cada individuo y varían mucho dependiendo de cada empresa, así que tendrás que internalizar que para reducir el estrés tendrás que atender a tus empleados como atiendes a tus clientes, de forma personalizada.

Muy bien, ahora vamos con los puntos clave para combatir el estrés:

A. ¿Cómo identificar los síntomas del estrés laboral?

Por lo general, la primera observación que te hará el jefe de finanzas o el director general es en el margen de beneficios de la empresa. Sin embargo, hay otros pequeños síntomas que puedes observar como primer paso para aprender a cómo controlar el estrés laboral.

Presentan algunos de estos síntomas:

  • Se les nota más apáticos y menos comprometidos con la empresa.
  • Las excusas para no ir al trabajo son cada vez más recurrentes.
  • Se nota que tienen una mala alimentación porque han aumentado o perdido mucho peso.
  • Notas que ingieren alcohol, que fuman más o consumen estupefacientes.
  • Cambia la forma de expresarse.
  • Son cada vez más impuntuales.
  • Son más indecisos y poco precisos.
  • Se les nota más dificultad para concentrarse.
  • Están de mal humor (conductas impulsivas).
  • Se les nota muy aburridos en el trabajo.

B. Identifica la fuente del estrés

Las causas del estrés pueden ser variadas según los individuos, su rol o el sector de la industria en la que trabajes. Sin embargo, hay ciertas fuentes de estrés que son más “sencillas” de identificar, como por ejemplo:

  • Sueldos bajos o falta de estímulos adicionales.
  • Desconexión entre el propósito de vida y el laboral
  • Tareas aburridas o monótonas.
  • Desconocimiento del puesto de trabajo.
  • La sobrecarga de trabajo.
  • Tiempo inadecuado para completar las tareas.
  • Asignación de tareas que no son del agrado para el empleado (como hablar en público, por ejemplo).
  • La incertidumbre laboral: el miedo de que te puedan despedir de un día para otro.
  • Interrupciones innecesarias.
  • Poca autoridad para tomar decisiones en sus tareas.
  • No poder expresar sus quejas o tener miedo de hacerlo.
  • Falta de herramientas o utensilios para completar el trabajo.
  • Estar expuestos a prejuicios (edad, sexo, raza, religión, político).
  • Grandes responsabilidades con consecuencias desastrosas (por ejemplo, un simple error conlleva a resultado nefasto para la empresa).
  • La falta de desarrollo personal: un trabajo en el que el empleado se sienta estancado y que no puede avanzar.
  • Enfermedades del empleado: ya sean crónicas o no.
  • Falta de liderazgo y comunicación entre los directivos y sus colaboradores. También se sabe que no saber bien la estructura jerárquica en una empresa representa una fuente de estrés.
  • Malas condiciones del ambiente de trabajo: como por ejemplo, la iluminación, el ruido, la contaminación, la temperatura o sillas incómodas.
  • El acoso laboral (amenazas, intimidaciones,): por parte de los compañeros y de los altos cargos.

Otra de las fuentes de estrés laboral pueden venir desde afuera del trabajo. Por ejemplo,  los problemas personales: muerte de un familiar, divorcio, enfermedad o situación económica en casa.

Una vez que descubras las fuentes de estrés es necesario que identifiques por qué duran tanto tiempo y en qué contextos suceden.

C. ¿Conoces realmente a las personas detrás del puesto de trabajo?

A pesar de que haya sido tu responsabilidad contratar a esas personas, no conocerás realmente quiénes son los que conforman tu empresa si no intentas conocerlos un poco más cada día.

Vamos a poner un ejemplo de estrés laboral con un nombre genérico, María:

El trabajo de María consiste en preparar cartas, correos y corregirlos. Ella es divorciada y madre de 2 niños (4 y 6 años). María tiene que salir del trabajo antes de las 5 pm para buscar a sus hijos en una guardería que está al otro lado de la ciudad antes de que cierre.

El problema es que el supervisor de María le recuerda cada día que su trabajo es importante y que todos los textos tienen que estar corregidos antes de que se vaya e insiste en que no deje la oficina antes de dejar todo listo.

Quizá aquí el problema está en que el supervisor no sabe (o se hace la vista gorda) de que María tiene que atender a sus hijos, o puede que ni siquiera sepa que está divorciada o que tiene hijos.

La preocupación de cada día por cumplir con sus obligaciones de empleada y de madre hace que María baje su rendimiento un poco más cada día que pasa.

DATO EXPRÉS: Según la Doctora Geri Puleo, los empleados que dan el 110 % de su esfuerzo, que trabajan más y piden más trabajo son los más propensos a tener estrés laboral. Quizá porque su jefe no les da el crédito que se merecen lo que conlleva a la frustración. Si no se trata a tiempo, esa frustración se puede convertir en rabia y después en apatía.

Ahora, suponiendo que ya has cumplido con las etapas A, B y C, es hora de diseñar un plan estratégico sobre cómo controlar el estrés laboral de Pedro, de José y de Carmen.

Guía práctica: Cómo controlar el estrés laboral en 15 tips

Guía práctica: Cómo controlar el estrés laboral en 15 tips

Así que te presentamos algunas ideas que puedes aplicar para evitar el estrés:

15 ideas sobre cómo controlar el estrés laboral

Antes de que diseñes cualquier estrategia para eliminar el estrés en el trabajo es necesario que tengas en cuenta que para caer en el estrés laboral solo faltan 6 meses, pero combatirlo efectivamente puede tardar hasta 2 años.

Así que no olvides mencionarles a tus jefes que cualquier estrategia que apliques tomará su tiempo para que haga efecto.

Ahora sí, toma nota de estas para el manejo de estrés en el trabajo:

15. Deja de decir “¡es tu culpa!”

Una de las principales causas del estrés laboral es no tener una respuesta adecuada cuando pasa algo que no nos gusta. Por lo general, los supervisores siempre buscan un culpable a quien apuntar cuando algo malo sucede.

Una buena forma de combatirlo es cambiar la forma en la que manejas las crisis. Por lo general, las aerolíneas tienen una filosofía de apoyo mutuo en la tripulación porque saben que hasta el más experto puede cometer errores y precisamente para eso están sus compañeros, para dar apoyo.

14. Define claramente el rol y las responsabilidades en el trabajo

A veces un empleado se siente frustrado porque no sabe en realidad qué es lo que debe hacer, con quién o qué cuenta para hacer su trabajo, a quien debe rendirle cuenta directamente o hasta dónde puede llegar su trabajo.

Esa incertidumbre en su trabajo puede causar mucho estrés. Lo más preocupante, es que casi nunca te das cuenta hasta que sea demasiado tarde.

Lo recomendable aquí es explicar muy pero muy detalladamente todo lo que conlleva el rol de trabajo sin dejar nada por sabido. A veces damos por sentado que alguien sabe de qué estamos hablando y genera un desorden en toda la empresa.

ARTÍCULO RECOMENDADO: “Ese no es mi trabajo”, el gran enemigo de la productividad laboral

13. Elimina el miedo de tu empresa

Por lo general, las empresas funcionan con una jerarquía casi militar en donde la palabra del superior es la única que vale. Precisamente, esa vieja “costumbre” de que el jefe siempre tiene la razón crea un ambiente en el que al empleado le da pavor hacer un comentario, una sugerencia o presentar una queja por temor a un regaño o una represalia.

Para esto, debes modificar la forma en la que se comunica tu empresa. Eliminar las barreras del rango y hacerte amigo de esas personas que hacen que tu empresa funcione.

12. Toma en cuenta las opiniones de tus empleados

¿Cuántas veces tus empleados han hecho recomendaciones y nadie las ha tomado en cuenta porque provienen de un empleado?

Precisamente hay un dicho que reza: “Nunca contrates a alguien que sepa menos que tú en el rol para el que fue contratado”.

Si contratas a alguien para diseñar una estrategia de marketing digital (por ejemplo) debes tener confianza en que esa persona va a hacer un buen trabajo.

Si piensas que está equivocado, aplica el consejo anterior y habla con esa persona para diseñar alternativas.

11. Crea un ambiente laboral óptimo

Y cuando digo “ambiente” me refiero al clima de trabajo en general.

Por lo general, una empresa que en la que nadie tenga permitido mirar a los lados es solo una bomba de tiempo antes de que todo el mundo salga corriendo.

ARTÍCULO RECOMENDADO: 7 Claves para desarrollar una cultura organizacional que funcione

10. Crea un “lugar de trabajo” más ameno

En este punto me refiero más al espacio físico en el que trabajan tus empleados. Modifica la luz de los bombillos, la intensidad, los colores de las paredes, la organización del espacio, la decoración.

Se ha demostrado que la personalización del espacio de trabajo influye en el ánimo de tus trabajadores.

Un dato importante: haz que sean tus empleados los que escojan cómo quieren que sea su lugar de trabajo.

Y si trabajan desde casa no tengas miedo, a veces no se trabaja en el trabajo, como asegura Jason Fried en su charla TED:
.

.

09. Anticípate a las preocupaciones de tus empleados

Como jefe de recursos humanos es una buena estrategia anticiparte a las necesidades y preocupaciones de tus empleados sin esperar que caigan en el estrés.

Por ejemplo, puedes revisar si en sus oficinas hay algo que funciona bien, la calefacción, la computadora o si las sillas en las que están son lo suficientemente cómodas.

Todos estos pequeños detalles hacen la diferencia entre una empresa que cuida a sus empleados y otra que cree que son robots.

08. Haz que tu equipo de trabajo se conozca y sea más unido

Una de las estrategias que uso Google en su cafetería fue poner las sillas muy juntas para que los empleados tuvieran que interactuar entre sí.

El departamento de recursos humanos de Google se dio cuenta que esta estrategia era mejor que hacer sesiones “obligatorias” para conversar.

Tú puedes idear la mejor estrategia que esté acorde con tu empresa. Puedes salir de campo, hacer fiestas, reunirte en un bar para hablar de estrategias. Es tu decisión, siempre y cuando sea una forma en la que todos estén de acuerdo.

07. Premia a los empleados que más se esfuerzan

Como lo he mencionado antes, la doctora Geri Puleo señala que los empleados que más esfuerzan son más propensos a sufrir estrés laboral porque tarde o temprano sentirán que su esfuerzo no es valorado.

En este caso quiero hacer hincapié en el hecho de que “reconocer el esfuerzo” no es simplemente subir el sueldo.  Al cabo de un tiempo el empleado va a tener otra realidad y “ese dinero extra” no será motivo para combatir el estrés.

En su lugar, es preferible hacer otro tipo de bonificación distinta. Bonos inesperados, más días de vacaciones, un día en la peluquería, el pago de la guardería por un mes. Algo que realmente necesiten tus empleados y que los haga sentir queridos.

06. Diseña horarios de trabajo más flexibles

Si más vale la calidad que la cantidad, ¿por qué insistir en hacer que trabajen 70 horas a la semana? Si ya sabes (por el vídeo de Jason Fried) que cada empleado tiene su ritmo en el que es más efectivo cuando se concentra.

La idea aquí es diseñar un plan de horarios que puedas controlar.  Pero que,  a su vez , sea lo suficientemente flexible para que el empleado pueda trabajar en su “hora sagrada”.

A muchos empresarios les da miedo probar esta técnica porque creen que los empleados caerán en una especie de “libertinaje”, pero de nuevo: si se fomenta la confianza y la recompensa todos se sentirán motivados a cumplir con su trabajo. ¡Créeme!

05. Crea actividades en grupo

Una buena práctica sobre cómo controlar el estrés laboral es realizar actividades en grupo en las que participen todo el personal de la empresa.

La primera actividad recomendada es hacer ejercicios porque ayuda a aliviar la ansiedad y la tensión además de liberar endorfinas (sustancia que produce placer). Entre las otras opciones están la meditación y la recreación en grupo.

Entre las actividades más recomendadas están:

  • Ir al cine o al teatro.
  • Bicicleta (preferiblemente que no sea estacionaria).
  • Caminatas.
  • Maratones cortos.
  • Bailoterapia.
  • Natación.
  • Pilates.
  • Yoga.

ARTÍCULO RECOMENDADO: Cómo ser un entrenador personal

04. Diseña tareas que tengan sentido para que estimulen al empleado

Hay un dicho que dice: “ama lo que haces y nunca tendrás que trabajar”, así que trata de diseñar objetivos y tareas acordes con las habilidades y retos de cada trabajador.

También es importante que cada tarea tenga una repercusión real en el funcionamiento de la empresa y que sea lógico con la filosofía de la misma.

Haz que interactúen con el mundo exterior, que se empapen de las noticias y las novedades del sector. Que exploren y compartan sus gustos y conocimientos con el resto del equipo.

ARTÍCULO RECOMENDADO: 3 Beneficios laborales obligatorios para los empleados de una empresa

03. Deja que tus empleados progresen profesionalmente

Un empleado puede ser altamente efectivo hasta que se da cuenta que está estancado. Es decir, cuando siente que ya no puede progresar en la empresa.

Una gran parte de los empleados que se sienten así suelen dejar la empresa, pero otros simplemente tienen miedo de dejar la estabilidad que les da el trabajo, así que siguen y siguen hasta que caen en la depresión.

Esta estrategia está estrechamente relacionada con el punto 14 en el que debes explicar muy bien el puesto de trabajo.

Si le prometes a un empleado que puede avanzar y al final de cuenta, por más esfuerzo que haga no lo consigue entonces lo estás estancando y estás estancando tu negocio.

Deja que se formen, que prueben cosas nuevas y si has implementado un buen ambiente laboral es probable que se queden en tu empresa por mucho más tiempo (y con más ideas para aportar).

02. Incentiva los chequeos de salud

Es necesario que fomentes la vida saludable entre tus empleados. Dales un incentivo para que vayan al médico cada cierto tiempo o incluso puedes incentivar a quienes tengan una vida más sana.

Para esto puedes hacer planes en conjunto con empresas aseguradoras o empresas dedicadas a la salud para que diseñen planes específicos para toda la nómina de tu empresa.

ARTÍCULO SUGERIDO: La salud de tus empleados como ventaja competitiva

01. Incluye a la familia de tus empleados para que conozcan a la empresa

Dejar que los trabajadores vayan al trabajo con sus perros o hacer reuniones cada mes con las familias hace que las relaciones entre tus empleados sean mucho más llevadera en cualquier empresa que se aplique.

Además, es una buena forma de conocer mejor a tus empleados y detectar posibles problemas personales que afecten su desempeño.

Rota todas estas estrategias

Uno de los consejos más valiosos que me dieron para este artículo es la importancia de no estancarse en una sola estrategia por mucho tiempo.

Los humanos solemos adaptarnos a los cambios y cuando eso pasa no hay retos ni novedades que nos mantengan animados.

Por ejemplo, poner música, pintar las paredes de colores vivos o hacer una barbacoa el último viernes de cada mes puede ser divertido los primeros meses. Pero al pasar el año, ya pasa a ser parte de la rutina y los motivos para estresarse volverán a aparecer.

Lo ideal es que pruebes más estrategias, que adaptes a tu medidas las que usan las grandes compañías y que tengas en contexto todo lo que pasa a tu alrededor para probar maneras distintas de mantener a tu equipo de trabajo motivado.

Si necesitas más ayuda sobre cómo controlar el estrés laboral, te invito a ver la interesante charla de la doctora Geri Puleo titulada El Burnout y el trastorno de estrés postraumático:

(Con subtítulos en inglés)


Para terminar, quiero resumir el artículo en una oración: el objetivo es lograr que tus empleados se sientan tristes cuando no van al trabajo, no viceversa; y es tu reto usar todas las estrategias disponibles para lograrlo.

Comentarios

Comentarios

Más de Gestión del desempeño

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR