99 errores y un acierto: Crónicas de Time Management II (Platzilla)

.

Bien querido lector… Ahora debo hablarte de Platzilla. Seguro dijiste en la entrega anterior, ¿Platzilla? ¡Qué palabra tan fea! ¿A quién se le ocurriría? ¿Qué es?

Pues a David Polo, el CEO de Time Management, que es la empresa dónde todos trabajamos.

Voy a dividir este artículo en dos. En la primera parte te voy a contar un poco de Platzilla y cómo nació.

Y luego, ¿Cómo hacemos dentro del equipo para asumir los cambios?, ¿Cómo manejamos el fracaso? y finalmente, ¿Cómo los errores de las experiencias personales desinhiben  las relaciones entre nosotros (incluso con el jefe) y mejora nuestra relación laboral al compartir los aprendizajes?.

¿Quién es Platzi? y ¿Qué es Platzilla?

Más que explicarte de dónde rayos le vino la idea, prefiero enseñarte una imagen (Logo de Platzilla)… me dirás luego tus impresiones.

99 errores y un acierto: Crónicas de Time Management II (Platzilla)

Logo de Platzilla

¿Es el autorretrato de alguien? ¿Qué tipo de animal es? ¿Qué representa? ¡Nooooo! es “Platzi”

En realidad fue un invento mega fantástico de nuestro CEO, pues quería una palabra original, jocosa posiblemente y que nadie se olvidara de ella. ¿Crees que haya cumplido su propósito?

Pues como intuyes es una combinación de ideas…

Plat = Plataforma

Zilla = Godzilla

Es decir, Platzilla viene siendo una plataforma gigante, por las inmensas posibilidades que ofrece a sus usuarios.

Así que ese animalito (Platzi)  representa nuestro producto estrella (Platzilla). Ese que manejamos para nuestra plataforma web, cuyos beneficios son inimaginables para los pequeños y medianos empresarios.

99 errores y un acierto: Crónicas de Time Management II (Platzilla)

99 errores y un acierto: Crónicas de Time Management II (Platzilla)

A mí me pareció una especie de dinosaurio intelectual desde que lo vi, así que no fue tan descabellado el nombre después de todo. Mi reflexión interna fue: “Si un dinosaurio puede gestionar más fácil Platzilla, entonces yo también”.

Y es así como en Time Management todos como equipo trabajamos para ayudar a “Platzi” (que puede ser cualquiera de nuestros clientes) a gestionar cada vez mejor.

Entonces, en realidad…

¿Qué hace el equipo de Time Management?

Pues sencillamente lo que hacemos todos, es crear una solución de calidad para el bienestar de ese cliente que continuamente se queja y no tiene descanso ni “días libres” para disfrutar su vida, así sea en solitario.

¿Crees que es demasiado poético para ser cierto?

Te digo que no… De verdad orientarnos hacia solucionar, o al menos, palear los retos del empresario de hoy, es una inspiración permanente para nuestro equipo.

Actualmente estamos en etapa de relanzar nuestro producto. Y por ello consideramos un momento propicio para hacer reuniones de reflexión. De esta manera estamos más alineados y todos comprenderemos ¿Cómo llegar a que ese cliente que nos espera, se de cuenta de que estamos aquí y podemos brindarle una herramienta valiosa para el éxito?.

¿Ahora sí?

¿Develado el misterio?

Bien, ahora te sigo contando en esta segunda parte del artículo, el trajinar de los 99 errores… y un acierto. Que no es más que el resultado de esas reuniones de reflexión…

En Platzilla la constante es el cambio

En lo personal pienso que de los errores se aprende muchísimo. Por eso me siento feliz de estar en un sitio donde obviamente existen los controles (¡Y vaya que son exigentes!). La idea de tenerlos, sin embargo,  no es en absoluto frustrarte, sino una manera más de aprender acerca de los caminos correctos o incorrectos.

Así, en realidad no existen cosas 100% buenas ni 100% malas. Es un espejismo tal pensamiento, porque, si la vida es bastante diversa y de distintos colores; el ambiente laboral, mucho más.

Yo como blogger que soy de nuestras páginas Gestionar Fácil y Emprender Fácil a veces he sentido que estoy en un laberinto de cosas y posibilidades: Miles de temas enlazados, palabras claves, investigaciones, creatividad y revisiones que han hecho de mi labor algo redondo, lógico… Escribir es mi humilde grano de arena, un aporte para que seamos conocidos y demos bastante de qué hablar.

Pero cuando creo estar tomando el ritmo… ¡Suaz! Cambio de timón y a correr.

Esos brincos nos sirven. ¿Para qué? para entender al cliente…

Poniéndonos en los zapatos de quiénes nos esperan… Los futuros usuarios de Platzilla

Para ver lo que día a día sufren nuestros clientes potenciales. Estamos todos en el mismo barco y de verdad las tormentas también deben llegar a nosotros.

Esos clientes para los que literalmente, llueve y no escampa…

vía GIPHY

Y para eso seremos nosotros quiénes usemos de primera mano nuestras soluciones, un poco para saber orientar a los clientes, porque entonces habremos experimentado ¿Dónde puede perderse? ¿Qué problema va a tener con nuestras aplicaciones?

¡Y allí lo vamos a apoyar!

Todos cometemos errores y de ellos aprendemos. Luego de tanto errar encontraremos el acierto. Y para soltarnos un poco y reconocer que nos equivocamos, hicimos una ronda de reflexión sobre…

Aprendiendo a reirnos de nuestros errores

Hace poco le pregunté al equipo; ¿Cuál había sido un error que lo había llevado a la iluminación? o ¿Cuál lo había marcado?.

¡Y en verdad recibí respuestas sorprendentes!

Mucho más de lo que imaginé…

Sí, ¡Yo acepto! El asunto es, ¿Cuándo?

Nuestro compañero Aldoneris estaba felicísimo, pues su amor le había dicho que sí, después de años de estar como novios.

Luego de hacer los trámites pertinentes al acudir al Registro Civil… ¡Ups! No estaba la identificación (DNI) de su futura esposa. ¡Oh por Dios!, ¿Qué haremos ahora? Buscaron hasta debajo de las piedras y nada se halló.

Sin embargo, aunque pasó algún tiempo para que las aguas se calmaran y los propósitos se aclararan están finalmente unidos, sin pensar de manera alguna que fue un designio divino.

Saco de aquí, meto allá… ¿Y dónde está el dinero?

Chistosísima anécdota la de Rosángel, que con urgencia le encargaron sacar un dinero del banco para depositarlo a su Papá. Y corriendo, como buena hija que es, se fue a hacer esa diligencia.

Cuando su Papá le preguntó si lo había hecho y le dijo que sí, no se imaginaron ni por error porqué no se había acreditado en la cuenta.

Rosángel, al revisar las planillas de la transacción y con bastante vergüenza tuvo que admitir su error: Había sacado el dinero de su cuenta… ¡Y depositado el dinero otra vez en su misma cuenta!

Yo, que he trabajado en instituciones bancarias me reía más de imaginar la cara del cajero: (en los bancos llegas a conocer clientes bastante particulares y aprendes a ser discreto sin chistar). Simplemente ejercer aquella máxima de “El cliente siempre tiene la razón”. Aunque en verdad sea una locura.

Paren el mundo que me quiero bajar

Esta frase atribuida a Mafalda, una historieta muy famosa, es lo que a veces sentimos cuando pasan cosas inexplicables.

David nos contó acerca de un viaje largo que debía emprender desde París a Madrid en un pequeño coche que tenía en una época cuando trabajaba en Francia.

Tomó sus previsiones al saber lo largo del camino, pero lo que nunca se esperó fue una gran aglomeración de vehículos  que casi le tomó cuatro horas para tomar su camino.

Ya desesperado, enciende la radio y… ¿Qué escucha? Que por unas predicciones de Paco Rabanne, que se creía el Nostradamus del siglo XX  y quien dijo que se caería un satélite en el medio de París, había una estampida de gente saliendo de la ciudad.

Tan sólo por si al caso…

99 errores y un acierto: Crónicas de Time Management II (Platzilla)

99 errores y un acierto: Crónicas de Time Management II (Platzilla)

Entonces nos dice que desde ese momento está convencido de que la racionalidad y el sentido común no es lo que abunda. Pensar así te hace esforzarte en que en verdad los clientes te entiendan porque tal vez como costumbre, estén perdidos en una nebulosa rara, sólo esperando que tú mismo los ilumines.

Esto es sin duda alguna, ¡Una gran iluminación! Eso lo inspiró a crear Platzilla

También nos perdemos, o llegamos mucho antes…

También David nos contó de un viaje que se hizo de regalo, de esos en que das la vuelta al mundo. De verdad requeriría una crónica aparte para analizar todo lo que le sucedió y “sacarle el jugo” a la experiencia.

Pero sin duda, lo que más nos motiva es darle el giro a las cosas. A veces en medio de la crisis y el afán no vemos que detrás de un revés, hay una posibilidad de aprendizaje y de saber que todo tiene una razón de ser.

Hay una diferencia entre ser derrotista y ser realista…

Entre sentirse con una mala estrella un día… O pensar que siempre estás “estrellado”…

El foco del asunto es agarrar tu patineta y tras una caída estrepitosa, sacudirte y seguir adelante.

Lo próximo que escribiré no te lo querrás perder… Tiene que ver con las diferentes velocidades y algo de moda llamado Blue Ocean Strategy.

¡Ya lo leerás!

Lectura recomendada

99 errores y un acierto: Crónicas de Time Management (1)

 

Comentarios

Comentarios

Más de 99 Errores y 1 acierto

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR